www.diariocritico.com
Crítica de la obra de teatro 'Galdós en los infiernos': mujeres, literatura y España

Crítica de la obra de teatro 'Galdós en los infiernos': mujeres, literatura y España

lunes 08 de noviembre de 2021, 07:59h

Durante la pasada temporada fueron muchos los dramaturgos y directores de escena que se sumaron a la celebración del Año Galdós, el año en que se cumplía el centenario de la muerte del escritor. Pero muy pocos han podido continuar con representaciones de sus montajes más allá de los teatros en donde fueron estrenados. Uno de ellos es ‘Galdós en los infiernos’, propuesta estupendamente escrita y dirigida por Enrique Gallud Jardiel que, después de ser estrenada en el Teatro Rojas de Toledo, en septiembre pasado -y entre otras ciudades-, se representó en Talavera de la Reina, el pasado sábado en la Casa de Cultura de Illescas y tiene por delante durante los próximos meses otras funciones más en diversas localidades de Castilla La Mancha.

Producen el espectáculo las compañías Telón Corto y La Magia de la Voz, que han sabido integrar un elenco experimentado y con mucho oficio que, en conjunto, levantan una función atrayente, didáctica, entretenida y llena de crítica social y de sentido del humor. El que ha trasladado al texto, primero, y al escenario después, Enrique Gallud Jardiel quién, además, forma parte del reparto junto a los actores Antonio Albella, Jacobo Dicenta, Carlos Moreno Palomeque, Beatriz Melgares, Isabel Gaudí e Isabel Prinz. Escucharlos y verlos moverse por el escenario es una verdadera delicia que el público sabe apreciar, disfrutar y premiar con merecidos aplausos durante los 90 minutos aproximados de duración de la propuesta escénica.

Efectivamente, en la temporada pasada fueron varios los espectáculos que tomaron a Galdós como late motiv de sus propuestas abordando diversos aspectos de la figura del escritor canario y madrileño en su primer centenario. Entre otros, Bien está que fuera tu tierra, montaje dirigido por José Gómez-Friha; El caballero encantado, bajo la dirección de Beatriz Argüello; Galdós: Sombra y realidad, dirigido por Pilar G. Almansa, y Torquemada, dirigido por Juan Carlos Pérez de la Fuente. Todos ellos fueron representados en teatros públicos como el Español, Teatros del Canal o Fernán Gómez, y el de Gallud muy bien hubiera podido integrar ese abanico porque no le faltan ni tino en el texto, ni en la puesta en escena.

‘Galdós en los infiernos’ es una comedia clásica (planteamiento, nudo y desenlace) en la que el nieto de Jardiel Poncela despliega su más que probado sentido del humor, de la parodia y de la crítica social y política para fundir aspectos de la vida personal, literaria, y de compromiso social y político de Benito Pérez Galdós en aquellos finales del XIX y principios del XX, época en la que el genial escritor español desarrolló su abundantísima producción literaria (novelas, ensayos, dramas…) y periodística, probablemente aún no suficientemente ponderada porque él es, sin duda alguna, el mayor y mejor continuador de Cervantes en la historia de la novela española.

Presenta Gallud al maestro canario ante las puertas del infierno, a pesar del agnosticismo del escritor. Y es que, ya se sabe, el desconocimiento o la negación de la ley no exime de su cumplimiento. Allí lo reciben dos diablillos zumbones y algo cínicos (encarnados por Carlos Moreno Palomeque y Enrique Gallud), subcontratados por el cielo y a las órdenes de “su asquerosa eminencia”, Satán (Jacobo Dicenta), para juzgar con todos los formalismos y las garantías necesarios a Don Benito (Antonio Albella) quien, para su defensa, recurre al auxilio de tres alegorías, la Mujer, la Literatura y España (espléndidamente encarnadas también por Isabel Prinz, Isabel Gaudí y Beatriz Melgares, respectivamente).

Entre bromas y veras, allí lo único que no puede pronunciarse es el término “Dios” porque enerva a todos los diablos y los descentra en extremo. Pero, una vez corregidos ese y otros pequeños contratiempos, el Juicio Final discurre con plenas garantías y Don Benito es absuelto de sus pecadillos (afición por el mal llamado sexo débil, veleidades políticas, generosidad con los que menos tenían y cosas así…). Con todo y con eso, el canario y madrileño, prefiere estar en el infierno con Leon Tolstoi y Honoré de Balzac porque así tiene asegurada diversión para toda la eternidad…

Además del uso del cuerpo y el gesto, escuchar a todos los actores es un tan verdadero como infrecuente lujo en nuestros escenarios. Todos vocalizan, proyectan y manejan la voz con maestría insuperables. No estaría de más que –quizás porque casi todos ellos provienen del mundo del doblaje-, trasmitiesen su conocimiento en la materia a buena parte de los actores actuales que, en general, descuidan en exceso la pronunciación clara y el manejo de su voz.

La comedia discurre en un ambiente cálido (un cómodo sofá en un extremo, un sillón y una mesita en el contrario, aire acogedor…), y está construida en varias escenas y, entre una y otra, se proyecta sobre una pantalla situada al fondo del escenario un documental con diversos aspectos de la vida y obra de Galdós –por cierto, alguna de ellas también relacionadas con Toledo-.

Aseguradas, pues, risas, sonrisas, pasión, erudición, enseñanza y placer en una comedia que, a buen seguro, va a proporcionar muchos más lectores de la obra de Benito Pérez Galdós porque esta propuesta escénica, además de glosar la figura del autor canario, es didáctica, sorprendente y entretenida, además de muy divertida. Imperdible.

‘Galdós en los infiernos’

Autor y director: Enrique Gallud Jardiel

Reparto: Antonio Albella, Enrique Gallud, Jacobo Dicenta, Carlos Moreno Palomeque, Beatriz Melgares, Isabel Gaudí e Isabel Prinz

Espacio sonoro: Borja Murel

Iluminación: Alberto Gómez

Producción: Telón Corto y La Magia de la Voz

Colaboran: Paco Plaza y Eduardo Gutiérrez

Casa de la Cultura de Illescas, Toledo

6 de noviembre de 2021

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios