www.diariocritico.com

Donka nos trae al Chéjov más original gracias a la magia del circo

Se estrena la última creación de Daniele Finzi

viernes 21 de octubre de 2011, 10:17h
Jamás el propio y genial escritor ruso habría pensado en que se pudiera hacer un espectáculo tan mágico. Pero no contaba con el talento de otro genio, Daniele Finzi Pasca, que tras sus maravillosas obras anteriores, 'Rain' y 'Niebla', nos trae a España 'Danko', la más original de las biografías de Anton Chéjov.

Y es que la magia del circo rinde tributo a Chéjov en un espectáculo de visiones, delicados equilibrios, bailarines, acróbatas y malabaristas, en esta última creación del ya mítico Daniele Finzi Pasca, una figura que cuenta con el máximo reconocimiento de la escena internacional y autor de espectáculos inolvidables con el Cirque Éloize y el Cirque du Soleil.

En el Teatro Compac Gran Vía, de Madrid, Finzi se sumerge esta vez en la vida de Chéjov, en sus escritos y en su diario,
descodificando sus notas y comentarios y dando forma a sus famosos y enigmáticos silencios. Donka es el nombre que recibe en ruso la pequeña campana que se coloca en la caña de pescar y que suena cuando un pez pica. Chéjov era un gran amante de la pesca por ser una actividad que le permitía abandonarse a la meditación.

Estados de lucidez y música

Finzi Pasca, fascinado por esta imagen y siempre en busca de "estados de lucidez" en su trabajo como creador, se lanza a la pesca en el mar de la fantasía del circo para dar vida a un poema visual de objetos y cuerpos en suspensión. La animación del escenario corre a cargo del mejor reparto de actores internacionales, payasos decadentes, músicos, bailarines y acróbatas, mientras que más abajo, la música de Maria Bonzanigo se extiende por la sala como un manto, trasladándonos a la
lejana Rusia.

Se escuchan acordeones, valses, antiguos romances y coros tradicionales, mientras desfila una galería de eternos personajes chejovianos: estudiantes, médicos, soñadores, solteros, jovencitas a las que se les escapará la vida entre un luto y otro. Una sucesión de instantes de un mundo perdido, acompañados por el sonido del canto de los pájaros, el susurro del viento entre las ramas, las sombras chinescas y las eclosiones de color, así como el continuo despertar de la sorpresa.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios