www.diariocritico.com

Desigual encierro de las dos divisas de Juan Pedro con un buen 3º

Ajustada bernadina de Luis David al jabonero al que cortó una oreja
Ampliar
Ajustada bernadina de Luis David al jabonero al que cortó una oreja (Foto: Plaza1)

¡Que viva México!: importante tarde de Luis David, que cortó una oreja a ley

Excelente toreo de capote de Finito mientras Román no pasó de voluntarioso

jueves 17 de mayo de 2018, 22:51h
Así, así se viene a Madrid. Como el segundo de la saga de los Adame, Luis David, no sólo entregadísimo y valiente toda la tarde, sino, lo que es más importante: toreando. Sus paisanos le jaleaban con fervor cuando recorrió el anillo con la oreja de muchos quilates que cortó al encastado tercero, y a punto estuvo de repetir con el complicado último. Pues, eso, ¡que viva México! En una mala corrida de Juan Pedro, Finito apuntó excelente torero de capote y Román se estrelló con un mal lote.

Toreo de calidad y de verdad pudimos disfrutar en esta décima de abono, con el ya mencionado David Luis y con, ¡milagro, milagro! Finito de Córdoba, Todo ello aconteció en la primer parte del festejo ante sendos bicornes con fijeza y boyantía en el último tercio, aunque justos, demasiado justos de fuerzas -y poco castigados en los pencos, como todo el encierro-. Una catadura ésta de la flojera de remos que, por desgracia se repitió ya después, unida también a otra falta: la de casta.

El gran protagonista de la tarde fue el mexicano, dispuesto a todo y que intervino, con la variedad propia de los de aquel país, en todos los quites capoteros que le correspondían. Y que en vista de que su primer enemigo, un jabonero claro de espectacular estampa, humillaba como un arrepentido pecador, decidió aprovecharlo al máximo, como hizo.

Inició su labor en el tercio con 4 estatuarios, 4, y el del desprecio, para después llevarse a ‘Ombú’ –extraño nombre- al platillo, aprovechar su embestida codiciosa y darle fiesta con series de redondos largos y mandones en un rodal de terreno por su perfecta colocación y temple.

Se echó la pañosa a la zurda y se lució en dos series al natural muy similares, incluyendo una improvisada arrucina. Llegaron después unas ajustadísimas bernadinas y un par de adornos antes de tirarse a matar o morir con la tizona, aunque quedó desprendida. La oreja fue a ley y con ella celebró una lentísima vuelta al ruedo para furor y airear banderas mexicanas de sus compatriotas.

Tenía una hoja de la puerta grande abierta y estaba claro que estaba dispuesto a abrir la otra, pero ‘Peleador’, el complicado ‘parladé que cerró festejo no se lo permitió. No obstante, el pequeño de los Adame en el escalafón superior –que ya gustó mucho en su confirmación la pasada Feria de Otoño -volvió a lucirse con el percal en unas espectaculares zapopinas.

Ya con la flámula, tras un pase cambiado de escalofrío con las navajas albaceteñas que adornaban la testuz del burel, éste sacó genio y peligro. No se inmutó Luis David, que se la jugó intentándolo por ambos lados e incluso dejándose llegar esas guadañas a la taleguilla. El público estaba con él y es especular suponer lo que había pasado si entierra la espada, pero la media estocada necesitó del refrendo de dos descabellos y todo quedó en una estruendosa ovación. Así, así se viene a Madrid. Y así, así, con valor, verdad y torería pide paso el mexicano.

Lo único destacable del resto de la corrida fueron unas mecidas y mágicas verónicas de Finito –qué pena de torero si no fuera tan apático, con la calidad que alberga, qué pena- con las que recibió a su primer funo. No se conformó con ello el de Córdoba nacido en Sabadell, porque después el muelle de la belleza impulsó a casi todo el cotarro a ponerse en pie al saborear 4 inigualables medias barroquísimas, 4.

El animal era boyante y seguía los engaños humillado, pero Finito ya bajó el diapasón salvo en un par de redondos y tres naturales magníficos, y el bicho se aburrió. El cuarto era, además de flojo, por presencia, un novillo impropio de Las Ventas al que Finito muleteó con desgana. Otra bazofia impresentable era el quinto, que sólo permitió a Román andar voluntarioso. Mejor o menos malo fue su primero hasta que se rajó, pero antes, el valenciano no acabó de cogerle el aire a una faena vulgarota.

FICHA

Toros de JUAN PEDRO DOMECQ, desiguales de presentación, con 4º y 5º chicos: nobles y manejables, con 3º encastado; 4º y 5º descastados; todos flojos. 6º de PARLADÉ, con trapío, manso y con genio. FINITO DE CÓRDOBA: silencio tras aviso; silencio. ROMÁN: silencio tras aviso; silencio. LUIS DAVID: oreja; ovación. Plaza de Las Ventas, 18 de mayo. 10ª de Feria. Dos tercios de entrada. Se guardó un minuto de silencio en recuerdo a Ramón Vila, excirujano de la Maestranza sevillana, fallecido el miércoles-

Crónica del festejo anterior

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios