www.diariocritico.com
'Italianenses', en el Teatro del Barrio
Ampliar
'Italianenses', en el Teatro del Barrio

Crítica de la obra de teatro 'Italianeses': ni italianos, ni albaneses

lunes 16 de enero de 2023, 08:20h

Ricardo Rigamonti es uno de esos actores que tiene sello propio. Imposible confundirlo con algún otro compañero de escenario. Acaso porque él practica como nadie el teatro de narración italiano. Inolvidables su Kohlhaas. O El diario secreto de los hermanos Grimm. El primero un cuento para adultos en el que Rigamonti, sentado durante toda la representación sobre una silla, es capaz de envolver a todo el patio de butacas en una historia de aventuras, de buenos y malos, de principio a fin. El segundo, teóricamente un cuento para niños, hace otro tanto con hijos, padres y abuelos del teatro.

Vuelve ahora Ricardo Rigamonti al Teatro del Barrio con otra pieza de teatro di narrazione, ‘Italianeses’, texto de Saverio la Ruina, en montaje dirigido por María Gómez y Ricardo Rigamonti. La narración oral está contada esta vez en primera persona en la que Tonino, el personaje principal de la pieza, se convierte en narrador de su propia peripecia vital al tiempo que asume también las personalidades de otros ocho o diez personajes más, en una narración envolvente, histórica, costumbrista, y necesaria que recoge un episodio de la reciente historia de Italia, vivida tras la II Guerra Mundial. Basta también al actor y dramaturgo italiano afincado entre nosotros para transportar al público a un campo de concentración albanés que, durante cuatro décadas, albergó allí a varios miles de italianos detenidos tras el conflicto mundial y obligados a vivir encerrados entre alambradas, sometidos a vejaciones y abusos, hasta que la dictadura albanesa cayó 40 años después y muchos de ellos quisieron regresar a su patria de origen.

Tonino Cantisani es uno de esos niños que el destino llevó a nacer en aquel campo de prisioneros en 1952. Su padre era calabrés y su madre albanesa, y vive solo con su madre en Albania y en ese campo -su padre salió de allí deportado por las autoridades albanesas…-, sin dejar de pensar, de soñar y de desear encontrarse algún día con la figura de su padre, al que idealiza, y en la ida a Italia, una especie de paraíso en la tierra, en esos mismos sueños de libertad que no dejan de acompañar a Tonino cada día.

Allí, en el propio campo de concentración, el joven queda prendado de una chica rubia, de ojos azules como el cielo, y dulce como el néctar de los dioses. Su pasión por las telas de colores y la fascinación que ejerce sobre él la figura del sastre del campo, lo convierten finalmente en su sustituto y logra enamorar a la joven con la que sueña cada verano, casarse con ella, tener tres hijos y, finalmente, materializar el sueño de la vuelta a la patria… Aunque la realidad no tuvo nada que ver con el sueño recurrente: “Solo cuando salí de Albania me sentí libre de verdad por primera vez. No bastaba con que hubiera caído el régimen. No bastaba con haber salido del campo. No bastaba tampoco que tuviera el pasaporte italiano. Solo cuando vi el cartel con la palabra ‘Trieste’ escrita me sentí por primera vez verdaderamente libre. Y el corazón comenzó a latirme cada vez más fuerte, porque al entrar en Italia me acercaba a papá”.

El poder de evocación poética del texto y del intérprete, de emoción, de fascinación, y la verdad que trasmite Rigamonti son únicos. Y esta vez el actor no solo ríe, llora, gesticula, se mueve con agilidad felina, se expresa con manos y cara, y adopta las personalidades de su padre, de su madre, del ángel rubio que luego sería su mujer soñada, de sus hijos, del sastre, de sus captores y torturadores, sino que, simultáneamente, también hace el ejercicio de narrador de la historia durante más de 80 minutos, y sin que la atención decaiga en el público de la sala ni un solo instante. Para no perdérsela, de verdad.

'Italianeses'

(Basado en historias reales)

Autor: Saverio la Ruina

Dirección: María Gómez y Ricardo Rigamonti

Traducción: Juan Pérez Andrés

Intérprete: Ricardo Rigamonti

Dirección de producción: Nada de Lirios

Iluminación, Escenografía: Nada de Lirios

Sonido y Vestuario: Ricardo Rigamonti

Producción ejecutiva: Ricardo Rigamonti

Teatro del Barrio, Madrid

Sábados 21 y 28 de enero y 6 de febrero de 2023

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios