www.diariocritico.com

Las bolsas en rojo y el diferencial de riesgo, cerca de los 500 puntos

España en la picota, con la reforma financiera de telón de fondo y la prima de riesgo en máximos

España en la picota, con la reforma financiera de telón de fondo y la prima de riesgo en máximos

lunes 14 de mayo de 2012, 12:18h
España, de nuevo en el punto de mira de la especulación. La prima de riesgo española ha alcanzado un máximo anual al situarse en 484 puntos, el mayor nivel desde el pasado mes de noviembre, cuando llegó a 500. La reforma financiera aprobada el pasado viernes por el Gobierno tampoco parece haber calmado la situación -tras los anuncios de las provisiones que llevarán a cabo los bancos- y la rentabilidad de los bonos a 10 años está ya en el 6,23%, máximo desde comienzos de diciembre. Y por ende, la subasta de deuda se ha visto afectada, al tener que pagar más interés a los inversores.

- El Nobel Krugman prevé que Grecia saldrá del euro y que habrá 'corralito' en España e Italia
- Caixabank, Santander, BBVA y Popular, los 'sistémicos', afrontarán la reforma sin problemas
El diferencial con la deuda alemana supone un riesgo adicional a la situación, ya que las cámaras de compensación interbancaria podrían exigir un aumento de las garantías para poder usar la deuda española como colateral en el caso de mantenerse por encima de los 450 puntos básicos. Lo cierto es que el mercado está pendiente de las declaraciones que el ministro de Economía Luis de Guindos realice este lunes en el seno del Eurogrupo, y de la evolución de la crisis girega, cuya desenlace está más que nuca unido a la salida posible del euro.

Los 450 puntos básicos dieron pie al rescate de  Irlanda en noviembre de 2010 y para Portugal en marzo del año siguiente. El pasado mes de noviembre, la crisis de deuda sufrió un nuevo recrudecimiento e Italia llegó a superar la temible cota, si bien logró cerrar la sesión por debajo. Las compras del BCE en el mercado secundario impidieron que se produjera.

En paraelo, el bono español también subía su rentabilidad, que alcanzaba el 6,27%, su mayor nivel desde la citada crisis de noviembre de 2011, aunque todavía lejos del 6,7% que llegó a alcanzar al cierre y del 7% que tocó intradía.  El resto de países europeos también empeoraban sus indicadores de deuda. Italia rozaba el límite de intervención al subir su prima de riesgo a los 445 puntos básicos, su mayor nivel desde el 15 de enero de 2011. El spread de la deuda francesa a diez años se elevaba a los 140 puntos básicos, su mayor cota desde el 8 de enero, aunque lejos de sus máximos.



El problema de Grecia y las declaraciones de Krugman

Tras este nuevo rebrote de la crisis de deuda europea se encuentra la incertidumbre sobre la política griega. Un informe de Citigroup ve con probabilidades crecientes "nuevas elecciones con los sondeos incluso apuntando a un mejor resultado para el partido radical de izquierda".

Tras ello late la amenaza de una salida del euro, algo que sería muy peligroso para los países más vulnerables, entre ellos España, según señalaba Fitch el pasado viernes. Los principales partidos se reunían hoy con el presidente griego para evitar esta dramática salida de la moneda común. Pero mientras tanto, "los mercados financieros europeos seguirán muy presionados", apuntan en Linksecurities.

La derrota del partido conservador de la canciller alemana Angela Merkel en las elecciones de Renania-Wetsfalia añade más dudas sobre la continuidad de las políticas de ajuste en Europa. La victoria del candidato socialista François Hollande en Francia puede provocar que Merkel deba admitir "una flexibilidad excesiva del Pacto del Euro", señalan en Citigroup.

Por primera vez, dirigentes de bancos centrales europeos están hablando públicamente de la posibilidad de que el país heleno abandone la moneda comunitaria, resalta el 'Financial Times' este lunes. "Creo que un divorcio amigable -si se necesita en algún momento- podría ser posible, pero aun así lo lamentaría", ha afirmado Luc Coene, gobernador del banco central de Bélgica al diario económico.

Por su parte, Patrick Honohan, gobernador del banco central irlandés aseguró este fin de semana que "pueden pasar cosas que no están contempladas en los tratados...". "Técnicamente, [una salida de Grecia] se puede asumir... No es necesariamente una catástrofe pero tampoco es una opción deseable", añadió.

El artículo de Paul Krugman, el economista gurú, tampoco ha ayudado a la imagen de España. Krugman asegura que España "está en plena depresión". "No importa hablar de recesión, España se encuentra en una completa depresión, con el paro en un nivel comparable al que registró Estados Unidos durante la Gran Depresión", manifiesta.

"España no era fiscalmente despilfarrador", puesto que en los años previos a la crisis tenía un ratio de deuda bajo y un superávit presupuestario. "Por desgracia, también tuvo una enorme burbuja inmobiliaria, una burbuja causada en gran parte por los préstamos enormes de los bancos alemanes a sus homólogos españoles", plantea.

Para el premio Nobel de Economía, cuando la burbuja estalló, "la economía española se quedó en la estacada", pero a su juicio "los problemas fiscales de España son una consecuencia de su depresión, no su causa".

El nobel de Economía dice que el futuro de la eurozona depende de que Alemania cambie sus políticas de austeridad, que la cancillera Angela Merkel ha impuesto con severidad a sus socios europeos.  Ante esta situación, prevé que el BCE inyectaría grandes cantidades de dinero para evitar el colapso financiero.

Según Krugman, la clave para evitar este escenario apocalíptico está en Alemania, que debería adoptar una "drástica revisión de su estrategia" y rebajar las exigencias a España especialmente y a Italia para que pueda cumplir sus objetivos de déficit. "Este tipo de programas impulsan a las economías deprimidas aún más a la depresión", asegura. Si Alemania no elige esta opción,  vaticina "el fin del euro en meses, no en años".


La reforma financiera, de transfondo

A los problemas europeos, España añade sus propias dificultades de su reforma financiera. Las exigencias de un incremento de las provisiones en la banca para atender posibles pérdidas en los créditos del ladrillo es una noticia "muy positiva", opinan en Linksecurities, pero podría provocar una reacción "negativa" del mercado "a corto plazo", algo que está sucediendo.

Además, hoy se conocía que la deuda de la banca española con el BCE alcanzaba un nuevo récord en abril al crecer un 16% frente a marzo (263.535 millones de euros). Este dato indica las dificultades de los bancos españoles para obtener financiación y la fuerte dependencia que tienen del BCE.

El dato indica la posición neta de la banca con el organismo que preside Mario Draghi. La deuda de las entidades españoles es la mayor entre sus homólogos europeos y la que más crece. En conjunto, la banca europea elevó su deuda con el BCE sólo un 5,8% en abril hasta alcanzar los 382.712 millones.
Lea también:

- El Nobel Krugman prevé que Grecia saldrá del euro y que habrá 'corralito' en España e Italia
- Caixabank, Santander, BBVA y Popular, los 'sistémicos', afrontarán la reforma sin problemas
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
2 comentarios