www.diariocritico.com

El poder de los ignorantes

Un artículo de Miguel Garví Sánchez

sábado 31 de octubre de 2015, 08:37h

El tiempo pasa para las cosas materiales, pero no para las palabras. Está de moda, estos días, el filósofo y académico Emilio Lledó, al haber alcanzado el galardón del premio Princesa de Asturias de la Comunicación y Humanidades. No es que antes no lo estuviera, es que a estas personas no les gusta el protagonismo, el filósofo siempre ha preferido el rincón oculto que te permite pensar y escribir. De Él me ha llamado la atención una frase: "Lo terrible es que un ignorante con poder determine nuestras vidas". Se dan cuenta de la profundidad de la frase. Es espantosa la realidad. Que pocas personas han pensado en ella y nos afecta a todos, sí, todos estamos bajo ese yugo del que casi nunca nos damos cuenta.

Hablaba. Lledó, en una entrevista reciente, sobre los tres escalones que tiene que contemplar el hombre para ser feliz. "El cuidado de la mente", el psique. "El cuidado del cuerpo" somos naturaleza. "El cuidado de la riqueza" de los bienes. Cuando estos estadios se mantienen en ese orden, el hombre es feliz, más cuando intenta alterarlos y lo consigue, se pone el mundo en peligro y lo lleva a la falta de esperanza. ¿Nos empiezan a sonar algunas cosas que están ocurriendo a nuestro alrededor? Verdad que sí. ¡Qué simple, pero que rotundo!

Yo añadiría una de mis constantes en mis escritos, la educación. La educación es el ser al hombre, no hay hombre sin educación. ¡Y qué olvidada la tenemos! Cómo es despreciada por todos los políticos que nos gobiernan. Ninguno, sí, ninguno quiere un pueblo bien formado, con ansias de saber. Ese pueblo sin duda sería muy peligroso, le llamaría de tu al político de turno y eso es cosa grave.

Esta larga reflexión viene a cuento de unas tontas palabras pronunciadas por uno de nuestros políticos, famosillo él, y del que me niego a hacerle publicidad. En una de sus salidas de tono y cuando algún periodista le pisa el "callo". Un político del signo contrario le recrimina que no hay transparencia en su gestión, y el hasta hoy presidente de una autonomía, sin haber ganado las elecciones, dice: "al Defensor del Pueblo mandaremos las listas de espera y sobre todo la espera de las listas, que ha habido durante cuatro años, yo creo que tienen una desorientación , a ver si asimilan que ya no están en el Gobierno, pero oye, yo como decía Napoleón, "el" adversario cuando está "despistao" mejor no molestarle". Sin comentarios, ¿verdad?

Al tiempo de redactar estas líneas, me viene a la cabeza una de las numerosísimas películas protagonizadas por el genial Mario Moreno "Cantinflas". Hace referencia a las personas que se sienten dueñas del mundo. Intento transcribir la escena de la película:
"¿Qué es la burocracia?" y con su peculiar ingenio dice: "Proviene del Francés bureau que significa escritorio y del Griego Kratos, que significa poder, el poder de los escritorios". Y más tarde añade: "¿Qué es la democracia? El poder del pueblo por el pueblo y aunque ellos también son pueblo, se olvidan de los que están ahí fuera, de los que hacen colas, porque ellos vienen a pagar sus impuestos, para con ellos pagarles a Vds. sus sueldos" Habrán adivinado que se dirige a un político. Y yo añado, sus dispendios, sus excesos, sus coches oficiales, algún día hablaré del coche oficial, hoy no es el momento, ah y se me olvidaba, de sus jubilaciones máximas por unos pocos meses de cotización.

Seguro que estoy predicando en el desierto, pero me da igual, con que solo uno de nuestros políticos se dé por enterado, de que solo son “aves de paso” y que mañana habrá otro en su lugar, que seguro lo hará peor que él y que pasará a engrosar las listas del batallón de los olvidados, pues la mayoría nada habrán aportado y serán condenados, como todos los demás, al olvido y al ostracismo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios