www.diariocritico.com
'40 años de paz': España vista por quienes no conocieron el franquismo

'40 años de paz': España vista por quienes no conocieron el franquismo

lunes 07 de diciembre de 2015, 07:55h

Pablo Remón, en su faceta de guionista de cine es uno de los nombres más perseguidos por los directores españoles. Junto a su hermano Daniel, ha firmado películas como ‘Casual Day’(seleccionada en el Festival de San Sebastián y premio a la mejor película y mejor guion por el Círculo de Escritores Cinematográficos) o ‘Cinco metros cuadrados’, ambas dirigidas por Max Lemcke.

Ahora ha estrenado en el XXXIII Festival de Otoño a Primavera (FOP) su tercera creación teatral, ‘40 años de paz’, protagonizada por Ana Alonso, Fernanda Orazi, Francisco Reyes y Emilio Tomé. Y, además de autor del texto, Remón dirige también este montaje que se ha representado en la Sala Negra de los Teatros del Canal de Madrid entre los días 25 y 29 de noviembre.

La historia de ‘40 años de paz’quiere coincidir con la propia historia de España contada a través de la visión de cuatro personajes que hacen el doble juego de ser protagonistas de su propia historia personal, al tiempo que se convierten en personajes secundarios de las vidas de los demás. Todos ellos cuentan aquellas peripecias y episodios de su vidaque han marcado su existencia para hacerlos lo que son y como son.

Un general franquista muere ahogado en la piscina de su casa. Deja tres hijos y viuda: El mayor es abogado en un bufete que maneja asuntos de calado y ahora está entrampado por una deuda de 40 millones; la hija mediana es actriz y, a sus 40 años, ve frustrado su deseo de ser madre, y el hijo menor ha fracasado como poeta, ha coqueteado con las drogas y sigue viviendo con su madre.

En todos los casos la cifra 40, que coincide también con el tiempo transcurrido desde el fallecimiento de Franco, hasta la actualidad (1975-2015), tiene una marcada importancia, que se suma a un aspecto esencial para cada uno de ellos, la maternidad, el peso de los años o los fracasos laborales, en el caso de los hijos, y el matrimonio, en el caso de la madre.

El punto de vista de la historia general que se cuenta va variando constantemente, a medida que los protagonistas pasan a ser secundarios cíclicamente. El autor parte de la idea de Jorge Luis Borges de que todo narrador es a su vez objeto de otra narración que él no ha construido y este montaje busca levantar un juego teatral sobre el acto de contar historias de varios personajes, en varios espacios y tiempos (Narrar y narrarse, representar y representarse). Precisamente por ello, no es una sola historia la que se narra sino tantas como personajes, y todas ellas se cruzan, se entremezclan y los propios personajes tienen que adoptar identidades distintas a lo largo del montaje, y, además, sin desaparecer nunca de escena, lo cual supone una dificultad añadida a la hora de poner en pie la obra. Para ello, utilizan el micrófono, una práctica que se está poniendo de moda últimamente entre los directores que recurren a él en los apartes de los personajes o cuando hacen de narradores.

El autor y director de estos ‘40 años de paz’, creemos que consigue su empeño solo en cierta medida. Y lo pensamos porque tenemos un referente teatral bien próximo en una obra que ha vuelto a reponerse recientemente en las Naves del Español, y que tiene también la ambición de contar una historia muy larga en el tiempo, en espacios y acciones diferentes. Hablo de ‘Cuando deje de llover’, del australiano Andrew Bovell, dirigida por Julián Fuentes Reta.

Con todo, son notables tanto la interpretación de los actores -sin duda, lo mejor del montaje-, que se meten con facilidad pasmosa en sus personajes respectivos; así como la escenografía (de CajaNegra TAM, que firma también el vestuario), que sitúa al espectador en una casa solariega en medio de la meseta, y en torno a una piscina llena de agua sucia -metáfora clara del lodo en el que está inmersa España-, y el espacio sonoro y la iluminación deDavid Benito y Eduardo Vizuete.

En resumen, ‘40 años de paz’ nos parece una obra que apunta más que alcanza, aunque en un ejercicio interesante y perfeccionable por Pablo Remón, un autor que nos dará futuras sorpresas porque técnica y facultades ya las demostró en ‘La abducción de Luis Guzmán.

40 años de paz

Autor y director: Pablo Remón

Intérpretes: Ana Alonso, Fernanda Orazi, Francisco Reyes y Emilio Tomé

Teatros del Canal. Madrid

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios