www.diariocritico.com
'Juego de Tronos' 6x08: lo de Arya no tiene perdón
Ampliar

'Juego de Tronos' 6x08: lo de Arya no tiene perdón

martes 14 de junio de 2016, 11:26h

(((ATENCIÓN ESTA CRÍTICA CONTIENE SPOILERS)))

El octavo capítulo de 'Juego de Tronos' ha tenido el que, probablemente, sea el peor momento, no ya de la temporada, sino de toda la serie, la resolución final de (aleluya) de la historia de Arya en Braavos y la muerte de la niña Bruce Lee, convertida en este capítulo en la niña Terminator. Además tampoco ha sido nada satisfactorio la resolución del conflicto de Aguasdulces y la muerte fuera de pantalla del Pez Negro, por no hablar, de una nueva mediocre escena entre el pobre Tyrion con Gusano Gris y Missandei (o Gussandei, la pareja más insoportable de la serie). Como siempre, ha habido cosas destacables, en Desembarco del Rey y con el Perro, pero no terminan de salvar uno de los episodios más flojos que se le recuerdan.

Lo de Arya no tiene perdón, tras ser uno de los personajes más interesantes en anteriores temporadas (su emparejamiento con el Perro fue uno de los momentos en los que la serie superó a los libros) llevaba varias temporadas perdidas en Braavos junto a los hombres sin rostro. Era una parte que sobraba un poco pero, al menos, nos debería servir para saber algo más sobre la pequeña de los Stark, qué papel la iba a tocar jugar en el esquema mayor. Había, incluso, varias teorías muy interesantes, como la que decía que Arya y la niña Bruce Lee eran la misma persona y todo era un poco como en 'El club de la lucha'. Pero no, al final Arya sigue siendo Arya Stark y vuelve a casa sin que sepamos mucho más sobre ella pero nos sintamos algo más estafados. Y es que hace dos episodios escribía: "En el caso de Arya, nos confirman lo que ya se había dejado caer en el capítulo anterior, la pequeña de los Stark siempre será una Stark (...) dejará a los hombres sin rostro y recuperará a 'Aguja', la espada que le dió su hermano Jon Snow. Como regalo, los creadores de la serie nos van a recompensar con la muerte de la niña Bruce Lee". ¿Era necesario que lo que se resume en un par de frases les llevara tres capítulos? Por no hablar de una resolución indigna, en la que vemos una persecución con Arya corriendo y saltando de pisos, con el estómago reventado a cuchilladas, y la niña Bruce Lee actuando como un Terminator a cara descubierta, cuando la podría haber matado silenciosamente con el rostro de cualquiera. Y ni siquiera nos han dejado ver la resolución... Luego ha salido Jaqen H'ghar y ha venido a decir esto lo tenía yo ya planeado, ahora ya eres uno de nosotros, demostrando que se entera menos de lo que ocurre que el propio Rey Tommen.

Aunque Arya no ha sido el único problema del episodio. En Aguasdulces hemos visto el final menos satisafactorio posible para el Pez Negro. Una leyenda en Poniente, alguien que escapó de la Boda Roja, consiguió hacerse con un pequeño ejército y recuperar el castillo de su familia, para que, sin que sepamos muy bien por qué, ésos mismos soldados decidan ignorarle en el último momento y aceptar a su sobrino Edmure Tully como su señor, a pesar de llevar años prisionero de los Lannister y los Frey. Para colmo no llegamos a ver su muerte. ¿No se merecía el Pez Negro una muerte en pantalla? Además otra cosa que tampoco me está convenciendo esta temporada es como no terminan de decidirse con Jaime, un personaje siempre a un paso de la redención, pero al que al final siempre terminan pintando obsesionado por su hermana, incapaz de muchos más gestos que de despedir a Brienne sin alertar a la guardia.

Y para rematar los males del episodio, vamos hasta Meereen, otro de los lugares que no ha funcionado, ni en la serie ni en los libros. Aquí vemos a Varys despedirse del enano más famoso del mundo para ir hacia una misión secreta. ¿Se dirigirá a encontrarse con Yara y Theon? ¿A Desembarco del Rey? ¿A Dorne? ¿Sigue existiendo Dorne o se lo ha tragado una ola gigante sin que nos dijeran nada? En la ciudad de la Pirámide el, en otros tiempos, personaje más interesante de la trama sigue perdiendo el tiempo con Gussandei, los Brangelina de 'Juego de Tronos'. Al final parece que los esclavistas han roto su trato con Tyrion y están atacando la ciudad. Por suerte, en el último momento, aparece Daenerys a lomos de su dragón y, presumiblemente, con una horda de dothrakis dispuestos a hacer rodar cabezas.

Rayos de esperanza

Pero no todo ha sido negativo, 'Juego de Tronos' sigue salvando los muebles gracias a momentos como los de Sandor Clegane, alias el Perro. El menor de los Clegane ha vuelto a hacer lo que mejor sabe, luchar y, esta vez, por una causa. Está claro que la serie ha encontrado un filón con este personaje y lo están elevando más allá de la importancia que pueda tener al final. Pero a mí me vale, suyas han sido las mejores frases del episodio ("Tienes una cochambrosa manera de morir") y su reencuentro con la Hermandad sin Estandartes no hace sino presagiar grandes cosas. Eso sí, parece que la Cleganebowl tendrá que esperar (o por lo menos celebrarse de otra manera a la esperada) y que, al final, Lady Corazón de Piedra no va a aparecer en la serie, algo de lo que estaba casi seguro hace un par de semanas pero de lo que me alegraría.

Pero lo mejor del episodio ha vuelto a estar en Desembarco del Rey. Es increíble que a estas alturas de la serie todavía sea capaz de pasarlo mal por un personaje como Cersei Lannister, pero así es. Primero me alegré cuando Gregor 'La Montaña Zombie' Clegane puso en su sitio a los hombres del Septón Supremo. Luego no pude sino sentir pena cuando Tommen la infligió más daño del que nunca le hizo Joffrey cuando abolió el juicio por combate, dejándola en una situación insostenible. Su única arma parece estar en los rumores de los que habla Qyburn...

Pero, en general, todo sigue parado, hace demasiados capítulos que sabemos que todo nos lleva a la gran batalla por el Norte entre Jon, Sansa y Ramsay, con la más que presumible aparición de Meñique y los hombres del Valle al final para decantar la balanza a favor de los Stark, y la vistoria definitiva de Daenerys sobre los esclavistas, la aparición de la flota de las Islas del Hierro y su partida hacia los Siete Reinos. Por otro lado, seguimos sin avanzar con Arya y Bran, los personajes sobre los que es más difícil predecir su destino. Con suerte Bran volverá a aparecer en uno de los últimos capítulos y nos enteraremos de algo más sobre los Caminantes Blancos, el verdadero peligro que se cierne sobre todos, y nos enteremos, de una vez, si la teoría más conocida entre los fans de los libros es cierta y Jon es un Targaryen. Lo que ya parece claro a estas alturas, con solo dos capítulos por venir, es que la primera temporada en la que la serie ha adelantado a los libros de George R. R. Martin, no ha contado con toda la información que va a aparecer en el siguiente libro, y ha contado con demasiados momentos de relleno.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios