www.diariocritico.com

Día no, semana, mes

'Lagrimas de cocodrilo': Día de las librerías

'Lagrimas de cocodrilo': Día de las librerías

viernes 29 de noviembre de 2013, 19:12h
Hoy, viernes 29 de Noviembre, es el día de las librerías. Esos curiosos establecimientos en los que se venden los libros, y algo más: la orientación, las preferencias, una curiosa forma de relación. Y que, como todo, cambia con los tiempos. Hoy, la mayoría de las negritas son para librerías.

En Francia, el gobierno de Hollande ha decidido protegerlas, económicamente, porque la comercialización por la red, la edición "a demanda", y la crisis misma, las ha puesto en peligro de extinción. Así que además del trato fiscal preferente al libro -la "excepcionalidad cultural" que se inventó Jak Lang, qué tiempos aquellos- dedica un pellizco del presupuesto a ese último tramo de la extensión de la cultura escrita. Aquí las cosas son un poco distintas. Aunque la crisis sea mucho más aguda -peliaguda, diría yo-, la venta por internet esté cada vez más activa, y la edición rápida y de tirajes cortos sea cada vez más común, esto de la cultura no parece una prioridad gubernamental.... Más bien, parece el enemigo principal, tal como nos tratan. Así que las librerías se buscan la vida. O se mueren.

Para empezar, y sin moverme de mi barrio, que es el de las Letras, de Madrid, casi todas tienen su página web y venden on-line. Así que es una información relevante que les voy a dar.  Mi barrio siempre ha sido zona de librerías y de restaurantes: no creas, es todavía un barrio casta, en el que nos conocemos, o mejor, nos reconocemos. Pero iba de librerías: sin moverme de mi casa está el imperio de Berrocal Libros antiguos  (http://www.berrocalibros.com/ ), que no sé si llamar librería. Rafael Berrocal, bajo cita, catálogo impreso -y precioso!- y en las grandes ferias  del libro "histórico", pone a la disposición de los apasionados, libros verdaderamente antiguos, del XV al XIX. Me han dicho que su colección de caza es muy muy curiosa. Y sin caminar apenas una manzana, en Cervantes 10, Alcalá del Olmo, libros - y sin web pero via www.iberlibro.com también on line- ofrece, esta vez a la calle, libros "antiguos, agotados, raros y curiosos", más que nada, literatura, pero plurilingüe.

Dando la vuelta ya por la calle del León, en el 32, está Gulliver, que sí tiene web (www.librosgulliver.com) y que es de nuestro amigo Manolo Gulliver -lo siento, querido, tu librería te ha robado el nombre!- y que está especializada en literatura, historia y arte contemporáneo. Su relación con los artistas plásticos de su generación le permite estar a la última, y si quieres algo de "vanguardias históricas", ni se te ocurra ir a otro sitio.

Hasta aquí, algunas librerías del segundo mercado, las del libro antiguo y descatalogado, que caracterizaban al Barrio de las Letras, que también están padeciendo la crisis -pese a lo verdaderamente cautivo de su mercado, lo minoritario, que hasta se saben los nombres unos de otros y están al corriente de las piezas cobradas por el otro- y que tal parece que la venta on-line les está salvando la cara. No sé si éstas, tan especiales, son las librerías que más respeto dan al personal: pero sí sabemos que "lo" librería, aparecía como intimidador hasta que se escolarizó España. Que hace bien poco.

Pero hay otras estrategias para cumplir un papel complejo: ofrecer un poco más. El papel del librero como orientador, como contertulio, como amigo al que conoces y te conoce, no tiene precio, ni lo pide. (cfr. Héctor Yánover, Memorias de un librero contadas por él mismo, Anaya & Mario Muchnik 1994). La adaptación a los tiempos y a la psicología de la crisis, se lo cobra: las librerías se convierten en centros de a veces desenfrenada actividad cultural, sometidos los libreros a horarios de 12 horas de tienda abierta, pero.... sarna con gusto, no pica, e incluyo a los actores de esos actos, que no suelen cobrar un céntimo, ni se pregunta. "Es que si no hacemos cosas, aquí no entra nadie, y no te cuento de lo de comprar", me decía Claudio Pérez-Miguez, que con Raúl Manrique dirige ese complejo cultural -librería, galería, museo del escritor, editorial artesanal- que es el Centro de Arte moderno, de la calle Galileo 52 (http://www.centrodeartemoderno.net/).

Pero vuelvo a mi barrio, en el que se cruzaron las vidas de Lope y de Cervantes, y de Quevedo, y de tantos otros que fueron a dar a la mar de la fama y la gloria, y otros que no. El escaparate de Desnivel (http://www.libreriadesnivel.com/ Plaza Matute 6) me ha fascinado desde que me mudé al barrio. Yo, que soy urbanita sedentaria pero con perro, me he colgado muchas veces con su especialización: montaña, viajes y aventura. La especialización, voy diciendo, es una de esas estrategias frente a la globalización y a la crisis. Y los miércoles convocan a algún montañero internacionalmente conocido que además escribe, en esa belleza de madera y vitrales que es la librería. Y cuentan con su editorial. Lo del perro lo decía por el día que vi en su escaparate el libro de  Micaela de la Maza, Madrid con perro. Las 100 mejores direcciones "perrunas", publicado desde su web www.SrPerro.com, y me di cuenta de que era esa chica que, con su bici, su cámara al hombro, y Colega, venía a ser un icono del barrio. Como nosotros mismos (ese señor de barba gris que es escritor, con esa señora bajita y pelirroja, con un snauzer que se llama Pibe). Observen, si entra en varias web (o en una!) como las librerías se anuncian las unas a las otras. Se lo pueden creer? Pues es verdad.

Es que todavía hay quien piensa que uniéndose, se es más. Pero sigamos: La fugitiva (http://www.lafugitiva.es/) en la calle Santa Isabel 7, es un café-librería, con wifi y con de todo, agradable, donde se puede leer (tipo biblioteca) y comprar, y donde se convoca a escritores, críticos y concomitantes -músicos, directores de cine, artistas plásticos....- con un ambiente reconfortantemente progresista. Entren en la página, o mejor, en la librería-café. Y, aunque no tiene café, si tiene un acuerdo con un restaurante-tasca al ladito, que me ha perecido el colmo glorioso del unámonos a ver si vencemos: Sin tarima (http://www.sintarima.es/) y su hermana a punto de inaugurar, Con tarima, las dos librerías en la calle Príncipe, una en la que hay, cómo decir, novedades, libros de bolsillo y saldos (es decir, donde puedes encontrar libros imposibles de editoriales ya desaparecidas, además de vinilos, revistas, en fin) y su hermana la nueva a punto de inaugurar. Las dos anuncian un curioso acuerdo con Prada a Tope, el restaurante de la conocida cadena castellana que está en la misma calle. Por cada 20 euros en libros, un vino o cañita en el restaurante-bar; por cada comida o cena allí, un 5% de descuento en las librerías.... A mí me parece genial....

Pero me estoy pasando de espacio, y mi amigo y jefe Fernando Jaúregui me va a reñir. Pero me estoy dejando amigos libreros del barrio sin mencionar, y a los del resto de Madrid, igual que me dejé en una gripe reincidente las lágrimas de la semana pasada. Estoy rezando a los santos y santas de los virus para que no me vuelva.

  - Ediciones anteriores de 'Lágrimas de cocodrilo'

 

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios