www.diariocritico.com

Hungría

El afamado musical 'Billy Elliot' basado en la galardonada película homónima ha visto suspendidas sus funciones en la Ópera de Budapest, tras una "homófoba" campaña emprendida por el periódico 'Magyar Idök', que alertaba del "riesgo de convertirse en homosexuales" los jóvenes que asistieran a la representación. Las reacciones no se han hecho esperar en Twitter, donde se acumulan las críticas a la cancelación del musical.

> Pretende así contener a los miles de refugiados que pretenden entrar de paso a su país
> Se suma a la valla ya erigida sobre Serbia y a la prevista junto a Rumanía

El primer ministro de Hungría, Viktor Orban, ha anunciado este viernes el inicio de la construcción de una valla en la frontera con Croacia para bloquear el paso a los miles de solicitantes de asilo que se dirigen al centro de Europa. Sin contar con las vallas de Ceuta y Melilla o los muros en Irlanda del Norte, se trata de la primera frontera física construida en territorio europeo desde la caída del Muro de Berlín.

> Justifica su política en temas de "seguridad" para el país

La afluencia masiva de refugiados está desbordando a Europa, que no es capaz, por el momento, de dar una respuesta eficaz ante una de las mayores crisis humanitarias a las que se ha enfrentado. Ante la falta de acuerdos unánimes varios países comienzan a tomar decisiones unilaterales sobre la gestión y ayuda a los inmigrantes. Hungría es un ejemplo, que ha construido una valla para evitar el paso al país y además ha creado nuevas leyes que implican penas de cárcel para quienes crucen de manera ilegal la frontera. A casos como el húngaro se le suman países como Polonia, que también rechaza cuotas de acogida o el cierre de la frontera de Marruecos con España, paso en el que se aglutinan también refugiados de guerra. Además la diplomacia europea vuelve a fracasar y los 28 no han llegado a ningún acuerdo sobre los 120.000 inmigrantes que pretenden reubicar dentro de la Unión. La reunión queda aplazada al próximo mes.

> Macedonia se plantea cerrar su frontera con Grecia y critica a Europa por su gestión en este asunto

La respuesta europea a la crisis migratoria tiene dos caras, los que se muestran partidarios de acoger refugiados en sus países, y los que rechazan esta opción. Alemania, Francia o España se sitúan a la cabeza de los países europeos que más acogerán, pero países como Polonia, entre otros, no están dispuestos a asumir tal esfuerzo. Hungría ha construido una valla con cuchillos en la frontera con Serbia, Macedonia se está planteando cerrar las suyas con Grecia, Austria corta las conexiones ferroviarias con Hungría ante la "masiva afluencia" según ha declarado la empresa estatal de trenes en un comunicado... Existen varias posiciones para solucionar esta crisis humanitaria, pero solo un afectado: el refugiado.

La Policía búlgara ha detenido a cuatro personas, tres búlgaros y un afgano, por su presunta implicación en la muerte de las 71 personas halladas sin vida este miércoles en un camión en una autopista de Austria, según ha informado en un comunicado.

> Las autoridades emplearon gases lacrimógenos contra los refugiados que se encontraban en el centro

Las tensiones por el flujo masivo de refugiados hacia el centro de Europa se han vivido hoy en Hungría, en un centro de recepción de inmigrantes en el que por causas no del todo claras la policía arremetió con gases lacrimógenos contra los inmigrantes. Hace pocos días los altercados se vivieron en Macedonia, cuando el Gobierno decretó el estado de emergencia en sus fronteras y cerró los pasos a miles de inmigrantes, aunque posteriormente ha ido dejando entrar de manera ordenada a los refugiados que buscan llegar a Europa.

Hungría se 'blinda' completamente ante la llegada de refugiados a sus fronteras, que lejos de disminuir, sigue aumentando. Además de las leyes que aprobó para criminalizar a los que entrasen de forma ilegal en el país, fuesen refugiados o no, ahora ha dotado al ejército de más poder en la gestión de la crisis humanitaria en sus fronteras. El Parlamento ha decretado que los militares podrán utilizar material no letal, como pelotas de goma y gases lacrimógenos además de poder participar en el control fronterizo junto con la policía. También les da permiso para bloquear carreteras o restringir el tráfico. Estas nuevas leyes se suman a la construcción de vallas en sus fronteras con Croacia, Serbia y Rumanía, todo para frenar el paso de migrantes.

> La situación obliga a cambiar la ruta y el flujo se dirige hacia Croacia y Eslovenia

La Policía húngara ha empleado gases lacrimógenos y un cañón de agua contra los inmigrantes y refugiados concentrados en la frontera con Serbia, según ha informado un reportero de Reuters y un responsable de la ONU:

> El primer ministro, Viktor Orban, justifica esta medida alegando una "rebelión de inmigrantes ilegales"
> Hungría es un país clave en el camino de los refugiados ya que conecta con varios países del centro de Europa

La crisis humanitaria de los refugiados, el mayor éxodo desde la Segunda Guerra Mundial, está desbordando a Europa, una Europa que por el momento no está sabiendo dar una respuesta unánime para resolver esta situación. La cuotas que ha impuesto la Comisión sobre el reparto entre varios países de los refugiados que han llegado al viejo continente no convencen a todos, unos las aceptan sin problemas y otros las rechazan totalmente, mientras que otros, como Hungría comienzan a elaborar leyes de inmigración muy estrictas para impedir la entrada a los que vienen huyendo de las guerras a la vez que comienzan a construir verjas con cuchillas en las fronteras para impedir el tránsito. Otros países como Macedonia se plantean cerrar su frontera para frenar el goteo. Mientras tanto, los refugiados siguen huyendo del horror que reina en sus países de origen como Siria o Irak y se encuentran, los que logran llegar, con más barreras.

Una larga columna humana formada por centenares de refugiados, posiblemente más de mil, ha salido andando de Budapest en dirección a la frontera de Austria, situada a más de 200 kilómetros de distancia. El miedo a subir a los trenes que supuestamente se dirigen a campos de refugiados les ha llevado a echarse a la carretera para intentar llegar a la capital vienesa.

Nueva tragedia migratoria, ésta vez en terreno europeo, si el miércoles aparecían 50 inmigrantes muertos en la bodega de un barco frente a las costas de Libia hoy se ha sabido que la odisea para inmigrantes y refugiados no termina al llegar a Europa. Otros 70 refugiados han fallecido en el interior de un camión mientras se dirigían a algún país del centro de Europa. Las condiciones de estos viajes de huida, forzados por las guerras de los países de origen de muchos de ellos, son deplorables tanto cuando se adentran en el mar como cuando alcanzan tierra. Las autoridades húngaras y austríacas están trabajando para localizar al conductor, que según han relatado los supervivientes, ignoró sus súplicas de parar para poder respirar.