www.diariocritico.com

La columna de Gema Lendoiro

Bimba Bosé y Carla Goyanes, dos formas distintas de entender la maternidad plasmadas en dos libros

Bimba Bosé y Carla Goyanes, dos formas distintas de entender la maternidad plasmadas en dos libros

> Ambas son madres y ha publicado en la misma semana un libro contando sus experiencias
> Cualquier parecido entre ambas es pura coincidencia

viernes 01 de marzo de 2013, 11:02h
Carla Goyanes, con párrafos llenos de imprecisiones y plagados de mitos, tira por tierra lo que la OMS repite hasta la saciedad sobre la lactancia materna.

La casualidad ha hecho que en la misma semana haya recibido dos libros sobre maternidad. Se parecen en dos cosas: una, que ninguna de las que escribe el libro es experta en ninguna ciencia asociada a la maternidad tipo pediatría, ginecología, psicología infantil...y dos, que ambas son madres. En todo lo demás se parecen como un huevo a una castaña.

Que cada madre es un mundo es una evidencia. Ahora bien, hay mundos que parecen estar separados por galaxias enteras. Primero me llegó el de Bimba Bosé: Y de repente madre, editado por Temas de Hoy. Confieso que cuando lo vi pensé que no me iba a gustar lo que esta modelo dijera, más que nada porque no comparto con ella su defensa de parir en casa. Pero lo leí. Y me enganchó desde el minuto uno. Los primeros capítulos hablando de su peculiar familia no me llamaron la atención y los pasé por alto. Me interesaba saber qué decía de sus embarazos, partos y crianza posterior. Y he de decir que me encadiló. Me quedé fascinada. Sigo sin compartir con ella su defensa del parto en casa pero entiendo y comparto sus críticas hacia cómo somos tratadas las mujeres cuando vamos a dar a luz. Da igual que sea en hospitales públicos o privados. Estoy de acuerdo con ella en que muchos ginecólogos (no todos, obviamente) tratan a la mujer como si estuviera enferma, obligándola cuando llega a parir a rellenar impresos, a que se espabile dilatando y si eso no es posible poniendo un gotero de oxitocina. Es absolutamente verídico cómo cuenta que te examinan como un veterinario a una vaca, que si te rompen la bolsa te ponen pañales, te obligan a estar en una silla de ruedas, te tratan como un ser sin capacidad de decisión. Muchas gracias, Bimba, por poner negro sobre blanco una desagradable realidad.Tenemos mucho que hacer todavía. Aprovecho también para dar las gracias a la organizaciones tipo el parto es nuesto o por un parto respetado que tanto hacen por cambiar esta desagradable realidad en nuestro sistema sanitario español.

En la parte que dedica a la crianza sólo decir que ha conseguido expresar muy intensamente ese instinto que nos sale nada más parir y que hace que la maternidad sea algo tan increíble que la mayoría incluso repetimos. Muy logradas las explicaciones, sin grandes algarabías y totalmente sencillas y sinceras. Muy conectadas con nuestra parte más mamífera, muy centradas en los sentimientos, en lo que pasa por dentro. El libro es absolutamente recomendable.

Sin embargo del segundo que he recibido, el de Carla Goyanes, Coaching para mamás (Esfera de los Libros) no puedo decir lo mismo. Vaya por delante que no soy nada partidaria de los extremos en nada en la vida y, por la tanto, me muestro sinceramente crítica con la actitud que muchas mujeres que dan el pecho tienen hacia otras que no lo dan. Pero eso no significa que no valore el inmenso esfuerzo que se hace desde muchas asociaciones (muy especialmente la liga de la leche) para que las mujeres tengan la información necesaria que precisan para tener una lactancia exitosa. Y es que no siempre es fácil y por eso y por falta de información, muchas desisten. No seré yo quien critique a una madre si decide no dar el pecho o lo hace hasta los cinco años pero si das consejos sobre cómo dar el pecho, al menos que sean buenos, no malos. Los consejos que da Carla para amamantar son sencillamente, nefastos, como cada cuánto tiempo tienes que darlo y cuánto tiempo en cada mama echan por tierra lo que se repite hasta la saciedad por los expertos y que, por lo que se ve, no ha calado del todo: que el pecho se da a demanda, ni cada tres horas ni diez minutos cada pecho. Hacer eso que recomienda esta mamá tan mal informada es el mejor camino para que fracase la lactancia. En primer lugar ya deja claro que dar el pecho es un sacrificio lo cual no deja de ser relativo, acarrear todo el kit de biberones tiene, también, lo suyo. Lo que es "sacrificado" es tener un hijo pero eso ya se sabe desde antes de tenerlos y darles el pecho es una nadería comparado con todo lo que acarrea en sacrificio de tiempo y cansancio con el resto de la infancia de un niño. Parece como si recomendase la lactancia porque no queda más remedio pero no le pone demasiado entusiasmo. Que no se informó lo suficiente queda patente cuando explica que ya antes de nacer el bebé ella y su marido acordaron darle pecho apoyado con lactacia artificial hasta los dos meses. Curiosamente cuenta que dio pecho en exclusiva durante 4 días y lo disfrutó inmensamente. No se entiende entonces porqué combinarlo o dejarlo hasta que más adelante confiesa que es porque quería adelgazar para cumplir sus compromisos profesionales. Otra mito erróneo, hacer creer que dar el pecho engorda. Lo que engorda es comer más de lo que debes. Pero dando el pecho, si bien no se pueden hacer dietas draconianas, sí se puede comer de forma sana y saludables (sin fritos, sin pan, sin dulces) y, desde luego es completamente compatible con hacer ejercicio. Es cierto que con una cesárea has de esperar pero no todas las madres dan a luz por cesárea. Y esto es lo que tenía que haber dejado claro. Hacer creer a la gente que dar el pecho engorda es un mito tristemente muy extendido cuando, además, es todo lo contrario. Dar el pecho contribuye a bajar de peso porque se queman muchas calorías y, además, el útero vuelve antes a su sitio. Por descontado nocita los beneficios para el bebé ni para la madre. Un desastre. Mejor hubiera sido que ni la hubiese mencionado (la lactancia materna).

Es difícil de creer que pueda escribir cosas como "dar el pecho está de moda" explicando que antes no se daba y que en el futuro ¿quién sabe? ¿Cómo cree Carla Goyanes que se alimentó la humanidad hasta que nacieron las leches de fórmula? ¿Es consciente de que está banalizando con algo que en muchos países salva incluso vidas? No entiendo que una chica que es licenciada y con tanto mundo esté tan pésimamente informada. Y lo peor, que lo publique en un libro. Mucha gente se cree las cosas sólo porque están escritas. Otra de las cosas que recomienda es dejar al niño por la noche en el nido cuando, precisamente es por la noche cuando más leche se produce...echa por tierra el trabajo de tantos y tantos expertos porque (que seguro lo ha hecho con buena intención) ha publicado cosas sin sustento, sin base científica, consejos llenos de mitos y sin apenas profundizar en nada de lo que dice.

El libro hubiera quedado mucho más correcto si no se hubiera adentrado en este tipo de temas tan importantes para la crianza. Consejos para llevarlos guapos o para perder peso o cómo decorar la habitación de tu bebé hubieran estado más en su línea. Adentrarse en recomendar a las madres no coger en brazos a los niños porque se acostumbran. O por lo menos no hacerlo más allá de los tres meses, ¿de dónde ha sacado ella esa información tan errónea? ¿y lo de los tres meses?¿Basado en qué? ¿No ha leído nada sobre la importancia de no dejar a los niños llorar? ¿No sabe nada sobre todas estas cosas? ¿No se ha informado y además escribe un libro?

Lo que sí explica sin eufemismos, y eso es de agradecer, es algunas "desventajas" del embarazo como piernas hinchadas, vómitos, náuseas, insomnio, sueño atroz...así como que tras dar a luz no es tarea sencilla recuperar la barriga de antes. Al menos en eso cuenta la pura verdad. Aunque, como siempre, hay afortunadas que enseguida se recuperan.

Dice que intentará encajar las críticas especialmente si son constructivas. No dudo que en su intención esté la de ayudar a muchas madres pero sus consejos no son los más adecuados, no son acertados, especialmente en temas tan importantes como la lactancia, el sueño infantil, el apego...En general encuentro que es un libro totalmente superficial, lleno de consejos erróneos y que poco habla de lo que significa la maternidad, apenas profundiza. Una muestra de lo que explico; cuando habla de cómo fue su cesárea, una de las cosas que comenta es las vistas al mar que tenía el quirófano. Desde mi punto de vista un libro absolutamente prescindible. El de Bimba, todo lo contrario.

Puedes seguirme en twitter

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

5 comentarios