www.diariocritico.com

-

Nueva reforma fiscal que se nos avecina: los contribuyentes que ganen menos de 12.000 euros al año no pagarán IRPF a partir de 2015

Nueva reforma fiscal que se nos avecina: los contribuyentes que ganen menos de 12.000 euros al año no pagarán IRPF a partir de 2015

- Los tramos del IRPF pasarán de los siete actuales a cinco
- El  IVA no se modificará tras la subida aplicada en 2012

miércoles 11 de junio de 2014, 13:09h
Es probable que la reforma fiscal en la que el Gobierno de Mariano Rajoy lleva meses trabajando se apruebe este viernes, 13 de junio, según el anuncio realizado por el propio presidente del Ejecutivo hace unos días. Poco se sabe de la nueva fiscalidad aplicable a partir de 2015, salvo los anuncios puntuales que ha ido haciendo el Gobierno sobre el IRPF o el Impuesto de Sociedades. Hoy son más las incógnitas que las certezas. Sobre todo respecto a las nuevas reglas fiscales que regirán el panorama inmobiliario en España tras las peticiones realizadas por el comité de expertos al que el Gobierno pidió asesoramiento para elaborar la reforma.
Este comité de 'sabios' comandado por el profesor Manuel Lagares solicitó, entre otras medidas, la creación de un impuesto que gravara aún más la propiedad de la primera vivienda. El Gobierno dijo en su momento que no seguiría esta recomendación pero poco después envió a Bruselas un informe valorando esta medida. 

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aseguró en su última intervención, que la reforma fiscal que el Gobierno llevará al Congreso no incorporará ninguna subida fiscal, salvo aquellas impuestas por la normativa europea.

Sin embargo, el programa de estabilidad y plan nacional de reforma remitido por el Ejecutivo a Bruselas no refleja una postura tan contundente: "El Gobierno estudiará diversas alternativas, entre otras, la imposición sobre la propiedad, la imposición medioambiental con el menor impacto posible en la competitividad, el incremento de los impuestos por uso frente a los que gravan la transmisión de la propiedad o la imposición sobro el sector financiero".

El párrafo es premeditadamente ambiguo en la medida en que fuentes de Hacienda aseguran que no hay ninguna decisión tomada. En cualquier caso, en otra parte del texto, el Ejecutivo concretiza más y señala que "se llevará a cabo un ejercicio de revisión de las diferentes figuras tributarias, con el fin de acercar las bases imponibles de forma progresiva a la propiedad de los bienes, disminuyendo por lo tanto el énfasis en la transmisión".

Así, el Ejecutivo en este punto va en la línea de la recomendación de la comisión de expertos elegida por Hacienda y capitaneada por Manuel Lagares que proponía castigar fiscalmente la propiedad de inmuebles a cambio de reducir los impuestos sobre las operaciones de compraventa.

Una calculada ambigüedad


En este sentido, existen varias posibilidades. El Ejecutivo ya aseguró que no seguirá la propuesta de los expertos de imputar una renta presunta por la vivienda habitual en el IRPF. Sin embargo, el programa de estabilidad sí que sugiere que se podría adoptar la recomendación de los expertos de dar mayor importancia al impuesto sobre bienes inmuebles (IBI).

La comisión Lagares propuso que acercar los precios catastrales a los valores de mercado, lo que implicaría un importante incremento de las bases imponibles y encarecería la factura fiscal para los propietarios de inmuebles. El Gobierno señala que gravar más la propiedad frente a la transmisión "contribuirá a dar estabilidad a la recaudación y mejorará la eficiencia del sistema tributario".

Fuentes gubernamentales señalaron que el día 13 es una de las fechas más probables para dar el visto bueno al texto, de forma que el Ejecutivo pueda abrir después un plazo de audiencia pública de unas dos semanas y aprobar el proyecto de ley antes de que acabe junio.

El Gobierno no está obligado a someter el anteproyecto a audiencia pública, pero suele hacerlo cuando se trata de leyes de gran tamaño, como ésta, que va a modificar todo el sistema tributario español.

Además, el Ejecutivo quiere dar el visto bueno al texto antes de celebrar la próxima reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) para que las comunidades puedan comentar las líneas básicas de la reforma en dicho encuentro.

En cualquier caso, el Gobierno mantiene sus planes de enviar a las Cortes la norma en el mes de junio, por lo que el proyecto de ley podría ser aprobado definitivamente por el Consejo de Ministros que se celebrará el viernes 27 de junio.

Aún no se conocen los detalles de la reforma, aunque el propio presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, anunció durante el Debate sobre el estado de la Nación que los contribuyentes que ganan menos de 12.000 euros al año no pagarán IRPF a partir de 2015, y que unos 12 millones de declarantes de este impuesto se verán beneficiados por la rebaja del impuesto.

Por su parte, el ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, dijo el pasado 15 de mayo que los tramos del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) pasarían de los siete actuales a cinco como máximo.

De esta forma y según las declaraciones del ministro, el impuesto bajará para todos los contribuyentes, aunque el Gobierno pretende beneficiar especialmente a familias numerosas y a aquellas que tengan miembros con alguna discapacidad.

Igualmente, el ministro ya avanzó la intención del Ejecutivo de bajar el tipo nominal del Impuesto sobre Sociedades para favorecer las inversiones, así como de poner en marcha nuevos incentivos para fomentar el ahorro a largo plazo.

Las propuestas de Lagares

El grupo de expertos presidido por Manuel Lagares propuso una gran reforma fiscal que se pondría en marcha en dos fases. La primera consistiría en bajar los impuestos directos (IRPF y Sociedades) y compensar la pérdida de recaudación con un incremento de los indirectos. La segunda, que se haría más adelante, se basaría en una bajada de las cotizaciones sociales que pagan las empresas y una subida de IVA para mantener la recaudación.

Estas dos grandes líneas de la reforma incluían además diversos cambios como la supresión del Impuesto sobre el Patrimonio, el desarrollo de un nuevo Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) o la creación de nuevas figuras como un tributo que grave el vino.

El Gobierno ya ha rechazado muchas de las medidas propuestas por el grupo de Lagares, como la idea de gravar la vivienda también en el IRPF o la nueva subida de IVA. De hecho, muchos miembros del Gobierno han rechazado esta posibilidad a pesar de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha vuelto a hacer esta petición esta misma semana.

En las conclusiones preliminares de su evaluación anual de la situación de la economía española, el FMI recomendó al Gobierno impulsar la recaudación mediante subidas de impuestos indirectos con el fin de rebajar el déficit y la deuda

Otros aspectos que se incluirán en la reforma


Aunque respecto al tema inmobiliario poco se sabe, de otros aspectos de la reforma ya se han adelantado algunas medidas. Se sabe, por ejemplo, que el tipo nominal del Impuesto de Sociedades bajará para acercarlo al tipo efectivo de gravamen.

También se ha hablado del IVA sobre el que Montoro ha asegurado, en repetidas ocasiones, que no se modificará tras la subida aplicada en 2012. 

Será el Gobierno el que nos saque de dudas en los próximos días cuando se dé luz y taquígrafos al nuevo marco fiscal.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios