www.diariocritico.com
'Mosca': pesadilla letal en las aulas
(Foto: David Ruiz)

'Mosca': pesadilla letal en las aulas

sábado 06 de mayo de 2017, 10:33h

"...El chico alto me apretaba el cuello para obligarme a pedirle perdón por mirarle así. Sus dedos estaban fríos en mi nuca, mi sonrisa, mi miedo. Di solo perdón y te dejo libre. Venga gay. Gay es como llamarte maricón pero ahora maricón suena mal. Me escupió...”. La frase la pronuncia Pedro, un niño de poco más de 10 años, que protagoniza ‘Mosca’, el nuevo montaje de la compañía Sudhum Teatro, partiendo de un incisivo y estremecedor texto de Gustavo delRío y Virginia Rodríguez, que también ha dirigido Gustavo del Río, y con una más que notable interpretación de Fernando de Retes, Fátima Domínguezy Luciana Drago.

‘Mosca’ aborda de frente y sin tapujos un problema que cada día emerge con más fuerza a la luz pública, aunque se vive en la intimidad de los cuartos de estar y en la confusión de los patios de colegios e institutos: el bullying o acoso escolar, o lo que es lo mismo, el abuso de unos niños y adolescentes sobre sus iguales, compañeros de clase, a veces incluso de pupitre, que no han sabido hacer frente en un momento dado a las bravuconerías de los acosadores, y eso ha contribuido a que estos se crezcan y cada vez den una vuelta más al tornillo del abuso, de la violencia física o psíquica, y así el niño -Pedro, en este caso- vaya envolviéndose en el silencio y el miedo paralizantes.

Pero este es solo un lado del triángulo, el de los chicos. Los otros dos lo constituyen los padres y el colegio. El silencio y el miedo del acosado, el desconcierto, cuando no el desconocimiento, la escasez de tiempo por el exceso de trabajo de los padres y su falta de diálogo con el hijo, y la falta de recursos pedagógicos y educativos de centros y profesorado -en muchos casos- contribuyen en conjunto a hacer del problema un verdadero infierno para aquel joven que tiene la desgracia de ser el blanco de las extrañas gracietas de aquellos compañeros que, con su actitud abusiva, más parecen sus demonios.

En el planteamiento de la dirección de escena, Gustavo del Río ha repartido entre los tres actores y personajes la identidad de Pedro, porque sus problemas se ven reflejados en sus padres (Fátima Domínguez y Fernando de Retes), y en su profesora y tutora (Luciana Drago). A lo largo de una hora aproximada de montaje, los tres actores se desdoblan en sus personajes correspondientes con una rapidez y naturalidad pasmosas, y esa transformación se hace siempre delante del público. Las transiciones entre escena y escena son perfectas y al clímax creciente del drama contribuye, además de la estupenda labor de los tres actores, la sugerente luz de Virginia Rodríguez, que también firma la sencilla escenografía del montaje (sobre una tela oscura de la pared del fondo prenden decenas de papeles matamoscas, la cocina de la familia de Pedro, con una mesa y unas sillas, y el espacio escolar), y la sugerente música con melodías de Nirvana, REM y algunas tristísimas canciones francesas que enmarcan la depresión progresiva del menor.

‘Mosca’, el insecto que da título al montaje, como el acoso escolar, está siempre ahí, zumbando, incordiando sin sentido pero sin descanso. Eliminar lo uno y las otras de nuestras vidas depende de todos. Y cuanto antes pongamos manos a la obra, antes podrá desaparecer un mal que parece haberse instalado en nuestra sociedad sin que esta vaya mucho más allá de la denuncia y la perplejidad pero sin saber cómo atacar el mal de raíz. Montajes como este contribuyen, desde luego, a concienciar a grandes y a chicos del problema, y ese es en todo caso el comienzo de la solución.

Mosca’

Dramaturgia: Gustavo del Río y Virginia Rodríguez

Director: Gustavo del Río

Intérpretes: Fátima Domínguez, Fernando de Retes y Luciana Drago

Diseño gráfico: Sebastián Casanova

Producción: Sudhum Teatro

Colabora: C.C. Paco Rabal y Surge Madrid

Sala Cuarta Pared, Madrid

4, 5 y 6 de mayo de 2017

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.