www.diariocritico.com
Inconvenientes y peligros del gas butano
(Foto: EP)

Inconvenientes y peligros del gas butano

viernes 20 de enero de 2017, 09:44h

El butano ha vuelto a ser noticia en los últimos días después de que entrara en vigor el nuevo precio máximo de la bombona de butano para los próximos dos meses, justo en plena ola de frío. El nuevo precio será de 12,89 euros, impuestos incluidos, y supone un incremento de 0,61 euros por bombona frente al precio del bimestre anterior.

Qué es el butano

El butano, también llamado n-butano, es un hidrocarburo saturado, parafínico o alifático, inflamable, gaseoso. También puede denominarse con el mismo nombre a un isómero de este gas: el isobutano o metilpropano. Como es un gas incoloro e inodoro, en su elaboración se le añade un odorizante (generalmente un mercaptano) que le confiere olor desagradable. Esto le permite ser detectado en una fuga, porque es altamente volátil y puede provocar una explosión.

El butano comercial es un gas licuado, obtenido por destilación del petróleo, compuesto principalmente por butano normal (60%), propano (9%), isobutano (30%) y etano (1%).

En España, el gas butano se transporta en la típica bombona o garrafa de butano, un envase cilíndrico que se dilata cuando la temperatura del butano aumenta en exceso, de paredes de acero, normalmente de color naranja, y que contiene 12,5 kg de butano. También existen nuevas bombonas de butano más ligeras, fabricadas con acero inoxidable en lugar de hierro fundido.

Ventajas e inconvenientes

La seguridad de la instalación y manipulación de las bombonas de butano depende de varios factores. Para evitar problemas, es indispensable una correcta manipulación y un óptimo mantenimiento de todos los elementos de la instalación, además del cumplimiento de las revisiones periódicas.

El cambio de bombona se debe realizar siempre con la llave del cabezal cerrada, para que el gas despedido a la atmósfera sea mínimo. Esta operación no se debe realizar nunca cerca de fuentes de calor o de fuego, como velas encendidas, cigarros o estufas.

Las gomas de alimentación que llevan el gas desde las bombonas a las cocinas, calentadores y estufas se deben encontrar siempre en perfecto estado porque la fuga de este combustible puede provocar explosiones o intoxicaciones.

Las revisiones de la instalación de gas butano o propano se realizan cada cinco años. Para ello, se deben solicitar los servicios de un instalador autorizado o de las agencias distribuidoras de la empresa suministradora.

La inhalación de gas butano provoca somnolencia y posible pérdida de conocimiento. No obstante, estos síntomas no tienen nada que ver con los provocados por la inhalación de monóxido de carbono, la denominada muerte dulce. Este último caso es mucho más peligroso y está provocado por la mala combustión de los aparatos de gas. En cuanto se perciba el olor se debe cerrar la válvula de gas, abrir las ventanas y cerrar la puerta de la estancia. A continuación, se ha de alertar a un servicio de emergencia y salir de la vivienda.

- ¿Por qué sube el recibo de la luz?

- Trucos para gastar menos en tu factura de la luz

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios