www.diariocritico.com

Sigue la Feria

'Lágrimas de cocodrilo': Segundo round

'Lágrimas de cocodrilo': Segundo round

viernes 07 de junio de 2013, 17:58h
El segundo fin de semana de la Feria el Libro es el que confirma el tono definitivo de este acontecimiento. Es su paso del ecuador, cuando se acumulan las presencias más míticas y mediáticas. Y este año, cuando tocan las lluvias.


- Especial: Todo sobre la Feria del Libro 2013

Antes llovía siempre en la inauguración de la Feria. Por la tarde. En esos dos kilómetros de casetas del Retiro, se han sufrido calores feroces y frios pelones, según el caprichoso mes de junio madrileño, que se nos olvida de un año para otro. Antes del cambio climático, que debe ser que yo he vivido siempre en pleno cambio climático, y antes no se medía. O no nos lo contaban todo el rato: ahora forma parte de esta confabulación del mundo mundial contra nosotros, incluyendo los cielos y las fuerzas telúricas y las sobrenaturales y las financieras. Y las especies en peligro de extinción, como nosotros mismos, la gente de la cultura. Sé la cara que pone el koala porque es la que me sale a mí: muerte o cautividad. Y no a todos se nos ofrece un buen zoo...Aire de catástrofe del fin del mundo, que a los únicos que no conmueve es a los ricos riquísimos: no sé para qué quieren acumular tanto  dinero, y llevárselo crudo, si esto se acaba. O se pone tan chungo, que va a ser muy desagradable, creo yo. Claro que me voy convenciendo de que no pertenecemos a la misma especie. Guindos y yo, por poner un ejemplo.

A ver: la feria, según me dicen, y la gente del libro no suele ser optimista precisamente, está yendo bien. Bueno, mejor que el año pasado, que fue fatal. Si esto me lo dijeran en ARCO, lo pondría en duda, porque su política siempre ha sido decir que vendían, para animar, que lo de la compra es contagioso, y parte de la parálisis que padecemos se debe al miedo. Pero los del libro son más bien lloricas, y es verdad que el año pasado casi no se veían bolsas (de libros), y este año sí, hasta en los días de diario. Así que está yendo bien. O: mejor que lo que se temían.  

Hoy firma en la feria Juan Ignacio Macua su La realidad imaginada (Trama Editorial) que es mucho más que una reflexión sobre la pintura de un ficcionado Antón Zulaica, de prematura muerte -justo cuando iba a dar el gran paso multinacional- y que, para abreviar, son las reflexiones de Macua que, además de escritor estupendo -véase su novela, Demasiado Ignacio, bajo el mismo sello- y de esa larga trayectoria profesional inventándose el oficio del comisario o curador de exposiciones, es un pintor que a mí me gusta mucho. Y a muchos. Y que pone en este libro ideas que son muchas paradojas y pocas certezas, aunque algunas como puños -lo que es tan estimulante intelectualmente- pero como tiene forma de diario de artista muerto, hay mucho que desgranar. Para el verano prometo hacerlo yo.

Lo de los diarios triunfa: si fueran un solo sicoanalista el que escucha estos relatos, casi se podrían entender así las Confesiones al Psicoanalista, de Izara Batres,(Ediciones Xorki) que será presentada en la Feria por Juan Gómez Bárcena -un joven estrictamente de la generación de Izara, del que ya hemos dicho algo- y por María Escribano. Sería un sicoanalista muy especializado en raritos, de los que no entran doce en docena, y se lo pasaría de miedo, pero sabe dios cómo terminaría -aparte de partido de risa. Así que nada de diarios: una colección de relatos divertidos, con una curiosa vertiente british y casi diría argentina. Y los trastornados y trastornadas que transcurren por el libro se parecen tanto a nosotros mismos.... O a ellos mismos, los más posmodernos. Porque el humor, el bueno, siempre mira de frente a la tragedia. Y de eso se trata en esta colección de cuentos.

Y también me he encontrado en la Feria a Juana Vázquez Marín, que firmaba Tú serás Virginia Woolf, (Endymion), y qué buen título! Es la segunda novela de Juana, tras Con olor a naftalina, y por lo que sé de cómo funcionan estas cosas, debe pertenecer a una racha creativa y temática par alela a la de su libro de poemas Tiempo de caramelos. Una figura paterna, siempre idealizada, una chica gótica rebelde y conflictuada, y la obligación de ser Virginia Woolf....por lo menos! Como escribe tan bien y promete aventuras, adulterios y más, en cuanto acabe de leerla les cuento.

Y la que ya he acabado, pero no les voy a contar hoy, es la deliciosa Dinero para fantasmas, de Edgardo Cozarinsky (Tusquets ). Es una pequeña joya y tiene qué ver con el cine, pero de aquella manera. Y él conoce bien el mundo de la literatura y el del cine, y hay muchas claves en la anécdota, que algunas se me escaparán pero otras no, y está tan divinamente escrito que yo creo que me voy a enrollar y la semana que viene le dedico un suelto. Ojalá esté este finde en la feria -andaba por Europa- porque siempre es un placer encontrarle.   

La tarde del viernes, cuando esto termino, se está encapotando. No, no es el cambio climático: es la tradición de la feria. Algún día, aunque no sea el inaugural, tiene que llover. Para pasar los libros por agua, que, como las novias, es señal de fertilidad.

 

EspecialTodo sobre la Feria del Libro

Gane un lote de libros con Diariocrítico

 

Ediciones anteriores de 'Lágrimas de cocodrilo'

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios