www.diariocritico.com

¿Dónde deben vivir los animales?

¿Dónde deben vivir los animales?
lunes 07 de noviembre de 2016, 10:35h

Los animales forman parte de nuestras vidas. Allá donde estemos nos encontraremos con ellos. Esto se explica debido a que el reino animal constituye un grupo enorme, con millones de miembros. Sin ir más lejos, el ser humano, cuya población se estima en siete billones de personas, también se encuentra dentro de este grupo.

Las diferentes formas de vida de cada una de las especies juegan un papel fundamental en el equilibrio del ecosistema. Por ejemplo, la depredación llevada a cabo por los animales carnívoros representa un mecanismo natural para controlar las especies herbívoras. Si la población de éstas últimas creciera descontroladamente, aniquilarían áreas considerables de bosque, que puede ser el hábitat de otras muchas especies. Es por ello por lo qué los animales deben vivir en su hábitat natural.

Si el hábitat de cada una de las especies no es alterado o destruido, se asegura la supervivencia de éstas. El hábitat es importante ya que es el lugar donde residen las especies. Así, las condiciones son óptimas para que la especie pueda vivir y reproducirse.

En la página web DondeVive.org, podemos echar un vistazo si estamos interesados en saber cuál es el hábitat de los animales más conocidos, e incluso de nuestras mascotas.

Los hábitats pueden ser terrestres o acuáticos. Según la capacidad de adaptación de las especies, pueden vivir o no en esos lugares. A continuación, detallaremos algunos de los hábitats donde viven las diferentes especies de aves, animales marinos, felinos, reptiles, etc.

Bosques y selvas, los hábitats terrestres con más diversidad

Obviamente, los hábitats terrestres están colonizados por animales terrestres. El tamaño de este tipo de especies es muy variable, desde algunas que son enormes hasta otras más pequeñas. Entre los diferentes tipos de hábitats terrestres tenemos las selvas, los bosques, los desiertos o los polos.

Empezando por las selvas, se debe remarcar que éstas tienen una gran variedad de especies. El hábitat se caracteriza por ser un sitio con mucha humedad, donde los animales conviven con una gran cantidad de especies vegetales.

El elefante es uno de los animales más representativos de las selvas. Esto se debe a que necesita grandes cantidades de agua para sobrevivir. Además, es un animal que puede recorrer grandes distancias, siempre con el objetivo de buscar aquel hábitat que le proporcione el agua necesaria.

Otros animales que viven en las selvas son: la serpiente, la jirafa, el cocodrilo, muchas especies de insectos, el jaguar, las aves o el mono, entre otros.

El bosque, también destaca por ser uno de los ecosistemas terrestres con mayor número de especies animales. Suelen ser zonas frías, con una vegetación que está formada por árboles y matas, y constituyen una gran superficie del globo terráqueo.

El ciervo, el oso hormiguero, la ardilla y algunas aves son algunas de las especies que más comúnmente podemos encontrar en los bosques. Una de las especies más representativas es la marmota, el roedor más grande perteneciente a la familia donde se encuentra la ardilla. Sobretodo habita zonas frías de Europa, Asia y Norteamérica.

Por su parte, el león, uno de los animales más carismáticos y para muchos el rey del mundo animal, suele vivir en zonas con mucho calor, como los desiertos. Sin embargo, debido a que es un animal en peligro de extinción, la mayoría de ellos son criados en reservas naturales o zoológicos para garantizar su supervivencia.

Por otro lado, hay animales que se han adaptado al frío y a la nieve, ocupando los polos. Entre éstos, los más característicos son el oso polar, el pingüino o la foca.

Los principales hábitats de las especies marinas

Cuando hablamos de hábitats marinos, debemos distinguir aquellas especies que viven en agua dulce (ríos, lagunas, lagos…) de las que viven en aguas saladas (mares, océanos…).

Los peces o las tortugas, dependiendo de la especie o variedad, los podemos encontrar en cualquiera de los dos hábitats. En cambio, los delfines, las ballenas, las medusas o los pulpos suelen ser especies estrictamente marinas.

No obstante, hay algunas especies acuáticas que también han sido clasificadas como especies terrestres. Aunque pueda parecer una contradicción, muchas especies acuáticas pueden pasar gran parte de su vida fuera del agua. Es el caso de la tortuga o del cocodrilo.

Especialmente interesante es el caso del ornitorrinco, un habitante frecuente de ríos, riachuelos y lagos. Si consultamos un libro, éste nos dirá que es un animal semi-acuático. Si bien pueden nadar y sumergirse para bucear, su visión queda afectada en contacto con el agua, ya que sus ojos y oídos se cierran en ese momento.

¿Y dónde deberían vivir nuestras mascotas?

Si tenéis un gato o un perro podéis estar muy tranquilos. El mejor hábitat para los perros y gatos domésticos es nuestro hogar. El perro, como todos sabemos, se considera el mejor amigo del hombre. Solo tenemos que darle un plato de agua y un poco de comida y será tu fiel compañero para siempre.

En el caso del gato sucede lo mismo. A pesar de que es un animal más independiente, un buen cuidado hará que te acompañe allá donde vayas. Eso sí, tener un gato y un perro bajo el mismo techo puede ser un problema, ya que los gatos son muy territoriales y no les gusta compartir espacios.

Ahora bien, debemos ser conocedores de las especies de gatos y perros salvajes. Éstos los podemos encontrar en diferentes hábitats, tales como cuevas y madrigueras, cuyo comportamiento no es domesticable y, por tanto, no podrán vivir con nosotros.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

1 comentarios