www.diariocritico.com

Por qué viajar a Grecia en Verano 2018

martes 13 de marzo de 2018, 17:42h

Entre los destinos soñados por los aficionados a los viajes destaca desde siempre la península de Grecia. Historia, cultura, gastronomía, islas y unos paisajes paradisíacos conforman una oferta turística que no pasa de moda y que, año tras año, resurge con nuevos impulsos.

La mejor época para visitar las islas es el final de la primavera y el verano, y el motivo es el clima. Aunque en los meses de julio y agosto la afluencia de visitantes es mayor y hace bastante calor, es el momento perfecto para embarcarse en un crucero por las islas griegas y para disfrutar de veladas nocturnas al aire libre. Y, ¿cuántos días son necesarios? Lo ideal es dedicar un mínimo de 10 días. Los traslados ya se llevan una buena parte del tiempo, por lo que una semana de viaje se quedaría bastante corta.

Lo imprescindible: Atenas, Mykonos y Santorini

La península de Grecia y sus más de 600 islas componen un panorama inagotable de experiencias. Para los que viajen por primera vez, el programa puede empezar por el triángulo que forman la ciudad de Atenas y las islas de Mykonos y Santorini.

La visita a la capital griega incluye necesariamente la Acrópolis, con las ruinas del imponente Partenón; desde allí se contemplan las mejores panorámicas de la ciudad. El barrio de Plaka, el Ágora, el Tempo de Zeus Olímpico y la plaza Syntagma son otros puntos de la ciudad que vale la pena visitar.

Mykonos destaca por su ambiente nocturno mientras que Santoniri es perfecta como destino romántico. Las puestas de sol de Santorini, sus conocidas cúpulas redondeadas y sus casas blancas con puertas azules son imágenes de postal que quedarán en el recuerdo.

Islas Jónicas y Creta

Las "Siete Islas" del Jónico (Corfú, Paxos, Léucade, Ítaca, Cefalonia, Citera y Zante) son conocidas por su vegetación y por la belleza de sus playas. La que se lleva los honores es Corfú, por su singular combinación de tradición y modernidad. Los amantes de la tranquilidad prefieren la mítica Ítaca, mientras que los jóvenes se decantan por el ambiente de Zante, famosa también por sus aguas cristalinas.

En Creta, la isla más grande el Grecia, destaca principalmente la región de Chania y enfrente la isla de Gavdos, un paraíso sin coches ideal para desconectar. Y para los que dispongan de más días y se animen a desplazarse más lejos, una buena recomendación es combinar el recorrido por las islas griegas con un viaje a Chipre.

Gastronomía

Al margen de la belleza de sus islas y de la herencia clásica, otro de los grandes atractivos de Grecia es la gastronomía. Los platos tradicionales griegos son una delicia para el paladar, desde la tradicional mousakka hasta el soulavki, muy parecido a los famosos kebabs. Pero donde se nota la diferencia es en los lácteos: los yogures griegos y el famoso queso feta han traspasado fronteras y son un elemento distintivo de la gastronomía helena.

Amabilidad y buenos precios

Otro signo característico de Grecia es la amabilidad de sus gentes. Por lo general, los griegos son personas sencillas, abiertas y muy predispuestas a colaborar con los viajeros. Los precios son otro factor positivo añadido; tanto los alojamientos como la comida resultan bastante asequibles.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios