www.diariocritico.com
Crítica de la obra de teatro 'El proceso': manual de detección y oposición al Poder

Crítica de la obra de teatro 'El proceso': manual de detección y oposición al Poder

martes 18 de mayo de 2021, 11:01h

Recuerdo vívidamente la turbación y el interés creciente que en su día me causó, siendo aún un joven estudiante de Periodismo, la lectura de la novela de Franz Kafka titulada El proceso. Como El Quijote unos cuantos años atrás, accedí al texto por imposiciones académicas que nunca agradeceré suficientemente porque las dos novelas son verdaderamente ejemplares, premonitorias, clarividentes.

Pues bien, esta temporada, y para comenzar este extraño y pandémico año teatral, Réplika Teatro montó con la seriedad y la calidad que acostumbra y que es marca de la casa, una adaptación de ‘El proceso’ -muy fiel, por cierto, con apenas una parte de obligada y expresa actualización-, que firma Jaroslav Bielski, que además es traductor, director del montaje y diseñador de la iluminación. La excelente puesta en escena no habría podido ser más oportuna con un año tan distópico, tan global y tan –si se me permite-, kafkiano como el que hemos vivido todos, y en todas partes.

Aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, lo que genéricamente llamamos el Poder, no ha podido resistirse a la tentación de hacer eso que los modernos politólogos llaman “ingeniería social”. De hecho, aún estamos metidos de hoz y coz en ella. Las condiciones eran inmejorables porque nada como el miedo atenaza tanto al hombre y había que aprovecharlo...

Josef K, personaje encarnado magníficamente por Raúl Chacón (primero tranquilo, seguro de sí mismo, sorprendido, y después, paulatina e irremisiblemente, inquieto, preocupado y hasta convencido de que algo ha hecho mal…), Al fin y al cabo es un hombre del sistema. Seguramente hasta modélico, pero un buen día se ve implicado en ‘El proceso’, y eso lo descoloca hasta el punto de que, por puro instinto de supervivencia, no tiene más remedio que intentar defenderse al tiempo que aprende unas reglas absolutamente desconocidas e inaceptables para él. Alguien ha cambiado las normas y nadie sabe cómo ha sido. ¿Qué hacer ante esa circunstancia para intentar encajar los reveses de la nueva situación?

Poco a poco tiene que acudir, consultar o enfrentarse a distintos personajes: Franz y Block (Varo Mogrovyan), Guille y El Ujier (Manuel Teódulo), El Supervisor y El Sacerdote (Enrique Meléndez), El Juez Instructor y El Abogado Huld (estupendo Manuel Tiedra), La Mujer (Antonella Chiarini), El Estudiante y Titorelli (Javier Abad), Tío Albert (Antonio Duque), y Leni (sensual Mariana Busto). Los nueve actores conforman un elenco ajustado y sugerente de personajes que acaban de ahormar la nueva personalidad de Josef K, que ya se sabe permanentemente controlado, vigilado y sometido por el nuevo y oculto Poder.

Varias grandes placas futuristas –una especie de metacrilato-, divide los espacios por donde transita Josef K y el resto de personajes. Lo ha diseñado Gabriel Carrascal. A los personajes, con la inspiración, el primor y el cariño de siempre, los ha vestido Rosa García Andújar (botas altas con el anagrama de la Justicia, pantallas anticovid para que no haya duda de la época en la que discurre la fábula adaptada por Bielski…), y la música inquietante y posmoderna ha salido del cerebro de Chema Pérez. Y, como ya sea dicho, es el propio Jaroslav Bielski quien ilumina la escena , unas veces inquietante, otras diáfana, otras cálida…

El montaje es intranquilizante, desazonador, hiriente incluso. Pero Bielski es eso, justamente, lo que ha querido hacer con este montaje de ‘El proceso’. Absolutamente necesario para pensar y para pensarse. Para ayudar a desentrañar los oscuros mecanismos del Poder para someter al pasivo y acomodaticio ciudadano, siempre dispuesto a mantener lo que tiene, incluso a costa de lo que es.

‘El proceso’

Autor: Franz Kafka

Dirección, traducción, versión y diseño de iluminación: Jaroslaw Bielski

Reparto: Raúl Chacón, Varo Mogrovyan, Manuel Teódulo, Enrique Meléndez, Manuel Tiedra, Antonella Chiarini, Javier Abad, Antonio Duque y Mariana Busto

Escenografía: Gabriel Carrascal

Diseño de vestuario: Rosa García Andújar

Composición musical: Chema Pérez

Compañía: Réplika Teatro

Producción: Réplika Teatro – Socorro López Anadón

Jefe de producción: Mikolaj Bielski

Ayudante de dirección: Eva García

Ayudante de diseño de vestuario: Lucía Célis Castaneda

Comunicación y prensa: Noelia Gallego

Técnico de sonido e iluminación: Mikolaj Bielski

Colabora: Centro Checo de Madrid

Sala Réplika Teatro, Madrid

14, 15 y 16 de mayo de 2021. Para próximas funciónes, ver la web de la sala

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios