www.diariocritico.com
¿Puede todo el mundo hacer terapia online?
(Foto: AMC)

¿Puede todo el mundo hacer terapia online?

viernes 06 de octubre de 2017, 11:25h

La respuesta a esta pregunta es rotundamente NO. Vemos cada vez más carteles anunciando la “Telepsicología”, la “teleterapia” o la “terapia online” y es cierto que, las tecnologías avanzan a pasos agigantados, pero la relación básica, primaria, esencial, entre terapeuta y paciente, ¿hasta que punto se da en este tipo de servicios?

Ese feeling que se siente o no se siente, cuando acudes a un profesional buscando herramientas que sirvan para solucionar un determinado problema, se pierde en la “terapia online”.

Además de esta primera sensación, que da lugar a la relación de confianza y de trabajo en equipo, existen otra serie de requisitos y competencias que ha de tener el profesional para poder prestar servicios profesionales de “Telepsicología”, como:

  1. El psicólogo ha de tener una competencia acreditada para ejercer dicho modelo de terapia en una modalidad presencial. Es muy fácil que pensemos que, con solo el hecho de tener un ordenador y una aplicación de videollamada, lo tenemos todo adecuado para prestar este tipo de servicios, y ni mucho menos. Es totalmente obligatorio que el psicólogo o profesional, tenga suficiente competencia acreditada en el uso de la tecnología, debido al impacto que tiene la misma en la prestación del servicio profesional.
  2. El profesional, ha de evaluar cada caso al inicio del mismo, para decidir si es apto para este tipo de terapia o no.
  3. Es verdad que, este tipo de servicio terapéutico, nos acerca a personas con diferente ubicación geográfica, horarios complicados, culturas distintas, y por ello el profesional ha de entender la forma en que estas variables pueden intervenir en la prestación de servicios y a consecuencia valorar su propia competencia según el caso.
  4. El psicólogo, ha de determinar si tiene, en cada caso, competencias profesionales e información suficiente para intervenir con cada paciente en función de su edad, su residencia, y las leyes aplicables en el lugar de residencia del paciente.
  5. El profesional deberá tener la suficiente formación y conocimientos específicos, conocer sus limitaciones en la práctica de la “teleterapia”.

Además de todos estos requisitos, el profesional, ha de estar preparado para manejar situaciones de emergencia que pueden producirse en el transcurso de las intervenciones online. Es decir, el psicólogo ha de tener información concreta de los medios asistenciales locales disponibles para cada caso, de modo que puedan ser empleados en caso de una intervención en crisis. Ha de contar también con los teléfonos de contacto de la persona a la que atiende, que estén cerca de él físicamente, incluso del hospital más cercano.

Resulta obvio destacar, que no todos los pacientes con el mismo caso, son iguales, ni que todos los casos se pueden atender con esta modalidad. en los casos de especial sensibilidad, como pacientes con riesgo de suicidio, malos tratos, o situaciones de riesgo, en caso de prestar servicios online, se aplicarán los protocolos correspondientes aun con más atención. Sin embargo, los casos en los que existan pacientes con Psicoticismo o patologías graves, no son muy aptos para realizar la “teleterapia”.

Cabe destacar también, la importancia que toma en estos casos la firma del consentimiento informado. Si dicho consentimiento es relevante en la terapia presencial, en la “teleterapia” lo será aún más, debido a que se han de añadir varios puntos importantes, como qué medios técnicos vamos a emplear, y que estos tengan ciertos requerimientos mínimos como velocidad de conexión, software, auriculares, micrófono, elementos que aseguren la calidad de la comunicación. Qué protocolo vamos a seguir en caso de caída en los instrumentos o en la comunicación. E incluso, qué tarifas tiene el servicio y si existe la posibilidad de una reducción en la misma si existieran problemas en la comunicación, como caídas del sistema o interrupciones.

Todas estas variables, han de ser tenidas en cuenta por el profesional, antes de iniciar un proceso terapéutico online; además, a lo largo de todo el tratamiento, el psicólogo valorará en cada momento la continuidad de la prestación de dicho servicio, en función de los beneficios obtenidos, los métodos empleados y las técnicas que dicha modalidad no permite, decidiendo en ese caso el cambio a una modalidad presencial, cuando se prevean mayores beneficios para el paciente tratado.

Análisis elaborado por Paloma López & Rocío Gavilán, del gabinete 'Psicología Velázquez'
Calle Velázquez 53, Madrid - 650541532
www.psicologiavelazquez.com

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios