www.diariocritico.com
Las 10 mejores canciones de Arctic Monkeys
Ampliar

Las 10 mejores canciones de Arctic Monkeys

miércoles 20 de enero de 2021, 11:47h

Hace poco Alex Turner cumplía 35 años y nos enterábamos de que los Arctic Monkeys se encuentran en las primeras fases de la grabación de su séptimo disco de estudio, una obra que se suma a nuestros discos más esperados de 2021, así que hemos decidido celebrar ambas noticias hablando de nuestras diez canciones favoritas de la banda británica, desde su glorioso debut hasta los aires decadentes y 'crooner' de su último trabajo.

10. When The Sun Goes Down

Publicada como segundo sencillo una semana antes de la publicación de su debut, 'Whatever People Say I Am, That's What I'm Not', 'When The Sun Goes Down' subió a lo más alto de las listas británicas hace exactamente 15 años, relevando del puesto al anterior sencillo de la banda, 'I Bet That You Look Good On The Dance Floor'. Ya solo el hecho de que fuera elegida como sencillo en un disco tan rebosante de probables éxitos como aquel demuestra su enorme calidad.



9. R U Mine?

'R U Mine?' fue la elegida como primer sencillo del disco más exitoso de la banda, 'AM', y uno entiende las razones ya que es una excelente carta de presentación de su nuevo sonido, más rock y adulto, más centrado en los riffs, como el potente ejemplo que aparece en esta canción y que fue compuesto por el bajista Nick O'Malley. Puntos extra por la aparición en el vídeo de Steve Jones de los Sex Pistols presentando la canción como exclusiva mundial.



8. Why'd You Only Call Me When You're High?

A pesar de que para 'AM' Turner se colocara un tupé a lo Elvis su sonido no miraba al rey del rock sino hacia otros sonidos, uno de las más originales era el del hip hop y Dr. Dre. No había mejor ejemplo de esa influencia que esta canción, 'Why'd You Only Call Me When You're High?', evidentemente esto no era 'The Chronic' pero volvía a demostrar que el tipo tenía las orejas bien abiertas y no le gustaba repetirse.



7. Four Out Of Five

'Four Out Of Five' fue lo más parecido a un sencillo del ambicioso y poco comercial 'Tranquility Base Hotel & Casino', un disco en el que Turner se vestía definitivamente el traje de 'crooner' decadente y dejaba a la banda en un segundo plano. Creo que fue un disco valiente y canciones como esta demuestran que el resultado era notable. Con un espíritu cercano a Bowie, era la mejor melodía de todo el disco y contenía muchas de las obsesiones de su cantante en la letra, como la dictadura de las calificaciones por las redes sociales ("I put a taqueria on the moon / It got rave reviews / Four stars out of five") o nuestra pérdida de conexión con la realidad.



6. Fluorescent Adolescent

Siguiendo la estela de sus adorados Strokes los Arctic Monkeys entregaron un segundo disco continuista con el primero que no fue tan bien recibido como el primero, pero eso no quita para que ambos estuvieran plagados de grandes canciones. En el caso de los de Alex Turner la mejor de todas era la contagiosa 'Fluorescent Adolescent' en la que jugaban con un ritmo casi ska y volvían a entregar una melodía totalmente burbujeante.



5. A Certain Romance

Lo mejor del primer disco de los Monkeys es que es una representación perfecta de tener 18 años, estar cabreado pero querer pasártelo bien, emborracharte y salir de fiesta con tus amigos sin mucho más que hacer. Hay quien piensa que deberían volver a repetirlo pero ni Alex Turner tiene 18 años otra vez, ni es un joven cabreado de clase obrera que quiere salir de su pueblo... Así que si lo que quieres es escuchar ese sonido lo mejor es volver a escuchar Whatever People Say I Am, That's What I'm Not lleno de clásicos como este 'A Certain Romance' que tiene una de las mejores introducciones de su carrera.



4. Mardi Bum

Si tienes una canción lo sufucientemente buena como para, sin publicarla como sencillo, lograr que, en menos de un año de su piblicación, el escenario principal de Glastonbury coreé los primeros compases de la canción y se cante la primera estrofa sin necesidad de abrir la boca, es que estás destinado a hacer algo grande... Si además, siete años después vuelves a ese escenario y presentas aquella canción en acústico y rodeado de violines teniendo la misma reacción, es que, además, esa canción es muy grande. Claro que el hecho de que esto no fuera uno de los sencillos de aquel fabuloso debut, 'Whatever People Say I Am, That's What I'm Not', solo se explica diciendo que aquella obra está en ese privilegiado grupo de discos, como el debut de los Sex Pistols, Oasis o los Strokes, en el que cada una de sus canciones pudieron haber sido un éxito por cuenta propia.



3. Do I Wanna Know?

Una de las cosas que consiguieron Alex Turner y sus chicos con 'AM' fue volver a hacer al rock & roll sexy. Una batería glam y un riff de guitarra que parecía prestado de Josh Homme daban paso a la voz de un Alex Turner que nunca había sonado tan caliente con anterioridad. El estribillo era cinematográfico, como si lo hubiesen sacado de una película de James Bond. No es de extrañar que los de Shefffield la covirtieran en una de sus favoritas para abrir sus conciertos.



2. I Bet That You Look Good On The Dance Floor

La canción con la que se dieron a conocer y que comenzó a hacer rodar el típico 'hype' que hace que cada poco tiempo la New Musical Express ponga en marcha toda su maquinaria de marketing para vender al nuevo grupo de moda. Lo que pasa es que hay veces (pocas) en que aciertan y esta vez fue una de ellas, a pesar de que el propio Alex Turner advirtiera en el inicio del vídeo en el que la presentaban, "no os creáis el 'hype'". Claro que no todos los grupos pueden presumir de que el mismísmo Tom Jones y Joe Perry de Aerosmith hagan una versión de tu canción al año de publicarse tu primer disco en el estadio de Wembley, así que sí, contradiciendo a Turner (y a Chuck D), esta vez había que creerse el 'hype'.



1. Cornerstone

Ya he dicho que soy uno de los firmes defensores de 'Tranquility Base Hotel & Casino', también debo añadir que me encanta el primer disco de los Last Shadow Puppets y la banda sonora de Turner para 'Submarine', así que es normal que en lo más alto de esta lista aparezca la canción definitiva del Turner más obsesionado con Scott Walker, el Leonard Cohen producido por Spector o el Morrissey más melodramático. 'Cornerstone' es una maravilla a nivel melódico y cuenta con una magnífica historia en la que el cantante fantasea sobre una escurridiza ex y termina como el 'Little Sister' de Elvis Presley o el 'Red House' de Hendrix con el protagonista lamiéndose las heridas con la hermana de la susodicha.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios