www.diariocritico.com

Los bancos acreedores de Sacyr han vendido a Repsol un 10% de las acciones

El ataque de Sacyr a Repsol, o cómo malgastar energías para terminar vendiendo

El ataque de Sacyr a Repsol, o cómo malgastar energías para terminar vendiendo

martes 20 de diciembre de 2011, 12:34h
A veces uno se pregunta hasta qué punto algunos empresarios no se aplican de verdad aquello de "Zapatero a tus zapatos". El protagonista de hoy no es el único, pero sí el que más veces repite la jugada. Luis del Rivero, dueño de Sacyr, una próspera y, siempre, muy endeudada constructora, ha desperdiciado un año de tiempo y energía en intentar controlar una compañía, Repsol, que funciona bien pese a la crisis. Sacyr, propietaria de un 20% de la petrolera, se ha tirado un año pretendiendo controlar la compañía con diversas maniobras, incluyendo un pacto agresivo con otros accionistas, por no mencionar alianzas no oficiales con alguna polémica compañía rusa. Hubiera vivido bien con el cobro de sus dividendos, toda vez que su error fue comprar en el momento más caro de la bolsa (2006), y apelando a un crédito que no tenía.

- Sacyr vende a Repsol la mitad de su participación en la petrolera
A veces uno se pregunta hasta qué punto algunos empresarios no se aplican de verdad aquello de "Zapatero a tus zapatos". El protagonista de hoy no es el único, pero sí el que más veces repite la jugada. Luis del Rivero, dueño de Sacyr, una próspera y, siempre, muy endeudada constructora, ha desperdiciado un año de tiempo y energía en intentar controlar una compañía, Repsol, que funciona bien pese a la crisis. Sacyr, propietaria de un 20% de la petrolera, se ha tirado un año pretendiendo controlar la compañía con diversas maniobras, incluyendo un pacto agresivo con otros accionistas, por no mencionar alianzas no oficiales con alguna polémica compañía rusa. Hubiera vivido bien con el cobro de sus dividendos, toda vez que su error fue comprar en el momento más caro de la bolsa (2006), y apelando a un crédito que no tenía.

La decisión de Repsol de comprar ese 10% de su capital se produce después de la tormenta que desató el acuerdo firmado el pasado mes de agosto por Sacyr y la mexicana Pemex para sindicar sus acciones en la petrolera y que acabó con el cese del entonces presidente de Sacyr, Luis Del Rivero. Según fuentes próximas a la operación, Repsol ha comprado las acciones propias con un descuento del 5% sobre el precio de cierre de ayer, que fue de 22,175 euros, con lo que habría pagado unos 2.565 millones de euros.

En cualquier caso, Del Rivero ha tenido que claudicar y malvender tarde y mal para ella una participación que a medio plazo es un seguro de vida pese a la crisis. Pero la presión de los bancos ha podido más y con una deuda que ronda los 10.000 millones de euros. La constructora se ha tragado el sapo de tener que llegar a un acuerdo con Repsol para hacerse con un 10% de las acciones que la constructora tiene en la petrolera, y que son justo la mitad de su participación. Sacyr cerró a finales de 2006 la compra de su participación en Repsol YPF, operación que costó 6.525,5 millones de euros. Entonces, justificaba la adquisición como un "paso decisivo en la estrategia de diversificación y crecimiento del grupo", que añadían "refuerza los negocios de largo plazo y rentabilidad sostenida". Para hacer frente a esta inversión se firmó un crédito sindicado a largo plazo con más una treintena de entidades financieras, entre las que se encontraban Citigroup, Santander, Calyon y Caja Madrid.

Así, la petrolera consigue recuperar parte de los títulos en manos de la constructora si bien ello supone que las acciones pasarán a formar parte de la autocartera, algo totalmente atípico en la operativa habitual de Repsol. Pero con esta venta, Sacyr pagaría más de la mitad de este crédito, dado que un 10% de Repsol vale actualmente en Bolsa unos 2.700 millones de euros, y a la vez se mantendría como uno de los principales accionistas de la compañía, un punto que, obviamente, no gusta al presidente Antonio Brufau. Sacyr y Pemex se mantendrán como el accionista de referencia de Repsol con un 19,5% de sus títulos. Por detrás se mantendrá el actual segundo socio de la petrolera, CaixaBank, que controla un 12,9%. Lo que sí elimina Repsol es la entrada de otro competidor en su propio accionariado, lo que por otra parte no deja de tener su lógica teniendo en cuenta los problemas desencadenados por el pacto parasocial firmado entre Pemex y la propia Sacyr.


Contrarreloj

Pero el modo en que se ha desarrollado la operación nos da una idea de hasta qué punto la gestión de Del Rivero debería ser examinada con lupa por sus accionistas. Para Sacyr la cuenta atrás estaba a punto de terminar, pues el miércoles vence el plazo estipulado por los bancos acreedores para refinanciar el préstamo de 4.900 millones para la compra del 20% de Repsol. El problema es que muchas de estas entidades se han negado a extender la operación, por lo que la  solución final ha pasado por una venta. La petrolera, además, ha adquirido las acciones a los bancos, que previamente las recibieron en dación en pago por el crédito a Sacyr.

En el marco de estas negociaciones para refinanciar, se había hablado de la venta a un tercero de parte, entre un 8 % y un 10 %, de la participación de la constructora en la petrolera. Entre los posibles compradores para este porcentaje de Repsol había sonado el nombre de la china Sinopec y el de alguna compañía de origen latinoamericano.También se había estudiado la opción de que la banca ejecutara las garantías asociadas al préstamo o de que, como al final ha ocurrido, Repsol se quedara con parte del capital.

Y Brufau, pese al asalto, sigue consolidado en su papel de buen gestor. LAs cifras le dan la razón, pese al tremendo momento económico español y mundial: Repsol obtuvo un beneficio neto de 1.901 millones de euros en los nueve primeros meses de 2011, un 6,4% superior a los 1.786 millones de euros alcanzados en el mismo periodo de 2010. El resultado de explotación del grupo se situó en 4.102 millones de euros, un uno por ciento superior al obtenido hasta septiembre de 2010. La buena marcha de los resultados de la compañía refleja la mejora de los precios de realización de crudo y gas, la recuperación sostenida del negocio químico, y los excelentes resultados de la división de GNL.

Juan Abelló se queda por ahora como único consejero de Sacyr en Repsol tras la dimisión de Del Rivero y Loureda y la reducción de la participación de la constructora al 10%. Zapatero a tus zapatos.


Lea también:

- Sacyr rompe el 'idilio' con Pemex tras la venta de su participación en Repsol
- Sacyr-Repsol: cómo malgastar energías para terminar vendiendo, Yolanda Durán
- Sacyr vende a Repsol la mitad de su participación en la petrolera
- Del Rivero dimite como consejero de Repsol
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios