www.diariocritico.com

Los mercados de materias primas reflejan la situación de excepcionalidad de la economía nacional

miércoles 08 de abril de 2020, 13:38h

La pandemia del coronavirus ha provocado una serie de interrogantes en unos mercados mundiales que están experimentando volatilidades pocas veces vistas, con consecuencias muy reales para los agentes económicos y la propia ciudadanía. Y en pocos mercados se dejan sentir estas consecuencias con más fuerza que el de las materias primas, como vamos a ver a continuación.

El precio de las materias primas agrícolas genera incertidumbre en el sector

Si echamos un vistazo al mercado de las materias primas en eToro, que recoge los movimientos del precio del trigo, entre otras materias primas, podremos constatar una enorme volatilidad registrada en las últimas semanas. Los agricultores y los ganaderos españoles son especialmente sensibles en estos últimos tiempos a estas fluctuaciones tan fuertes. En el caso de los primeros, pueden significar la pérdida total de rentabilidad sobre la última cosecha. En el caso de los segundos, pueden traducirse en problemas para mantener abiertas las explotaciones ganaderas.

Al problema de la volatilidad, se le suma el de las restricciones al transporte para abastecer las explotaciones. Estamos ante una tormenta perfecta en el caso de las materias primas agrícolas que tiene en jaque a todo el sector productivo en nuestro país y que incluso ha forzado al Rey a mediar con los principales representantes del sector. La escasez de mano de obra, la interrupción de la cadena de suministro a causa del cierre de puertos y fronteras o los problemas de almacenamiento seguirán desencadenando probablemente reacciones violentas en las cotizaciones. Estos nuevos factores de volatilidad se suman a los ya existentes en un mercado ya de por sí inclinado a la incertidumbre: preocupaciones sobre las precipitaciones, el volumen y la calidad de los cultivos, la financiación, etc.

El desplome del precio del petróleo, el único alivio para España hasta la fecha

Quizá la única buena noticia a nivel de materias primas para nuestro país es la tendencia bajista que el petróleo lleva experimentando en lo que llevamos de año. En calidad de nación importadora, con una producción local meramente testimonial, los actuales precios bajos suponen un balón de oxígeno clave para el mantenimiento de la actividad económica de todo el tejido industrial. El petróleo ha alcanzado niveles que no se recordaban desde hace 4 años.

La crisis de salud pública que azota a prácticamente todos los países del mundo, junto con la feroz guerra que se ha desatado entre los países productores ha provocado un desplome inédito en los precios. Ahora bien, no es oro todo lo que reluce. Esta sería una excelente noticia en tiempos normales, pero en los momentos de excepcionalidad que vivimos, con la economía parada y los vehículos aparcados, parece complicado pensar en cómo puede beneficiar a la economía esta coyuntura en principio favorable.

En resumidas cuentas, la volatilidad será probablemente nuestra compañera, como mínimo hasta que comience a resolverse la crisis actual del COVID-19. El estado actual de los mercados de materias primas refleja a la perfección la incertidumbre que se vive en estos momentos, especialmente en la economía productiva. Y hasta que estas volatilidades no amainen, no podrá hablarse de superación de la crisis.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.