www.diariocritico.com
Los datos avalan el éxito del concierto experimental sin distancias de Love of Lesbian
Ampliar
(Foto: Twitter Palau Sant Jordi)

Los datos avalan el éxito del concierto experimental sin distancias de Love of Lesbian

martes 27 de abril de 2021, 13:21h

Hace unas semanas el Palau Sant Jordi de Barcelona vivió un experimento clave para conocer si las mascarillas y los test de antígenos podían ser la clave para la vuelta de conciertos y eventos masivos. Love of Lesbian actuó ante 5.000 personas, en plena pandemia, sin distancias de seguridad pero con mascarilla en todo momento y previa realización de un test de antígenos a todos los asistentes. Los resultados del estudio final son muy prometedores.

Los investigadores del Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona han comunicado en una rueda de prensa los resultados del evento dos semanas después y de las 5.000 personas que asistieron al concierto sin distancias, tan solo 6 de ellos se han contagiado de coronavirus, lo que equivale a una incidencia de 131 casos por cada 100.000 habitantes, una cifra mucho menor de la tasa de 260 casos por cada 100.000 habitantes que tenía Barcelona en la fecha del concierto.

Unos datos muy prometedores para la industria, pues los espectáculos han quedado muy reducidos tras la crisis del coronavirus con aforos muy limitados y con medidas de seguridad que en ocasiones dificultan su realización. Pero el análisis del concierto masivo de Love of Lesbian confirma que el evento "no fue de supertransmisión" y abre la puerta a la celebración de grandes eventos tomando ciertas medidas.

El protocolo del concierto

Para llevar a cabo la investigación, a todos los asistentes (5.000 personas) se les hizo un test de antígenos el mismo día de su celebración. En dicho cribado se registraron 6 casos positivos a los que se les devolvió el dinero de la entrada y no acudieron al concierto.

Una vez confirmados el resto de asistentes, dentro del Palau la mascarilla era obligatoria en todo momento, pero el público no tenía por qué guardar la distancia de seguridad. Además, podían bailar y reunirse a su antojo, eso sí, siempre con la mascarilla. Se prohibió comer en pista para minimizar el riesgo de exposición.

Y tras finalizar el evento, no hicieron cuarentena, pudieron hacer vida normal cumpliendo las medidas sanitarias vigentes. Dos semanas después, los resultados muestran que la seguridad y los eventos no están reñidos, eso sí, el desembolso para garantizarlo -reconocen los investigadores- es muy elevado todavía, pero sin duda es una ventana a un futuro para la industria.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios