www.diariocritico.com

Análisis de videojuegos

'Los Sims 3: ¡Vaya Fauna!': las mascotas se unen a la fiesta

'Los Sims 3: ¡Vaya Fauna!': las mascotas se unen a la fiesta

martes 10 de enero de 2012, 10:35h
La última entrega de los Sims 3 recupera a las mascotas para  añadir diversión y un punto más de locura a las familias virtuales más  caóticas.
Antes de nada hay que aclarar que en esta ocasión vuelve a suceder que el juego para consolas resulta menos completa que la expansión del juego para ordenadores, en la que se puede disfrutar de más animales y acciones, lamentablemente ya nos vamos acostumbrando a que sea así.

Para empezar el juego hay que crear una familia completa, elegir una de las predefinidas y trasladarla a una casa o elegir una de las que ya están ubicadas en una casa dentro del mapa de la cuidad. Si optamos por partir de cero, tendremos que crear, al menos, un sim adulto o joven adulto que tome el mando de la casa. Las familias pueden ser numerosas, pero no demasiado, entre humanos y animales no podrán ser más de 6.

Como ocurría en anteriores entregas de los Sims hay que elegir el aspecto exterior de nuestros personajes y  también el exterior. Ropa, peinado, complementos... y rasgos de personalidad que marcarán inevitablemente su vida.


Crear mascotas

En lo que se refiere al aspecto exterior de las mascotas, todo está permitido. El mundo Sim puede ser tan alocado como el jugador quiera, y con los animales no podía ser de otra manera. Así, se pueden crear gatos con aspecto de tigre o leopardo, perros que parecen osos panda, y si eso nos parece demasiado normalito, también podemos recurrir a la paleta de colores o crear un diseño nuevo. Pero si no queremos ponernos a diseñar podremos elegir entre las numerosas opciones predefinidas que nos ofrece el juego.

Como cualquier miembro de la familia, los gatos y los perros tienen  su propia 'personalidad', que se irá moldeando a medida que les regañemos o felicitemos por realizar buenas o malas acciones. Como en la vida misma: si queremos un gato que no destroce el mobiliario habrá que regañarle cuando lo haga hasta que desista, lo mismo con un perro que decide hacer pis en medio del salón. Día a día los sims humanos podrán enseñar nuevas órdenes a las mascotas, incluso podrán pagar clases para que un profesor se encargue.

Al manejar a las mascotas, resulta más fácil elegir si se llevará bien o mal con alguien, simplemente hay que tomar la decisión adecuada: ladrar, bufar, jugar, adecentar...

Las mascotas además son una buena excusa para sacar a tu sim de casa y conocer a los vecinos en el parque o la playa. También pueden ser una fuente extra de ingresos si les consigues un trabajo.

Algo digno de destacar es la capacidad de los gatos para cazar fantasmas. Durante la noche se producen apariciones por la cuidad y si el felino tiene la suficiente habilidad podrás ganar algo de dinero. Tus mascotas también pueden acompañarte en la búsqueda de misterios, unas de misiones secundarias que te llevarán a desvelar secretos de la ciudad y te proporcionarán jugosas recompensas.

La parte técnica del juego es la que quizá deje más que desear. Los tiempos de carga sigue siendo demasiados largos y aunque mejoren al instalar el juego en la consola, tampoco parece lo más práctico llenar el disco duro de la consola de juegos para ganar tiempo. Tampoco  los gráficos han mejorado demasiado desde la anterior entrega.

Los usuarios de Xbox 360 que también cuenten con Kinect se llevarán una sorpresa con una nueva función: el control por voz. De momento, no son muchas las órdenes habladas que podemos transmitir, pero da una idea del potencial de Kinect unido a este simulador de la vida.


Lea también:

- Los videojuegos más vendidos en Navidad
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios