www.diariocritico.com

¿Estamos locos o qué?

La columna de Gema Lendoiro: 'Paridades y tonterías, las justas (por favor)'

La columna de Gema Lendoiro: 'Paridades y tonterías, las justas (por favor)'

martes 27 de diciembre de 2011, 12:59h

Cuando contrato los servicios de un profesional, que me arregle la lavadora, que me cambie el aceite del coche, que desvele mis ansiedades en una sesión de psicoanálisis o cualquier cosa que servidora necesita para seguir caminando por la vida, suelo fijarme, tengo esa manía, en que haga bien su trabajo. Curiosamente, no sé yo por qué, no me fijo en si es un hombre o una mujer, si es hetero, homo o bisexual. La verdad es que me la trae al pairo. Manías que tiene una.

Sin embargo no todo el mundo opina como yo. Como tiene que ser (además) El caso es que este gobierno, cuya legislatura se inaugura hoy, ya tiene las primeras críticas. ¿Qué seríamos los españoles sin la siesta, los toros y las críticas? Pues una país de cuarta regional. Y fíjense ustedes que me ha llamado poderosamente la atención que un sector de la sociedad (no digo quienes pero ya se imaginarán ustedes por donde van los tiros) se ha llevado las manos a la cabeza porque Rajoy no ha establecido un gobierno partidario. ¡Santa Madonna! ¡Menudo fallo!

Lo que es increíble es que esas críticas, hechas de parte de un sector que ideológicamente está del lado de los que se acaban de ir, se hagan cuando lo más importante que hay que hacer ahora es ponerse a trabajar, hacer una reforma laboral que consiga generar empleo en menos de un año e intentar hacer todo lo posible para que la gente no se muera de hambre. Para esta situación me viene a la cabeza una frase: tonterías, las justas.

No nos podemos permitir soplapolleces de este calibre. Ni hay tiempo, ni hay dinero. Tener igual número de mujeres en el gobierno que de hombres no tiene ningún sentido. Aquí lo que cuenta son las cabezas pensantes no lo que se tenga en el entrepierna ni con quién se use ni cómo (salvo que sea delito, obvio) La igualdad no puede estar nunca sustentada en la paridad porque, directamente, no somos iguales los hombres y las mujeres. Otra cosa muy diferente son los derechos que, hasta donde yo sé, estamos a pachas. Pretender igualdades a base de hacer las cosas por "mis santos" no es real y, sobre todo, no nos merecemos esto.

Se les llenó la boca con que éramos el país del mundo más avanzado gracias a que ellos llegaban y lo cambiaban todo. ¡Que parecía que hasta ese momento se colgaba a los gays de grúas y a las adúlteras se las lapidaba! Matrimonios gays aprobados, bravo, era necesario, pero no era lo único. Y, por supuesto, una paridad que se tradujo en una portada ideal de VOGUE que recordaba más a una rancia familia de bodegueros de la baja California que a un gobierno de señoras que piensan. No ha empezado el nuevo gobierno a caminar y ya se le critica la falta de sensibilidad a Mariano antes este tema. No tenemos ningún problema más que solucionar y por eso nos podemos permitir el lujo de andarnos con estas bobadas.

Y no soy antifeminista. Lo que soy es práctica y de siempre me ha quedado claro que el camino más corto entre dos puntos es la línea recta y no la que hace eses y además pasa por Albacete. La igualdad, que yo también añoro, y que nos hace mucha falta no pasa por la paridad sino por la educación desde que los niños son pequeños.Tenemos muchísimo por hacer y lo tiene que hacer quién sepa, sea lo que sea su sexualidad, orientación y color de pelo. La cosa es muy grave. Nos jugamos nuestra permanencia en la UE y en plan más casero, nos jugamos nuestras lentejas. Este gobierno no ha venido a hacer retrocesos en los avances sociales, no es que viene la derecha y que viene el lobo. Estamos en 2011 no en 1945. Lo que hay que hacer es ponerse a trabajar y muy duro.

Sin sandeces

Sígueme en twitter

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
3 comentarios