www.diariocritico.com
¿Por qué el morado es el color asociado al feminismo?
Ampliar
(Foto: Javier Bernardo / MDo)

¿Por qué el morado es el color asociado al feminismo?

Cada 8 de marzo las calles de todo el mundo se tiñen de color morado o violeta en las manifestaciones y concentraciones feministas, un color que brilla especialmente en el Día Internacional de la Mujer. ¿Por qué se asocia este color con el feminismo?

Hay varias teorías, pero una de las más coherentes con la historia se remonta al 25 de marzo de 1911. Por aquel entonces, los derechos de las mujeres no estaban nada consolidados y las que podían acceder a un trabajo lo hacían (generalmente) en condiciones muy precarias. Esa era la situación de las trabajadoras de la fábrica textil Triangle Waist Co de Nueva York.

El suceso que se convirtió en el motor la lucha feminista

Tal y como explican en National Geographic, la mayoría de aquellas trabajadoras eran mujeres jóvenes e inmigrantes que realizaban una jornada semanal de 52 horas por un sueldo muy bajo. Según indican, las instalaciones se mantenían cerradas para evitar robos durante la jornada, lo cual hizo que el fatídico 25 de marzo de 1911 el incendio que se produjo en las instalaciones fuera aún más catastrófico.

Ese día la fábrica se incendió y murieron 146 personas, la gran mayoría mujeres trabajadoras que no pudieron salir de las instalaciones debido al cerrojazo que mantenían los dueños. Nunca se confirmó si el incendio fue intencionado o accidental. El incendio calcinó la fábrica y se dice que el humo que salía era de color violeta, al parecer debido a los materiales y tejidos que se utilizaban para elaborar las prendas.

Este suceso se convirtió en el emblema de la injusticia que padecían millones de mujeres en todo el mundo, por lo que el humo de color morado se convirtió también en un símbolo de la protesta feminista.

También fue el color elegido por las sufragistas en Inglaterra para luchar por el derecho al voto de las mujeres. Un movimiento que cobró especial relevancia también en el siglo XX.

Pero no son los únicos colores de la causa feminista, pues aunque el morado o violeta es el que más se utiliza como símbolo identificativo del movimiento, el verde y el blanco también se empleaban. De hecho, Emmeline Pethick-Lawrence, una de las sufragistas más destacadas, definía así el por qué de cada color: "El violeta, color de los soberanos, simboliza la sangre real que corre por las venas de cada luchadora por el derecho al voto, simboliza su conciencia de la libertad y la dignidad. El blanco simboliza la honradez en la vida privada y en la vida política. Y el verde simboliza la esperanza en un nuevo comienzo.”

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios