www.diariocritico.com
¿Por qué no se equilibra el sueldo con el coste de vida actual?: cómo puedes negociar un incremento
Ampliar
(Foto: Pexels)

¿Por qué no se equilibra el sueldo con el coste de vida actual?: cómo puedes negociar un incremento

viernes 09 de diciembre de 2022, 12:42h

La situación económica actual refleja un escenario inflacionario en el que el precio de los bienes y servicios aumenta de manera indiscriminada, mientras que el sueldo no acompaña a este incremento. Esto reduce el poder adquisitivo y, por lo tanto, el rendimiento final del ingreso. Por eso, emplear herramientas online para calcular sueldo neto se ha convertido en una opción muy conveniente.

¿Por qué encarece el coste de vida actual?

Las consecuencias de la inflación suelen atribuirse a dos fenómenos: por un lado, algunos economistas sostienen que se trata de un efecto de la política monetaria en la que el aumento de la emisión reduce el valor del dinero que ya se encuentra en circulación, desvalorizándolo de manera paulatina.

Por otro lado, la inflación se atribuye a un desbalance entre la oferta y la demanda de bienes y servicios, lo que produce un incremento en los precios —reduciendo el rendimiento del ingreso per cápita—. Este fenómeno, en la actualidad, es producto del conflicto en Europa del Este, lo que se refleja en el encarecimiento de la energía, el combustible y los alimentos.

Posturas menos estrictas consideran que ambos fenómenos ocurren al mismo tiempo, razón por la cual resulta tan difícil revertir un escenario inflacionario. Esto es especialmente cierto en el caso del sueldo, donde para no reducirse el poder adquisitivo, es necesario que el sueldo se actualice al mismo ritmo.

Frente a todo esto, lo cierto es que la reducción en el rendimiento del ingreso produce un aumento en el coste de vida: en el precio de la cesta de compra básica para una familia, en el coste de los servicios y productos financieros, entre muchos otros. Según las últimas cifras del mercado, el poder adquisitivo de los españoles ha perdido globalmente unos 34 000 millones de euros.

En efecto, los precios en el mercado del consumo español han percibido un incremento de nueve puntos (9 %), cifra a la cual se le sumarían otros seis puntos (6 %) para finales de 2022. Frente a esta situación, se estima que los aumentos pactados del sueldo real solo han alcanzado un promedio de dos puntos y medio (2,61 %), muy por debajo de lo necesario para equilibrar el sueldo con el coste de vida.

¿Cómo calcular el incremento de sueldo en función del coste de vida actual?

En principio, no resulta demasiado complejo determinar cuánto debe aumentar el sueldo de una persona para cubrir el coste de vida actual. En este sentido, lo ideal es que un aumento de sueldo sea igual o mayor al porcentaje de inflación previsto; en caso de aumentarse según el índice de inflación ya registrado, el sueldo comenzará a devaluarse a partir de dicho aumento.

Sin embargo, lo cierto es que en muy pocos sectores de la economía se ofrecen aumentos de esta manera. Por lo general, la revisión de aumentos de sueldo se realiza en función de la inflación registrada, sin prever su avance posterior. Asimismo, solo uno de cada cuatro trabajadores registrados dispone de algún tipo de cláusula de revisión salarial en su contrato.

Pese a ello, no todos los hogares y trabajadores se encuentran en la misma situación; si bien puede no obtenerse un incremento de sueldo que contemple la inflación, sí es posible determinar un aumento en función del consumo particular del hogar, para afrontar el coste de vida y su impacto en la economía doméstica. En este sentido, es necesario hacer un relevo de los costes cuyo aumento resulte predominante en el hogar.

¿Cómo negociar un incremento de sueldo en función del coste de vida actual?

Una vez determinado el incremento de sueldo necesario para afrontar el coste de vida actual de la familia, es necesario disponer de una estrategia de negociación para solicitar dicho aumento. La siguiente lista incluye algunos de los consejos más eficaces para obtenerlo, tomando como supuesto un buen rendimiento por parte del empleado que solicite el incremento.

Situación actual de la empresa

En primer lugar, es necesario conocer la situación actual de la empresa: si bien nuestro empleador puede alegar lo contrario —y probablemente lo intente—, constatar de manera fehaciente que la empresa se encuentra en una situación en la que puede costear un aumento de sueldo favorecerá nuestro argumento. En este sentido, averiguar si la empresa ha tenido un buen rendimiento comercial, o si esta ha obtenido inversiones, nos favorecerá durante la negociación.

Ahora o nunca

Frente a este tipo de negociaciones, es importante conocer cuál es el momento ideal para solicitar un incremento de sueldo. Por lo general, no es recomendable hacerlo a mitad de un año en curso, ya que las empresas suelen realizar previsiones financieras y saldar sus cuentas a fin de año. Por lo tanto, se trata de encontrar el momento ideal para solicitar un aumento y calcular el sueldo neto. En caso de no ser posible, conviene esperar a que comience el año.

Qué aumentos han percibido otros profesionales del sector

A la hora de negociar un incremento salarial, es necesario disponer de ciertos datos que nos permitan presentar un mejor argumento. Además de los logros y metas alcanzadas por el empleado en su puesto, es necesario disponer de información pertinente —sueldos, horas trabajadas, precio/hora— sobre la situación de compañeros de trabajo que efectúan la misma función o de otros profesionales del sector para justificar por qué merecemos un aumento.

Situación actual del sector

En relación con el punto anterior, conocer el estándar salarial del sector puede ayudarnos durante la negociación para convenir las razones de un incremento de sueldo. En efecto, demostrar que conocemos la situación laboral y las condiciones de contratación de otros agentes del sector nos permitirá establecer un criterio objetivo que será muy difícil de refutar por parte de nuestro empleador, especialmente si nuestra labor resulta esencial dentro de la organización.

Flexibilidad: otros beneficios y remuneraciones

Finalmente, una de las mejores maneras de negociar con un empleador es conocer los recursos de los que dispone, pero también aquellos que nos resulten convenientes y que nos permitan llegar a un acuerdo en el que, efectivamente, consigamos una mejora salarial. En este sentido, existen distintos tipos de beneficios y remuneraciones que pueden mejorar nuestro poder adquisitivo. Asimismo, es posible encontrar en nuestra nómina distintas remuneraciones en forma de transporte, titularidad, pago de comida o cesta navideña, lo cual puede negociarse para obtener un mejor sueldo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios