www.diariocritico.com
     24 de septiembre de 2022

Medios de comunicación

Tras condenar hechos como la agresión a un reportero de Cuatro o el veto a medios de comunicación en actos y entrevistas de Vox, la Junta Directiva de la Federación de Asocaciones de Periodistas de España (FAPE) ha denunciado la "campaña de acoso emprendida por Vox, que supone una clara vulneración de los derechos constitucionales a la libertad de expresión y de información".

La formación de extrema derecha Vox lanzó ayer una polémica campaña en las redes sociales presentando las elecciones como una batalla entre 'España y el feminismo, el colectivo LGTBI, el comunismo, el republicanismo o el nacionalismo' y determinados medios de comunicación señalados por el partido'. En seguida se sucedieron las críticas en Twitter a esta campaña cuanto menos agresiva en la que se representaba a Vox como un luchador que alza su espada ante los que considera sus enemigos. En rechazo a la campaña, Arcópoli ha presentado una denuncia ante la Fiscalía por un presunto delito de odio, así como un escrito ante el Defensor del Pueblo alegando situación de desamparo.

La Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) ha blindado el derecho a la libertad de expresión, frente a las insinuaciones del Gobierno sobre una posible revisión ante la proliferación de 'fake news' (noticias falsas). La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo manifestó ayer que el derecho a libertad de expresión y prensa "no lo resiste todo", al tiempo que planteó que la Unión Europea revise la legislación al respecto. La FAPE rechaza cualquier intento de modificación porque "cada vez que los Gobiernos intentan regular la libertad de expresión es para limitarla".

> Afea a Rivera que limpiara su currículum tras "soltar barbaridades"

"¿Quién está manejando la política de la derecha en este país?", se preguntó el secretario de Organización del PSOE y ministro de Fomento, José Luis Ábalos, tras acusar a PP y Ciudadanos de actuar siguiendo las instrucciones de los medios, en alusión a la campaña informativa en relación a la tesis doctoral del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

La veterana y respetada periodista Soledad Gallego-Díaz será la primera mujer que dirija el diario 'El País', tras haber sido propuesta para sustituir a Antonio Caño. La noticia la había avanzado la agencia EFE y en seguida ha sido recopilada por los principales diarios digitales. La propuesta de Soledad Gallego-Díaz para ser directora del diario ha recorrido todas las redacciones, y el mundo del periodismo ha comenzado a celebrar en las redes sociales esta "buena noticia" para la profesión.

Mujeres periodistas de decenas de medios y agencias de comunicación, gabinetes de prensa, y, en general, trabajadoras de medios y empresas periodísticas han promovido un manifiesto de apoyo a las convocatorias de huelga general feminista del próximo jueves 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer.

La formación de Pablo Iglesias ha protagonizado un nuevo encontronazo con los medios de comunicación por su 'guerra' abierta contra PRISA y otros grupos mediáticos. Podemos ha celebrado este lunes un desayuno informal y cerrado con más de una quincena de periodistas en el que han sido vetados los redactores que llevan la información sobre el partido morado en 'El País', la 'Cadena SER', 'El Periódico', 'El Independiente', 'Vozpópuli' y 'OK Diario'. Podemos ha justificado que se trataba de un acto privado a diferencia de las ruedas de prensa abiertas a todo el mundo.

Podemos propuso abrir el debate sobre los medios de comunicación tras el polémico enfrentamiento directo de su secretario general, Pablo Iglesias, con los periodistas en un acto universitario y ha decidido despedirse de la breve legislatura en el Congreso con una propuesta de "límites" a los medios. Concretamente, la formación morada aboga por "poner límites a la propiedad cruzada en medios de comunicación" y por "adoptar otras estrategias" de fomento del pluralismo, la producción nacional y local en radio y televisión y la diversidad mediática, con el objetivo de situar el espacio mediático "a la altura de los estándares de calidad europeos".