www.diariocritico.com

El País sufre un ERE que afecta a 145 trabajadores

El nuevo modelo de periodismo de Cebrián: volcar la edición web en el periódico

El nuevo modelo de periodismo de Cebrián: volcar la edición web en el periódico

lunes 15 de octubre de 2012, 10:15h
En la reorganización de los medios del Grupo Prisa que está imponiendo Juan Luis Cebrián destaca un nuevo modelo de periodismo basado en el volcado de la edición gratuita de internet al papel pagado en el quiosco o en suscripción. Para ello, el presidente de Prisa solo necesita una redacción -las plantillas de las web y los periódicos se unifican-, de ahí los ERES puestos en marcha en El País, Cinco Días, Progresa o Brand Solutions.
El laboratorio de ideas de Juan Luis Cebrián,Cinco Días, ya ha empezado a rodar. En pleno ERE de El País, los periodistas y trabajadores de Prisa comienzan a darse cuenta de lo que les espera cuando finalice el expediente de regulación de empleo que afecta a 145 trabajadores. Tan solo dos plantas más abajo, en el mismo Miguel Yuste 40, lo pueden ver y escuchar en las instalaciones del económico, sin gente ni ruido.

Después de que la directora de Recursos Humanos de Prisa pusiera fin a la trayectoria laboral de 21 profesionales de Cinco Días en otro ERE indemnizado a 20 días por año trabajado con límite de 12 mensualidades, el director de Cinco Dìas, Jorge Rivera, ha salido de su atalaya para dar comienzo a la "nueva era del periodismo", que comienza manteniendo los puestos de los jefes los amigos, y echando a quien realmente escribía el periódico (el ERE sólo ha afectado a un jefe de sección).

El periódico salmón comienza esta andadura mermado, con una plantilla escorada a la dirección y sin ilusión. Se mantiene eso sí, la cúspide, formada por director, director adjunto y subdirector, cuatro redactores jefes, ocho jefes de sección, frente a los aproximadamente quince redactores, incluyendo periodistas en prácticas, que han sobrevivido al ERE. En total, quince jefes para otros quince indios. Uno por cabeza.

Sin distinción ya entre periodistas de la web y periodistas del papel, todos se dedican a escribir para la edición de internet y unos pocos -los del último turno que entran a las 15:00 horas a volcar esos contenidos y editarlos para la publicación en papel-. El gran negocio inventado la cúpula de Prisa consiste ahora en ofrecer al lector del periódico un producto que pudo leer la mañana anterior gratuitamente, con la salvedad de que lo lee un día después y al coste de 1,50 euros, barato si no fuera porque parece el propio del timo de la estampita.

Con la crisis que vive España las ediciones en papel de los periódicos han dejado ser un bien de primera necesidad para convertirse en un producto de lujo al alcance de pocos y de muchos menos si no aporta nada a los medios digitales, que empiezan a estar mejor estructurados y con mayores ingresos publicitarios que las ediciones web de los periódicos tradicionales.

Los periodistas de El País afrontan la semana preguntándose cómo digerir el nuevo sistema de Cebrián, en el que la rapidez en el volcado prima sobre la investigación o el cotejo de las fuentes. Lo que les espera ya está definido: jefes bien pagados pero sin gente, turnos, festivos y fines de semana, y poca investigación.

En Cinco Días, el sistema de funcionamiento ha quedado establecido en dos turnos: uno que comienza a las 7:00 de la mañana y que prolonga la entrada de redactores hasta las 10:00 horas y otro que se inicia a las 12:00 y va incorporando redactores hasta las 15:00 horas, fines de semana y festivos incluidos.

El malestar no se ha hecho esperar y algunos redactores han empezado a desfilar por el despacho del director para pedir la cuenta y marcharse con su experiencia, sus fuentes y su rigurosidad a otra parte. El mayor desasosiego existe entre los últimos periodistas en llegar al trabajo, los que tienen que encargarse del volcado.

Pero lo peor puede estar por venir. Cinco Días, nunca mejor dicho, tiene sus "días contados". El papel podría durar, a lo sumo, un año más. Cebrián ya lo vaticinó reiteradamente en los Premios Ortega y Gasset, al asegurar que el papel estaba obsoleto, como si él vendiera estanterías de Ikea y no información. Expansión y El Economista se perfilan, pues, como los ganadores de la información económica, sobre todo, después de que el modelo de Cinco Días persiga más competir con Invertia que con sus competidores habituales.

Además, ahora parece que el presidente de Prisa solo mira a Latinoamérica y más concretamente a Colombia donde quiere desembarcar su nueva aventura periodística. Conocer lo que dirá en un futuro próximo forma parte de la especulación, pero los sobrevivientes del descalabro de Prisa esperan que, al menos, eluda referirse a la vigencia de internet.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios