www.diariocritico.com
‘El hogar del monstruo’: terror, fantasía, romanticismo y sobriedad exquisitos
Ampliar
(Foto: MarcosGpunto)

‘El hogar del monstruo’: terror, fantasía, romanticismo y sobriedad exquisitos

sábado 24 de septiembre de 2016, 21:10h

La Sala de la Princesa del teatro María Guerrero de Madrid apuesta en el inicio de esta temporada por la singularidad del teatro gótico -un teatro no muy habitual en nuestros escenarios-, y acierta de pleno en estos dos montajes iniciales. Lo digo en plural, sí, porque, aunque hasta la fecha solo puede verse el primero, su altísimo nivel dramatúrgico, lleno de interés y calidad, y que han sido puestos en escena por un mismo elenco y equipo artístico, hace presumir un camino similar para el segundo. Los dos han sido llevados a cabo por Los hijos de Mary Shelley, la primera compañía teatral española especializada en el universo fantástico.

El primero de los programas puede verse desde el pasado 21 y hasta el 30 de septiembre, e incluye ‘Abril en Estambul’, de Espido Freire, ‘Doctor Darwin y Mr. Hyde’ y ‘El último vals de Mary Shelley’, ambos de Vanessa Montfort. Del 1 al 9 de octubre, en cambio, el segundo programa estará integrado por ‘El espectro de la Estación de Atocha’, de Fernando Marías, ‘La Criatura o ¿Sabe el pez lo que es el agua?’, de José Sanchís Sinisterra, y ‘Sirena Negra’, de Vanessa Montfort.

En la producción de ambos montajes hay singularidades que aún los hacen más interesantes. Por un lado, esta última, Vanessa Montfort, dirige, y con mucho acierto, ambos espectáculos, en cuyo origen está Fernando Marías, que ha asumido la producción. Pero, al mismo tiempo, puede verse también al mismo Fernando Marías y a Espido Freire como actores y, además, con mucha credibilidad y tablas, ya que no desmerecen para nada las de sus compañeros de reparto, Miguel Ángel Muñoz, Ruth González y Enrique Sánchez Ramos.

El terror, lo fantástico o lo gótico son expresiones de la soledad del alma humana, y en ellos se han fijado estos novelistas y dramaturgos a la hora de escribir sus textos. Algo parecido hicieron hace ya dos siglos Lord Byron, Polidori, Percy Shelley y Mary Shelley, que se reunieron en medio de una tormenta y jugaron a inventar historias de terror. De aquella reunión surgió Frankenstein o el moderno Prometeo de Mary Shelley y -estamos seguros de ello-, también de esta aventura creativa y teatral en la que se han embarcado Montfort, Marías, Freire y Sanchís Sinisterra saldrán nuevos y potentes personajes de ficción.

Prolegómenos

Antes de empezar la función, desde el mismo momento en que son cortadas las entradas del espectador, este se ve envuelto en un ambiente de misterio e inquietud crecientes. La música intranquilizadora, la oscuridad de la sala, los dos espejos colgados del techo -uno de ellos roto- van produciendo ya cosquillas en la tripa del público y lo mantiene en alerta por lo que pueda ocurrir durante la representación.

Fernando Marías ejerce de maestro de ceremonias (“El monstruo es distinto a sus semejantes..., se siente solo…, es imprevisible...”), y va dando paso a los tres episodios del primer programa.

Abril en Estambul’, interpretado por la misma autora, Espido Freire, sucede un año antes del atentado de las torres gemelas en Nueva York, y cuenta la historia de una violación en la que se ve envuelta una mujer occidental en la siempre sorprendente capital del imperio otomano. La novelista y actriz dota de una fuerza increíble al personaje que ella misma ha ideado. En el segundo, Miguel Ángel Muñoz -soberbia su interpretación-, da vida al ‘Doctor Darwin y Mr. Hyde’. Y, por último, en el tercer episodio, ‘El último vals de Mary Shelley -como el anterior, también escrito porVanessa Montfort-, lo protagonizan dos inmensos actores y cantantes, Ruth González y Enrique Sánchez Ramos (preciosa la escena del vals de Mary Shelley en brazos de Frankenstein).

Al montaje no le hace falta ningún efecto extraño ni deslumbrante. La palabra, el gesto, la música y la luz son ingredientes necesarios y suficientes para trasladar muy eficazmente al espectador todas las emociones que se contienen en las historias de ‘El hogar del monstruo’. La escenografía, de Pilar Quintana, está muy lograda, con esos espejos que están tapados por las cortinas, el baúl rodante que se transforma en cama... Otro tanto hay que decir del impecable espacio sonoro, de Luis Antonio Muñoz, con esas ventanas que se abaten, la tormenta que se cierne sobre nuestras cabezas..., o de la música, de la que también se encarga Luis Antonio Muñoz, capaz de combinar los exóticos sonidos turcos con las brillantes melodías clásicas románticas. Y todo ello envuelto en una luz tenebrosa, sugerente, difusa, de Rodrigo Ortega, que termina por introducir al espectador en unas historias que inquietan más intelectual que físicamente.

‘El hogar del monstruo’

Textos: Espido Freire, Vanessa Montfort y Fernando Marías

Dirección y Dramaturgia: Vanessa Montfort

Intérpretes: Fernando Marías, Espido Freire, Miguel Ángel Muñoz, Ruth González y Enrique Sánchez Ramos

Vestuario: Arantxa Ezquerro

Ayudante de dirección: Khrish Otero

Cartel: ByG/Isidro Ferrer

Fotos: marcosGpunto

Teatro María Guerrero, Madrid

Hasta el 30 de septiembre de 2016

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios