www.diariocritico.com

Cifra el déficit para 2013 en -4,5% del PIB y, por tanto, el de 2014 en -2,8%

El BBVA vislumbra brotes verdes en 2014, mientras que en 2013 tocaremos fondo

El BBVA vislumbra brotes verdes en 2014, mientras que en 2013 tocaremos fondo

miércoles 13 de febrero de 2013, 12:17h
La economía española tocará fondo este año, con una caída del -1,1%, frente al -1,4% previsto hace tres meses, y mostrará un crecimiento moderado de la actividad del 1,1% durante 2014, según la última revista Situación España de BBVA Research. El servicio de estudios de BBVA cree que existen razones para pensar que la economía mejorará el año próximo. Las exportaciones han mostrado fortaleza y, de consolidarse la recuperación de la economía mundial y las menores tensiones financieras, es previsible que mejoren las perspectivas de la inversión.
BBVA Research señala en la última revista Situación España que varios factores han contribuido a la reducción de las tensiones de los mercados financieros en España, y a la paulatina, aunque incompleta, reapertura de los mercados de financiación, que ha permitido una reversión de la salida de capital extranjero observada en la primera mitad de 2012.

En primer lugar, las Administraciones Públicas están llevando a cabo un ajuste fiscal que empieza a dar frutos, mediante la implementación de medidas. Prueba de ello es la estimación preliminar que apunta a un incremento de los ingresos públicos y una reducción del gasto público en 2012, a pesar del entorno recesivo. En segundo lugar, se ha avanzado "significativamente" al impulsar con transparencia y ambición la recapitalización, saneamiento y reestructuración del sistema financiero.

En tercer lugar, se ha acelerado la corrección del déficit de la balanza de pagos, que en los últimos tres meses ha pasado a mostrar ya un superávit. Además, la caída del PIB en 2012 (-1,4%), en línea con las perspectivas de BBVA Research, ha sido menor que la prevista en la primera mitad de año por el consenso de previsiones.

De cara a 2013, la economía tocará fondo previsiblemente este año, con una caída del -1,1%. La continuación de los procesos de ajuste en el sector privado y la implementación de medidas para lograr lo que todavía es una consolidación muy ambiciosa aseguran que la demanda interna acumulará un año más de contracción. Sin embargo, "existen razones para pensar que durante 2014 la economía exhibirá un crecimiento moderado de la actividad del 1,1%".

Las exportaciones han mostrado una fortaleza "notable", diversificando destinos ante el deterioro de la demanda europea y manteniendo su competitividad, y de consolidarse la recuperación de la economía mundial y las menores tensiones financieras, es previsible que mejoren las perspectivas de la inversión.

Asimismo, el ajuste del sector inmobiliario por el lado de la oferta va llegando a su fin. Aunque la absorción de los desequilibrios acumulados será probablemente lenta, el sector dejará de contribuir negativamente al crecimiento durante los próximos años. Finalmente, la consolidación fiscal requerirá en 2014 un menor esfuerzo en términos de medidas de ajuste respecto a las adoptadas en los dos años precedentes.

Impulsar nuevos avances en Europa y España

Pese a las mejoras observadas, BBVA Research recuerda que este escenario no está exento de riesgos. El servicio de estudios subraya que aunque se ha observado una reducción de las tensiones financieras sin necesidad de solicitar el apoyo condicionado del BCE, la economía está expuesta a eventos de riesgo tanto a nivel externo como interno. A su juicio, es necesario aprovechar la ventana de oportunidad que se ha abierto para impulsar con "determinación" nuevos avances en Europa y España, que permitan "afianzar un círculo virtuoso donde reformas, confianza y crecimiento se retroalimenten".

El servicio de estudios de BBVA también señala que, con independencia de si se vuelve a producir una flexibilización del objetivo de déficit para 2013, las Administraciones Públicas deben evaluar mes a mes los avances de la consolidación fiscal por la incertidumbre que pesa sobre los ingresos, y para realizar un mayor control del gasto público.

La revista Situación España apunta igualmente que más allá de la consolidación fiscal queda por delante una agenda reformadora en múltiples ámbitos de la economía española. Recuerda que serán de "particular importancia" las decisiones que se adopten para conseguir la unidad de mercado, liberalizar el sector servicios, mejorar la financiación de las empresas, aumentar el capital humano y tecnológico, incrementar la eficiencia de las Administraciones Públicas, asegurar la sostenibilidad del sistema de pensiones o disminuir la dependencia energética, entre otras.

Reducir la temporalidad y aumentar la productividad

En cuanto al mercado de trabajo, BBVA Research ve necesario asegurar que todos los mecanismos de la última reforma laboral funcionan "eficazmente", y adoptar medidas adicionales con las que reducir la temporalidad, aumentar la productividad y empleabilidad, acelerar la reasignación de empleo entre empresas y sectores, y mejorar la eficiencia de las políticas activas y pasivas de empleo.

La ralentización del ritmo de deterioro de la actividad económica atenuará la destrucción de empleo durante 2013, pero no impedirá un repunte de la tasa de paro a pesar de la caída esperada de la población activa. La recuperación del crecimiento en 2014 y la esperada mejora de la eficiencia del mercado de trabajo, inducida por la reforma laboral, provocarán un aumento de la ocupación y una ligera reducción de la tasa de desempleo, especialmente durante la segunda mitad del ejercicio.

BBVA Research también señala que en 2013 la reducción del déficit público sustraerá de la demanda interna alrededor de tres puntos porcentuales del PIB en 2013, cifra por debajo de los más de cuatro puntos porcentuales observados en 2012, mientras que en 2014 se prevé la implantación de medidas equivalentes a sólo un punto porcentual del PIB.

A pesar de ello, la previsible desviación en torno a un punto porcentual del PIB sobre el objetivo de déficit para 2012 (6,3% del PIB), junto con unas previsiones macroeconómicas del Gobierno más optimistas que las de BBVA Research, incrementan la probabilidad de incumplimiento del objetivo de estabilidad para 2013 (-4,5% del PIB) y, por tanto, la de 2014 (-2,8%).

Aunque dicho escenario llevaría a la adopción de medidas de consolidación fiscal adicionales, BBVA Research cree que tampoco se puede descartar una nueva flexibilización de los objetivos de déficit público. A juicio del servicio de estudios, "el significativo esfuerzo" que está haciendo el país, junto con un entorno menos propicio para el crecimiento en un contexto de consolidación de las cuentas públicas, "lo justificarían".

En relación al consumo privado, el servicio de estudios de BBVA anticipa una caída del gasto durante el presente año en torno al 2,8% y, en menor medida, durante el próximo (-0,3%).

La inversión residencial se recuperará en 2014

La revista Situación España también apunta que la sobreoferta de vivienda nueva volverá a reducirse en 2013, siguiendo la estela de 2012. Con todo, se espera que este año la inversión residencial se contraiga en torno a un 8,3% interanual. Será a partir de 2014 cuando esta partida de la inversión comience a registrar tasas de crecimiento positivas aunque moderadas (+2,1%) para el conjunto del año.

Respecto al balance de las finanzas públicas, BBVA Research recuerda que para alcanzar el objetivo de déficit a finales de 2013 (-4,5%), el esfuerzo global de ajuste fiscal debería situarse por encima de 4,7 puntos porcentuales del PIB, de los cuales ya hay medidas anunciadas y/o puestas en marcha equivalentes a unos 3,2 puntos porcentuales.

En ausencia de medidas adicionales de consolidación fiscal, el déficit de 2013 se quedaría en torno al 5,9% del PIB. Esta desviación se arrastraría hasta 2014, año en el que tanto el ciclo económico como la mejora estructural de los ingresos y gastos ayudarían a corregir el deterioro fiscal, pero no de forma tan intensa como para compensar la desviación del déficit de los años anteriores. En caso de necesitarse acciones adicionales, sería deseable que se centrasen en la reducción de las ineficiencias en el gasto público o la utilización de la imposición indirecta, de tal manera que se minimice el impacto sobre la actividad económica.

BBVA Research también señala en la revista Situación Global que la economía europea mostrará un comportamiento positivo tanto en 2013 como en 2014, con un crecimiento del 0,3% este año y del 1,3% en 2014. Estados Unidos situará el repunte de su actividad en el 1,8% este año y en el 2,3% en 2014. Los países de Latinoamérica y los denominados Eagles continuarán mostrando una mayor fortaleza y constituyendo uno de los principales motores de la economía mundial.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios