www.diariocritico.com
'Envíen más Chuck Berry': Johnny B. Goode, en las estrellas
Ampliar

"Envíen más Chuck Berry": Johnny B. Goode, en las estrellas

El 5 de septiembre de 1977 se envió al espacio la primera sonda espacial Voyager, en su interior trasnportaba un disco de oro en el que, entre otras cosas, iba un disco de oro que contenía una selección de hora y media de música del planeta Tierra, la única muestra de rock and roll en el mismo era 'Johnny B. Goode' de Chuck Berry. El 22 de abril del siguiente año, el 'Saturday Night Live' emitía un 'sketch' en el que se decía que habíamos recibido un mensaje del espacio exterior que contenía 4 palabras: "Envíen más Chuck Berry".

Esa simple broma siempre me ha parecido de lo más significativa, y me ha gustado creer que es la respuesta más lógica del mundo. Así de importante me parece Chuck Berry y su música, los humanos nos podemos sentir orgullosos de que 'Johnny B. Goode' sea parte, junto a Mozart, Beethoven o Bach, del primer objeto fabricado por la especie que ha abandonado el Sistema Solar. Como le escribió el propio Carl Sagan, en una carta para celebrar su 60 cumpleaños, "Cuando te dicen que tu música vivirá para siempre, normalmente, puedes estar seguro de que están exagerando pero con Johnny B. Goode viajando en la Voyager, ahora a 2000 millones de millas de la Tierra (era 1986) y siguiendo hacia las estrellas. Este disco durará uno mil millones de años o más". Y acababa con un sentido, y cobrando una nueva dimensión, "Go Johnny go".

Así que si se puede decir de alguien que se haya ganado la inmortalidad es él. Puede que otros llevaran su música a otros lugares pero si rastreas la raiz de todo lo que llamamos rock, llegas hasta él, con ejemplos evidentes como sus discípulos más aplicados como los Rolling Stones o AC/DC. Berry no fue el primero que hizo rock, Elvis o Little Richard lo hicieron antes que él pero sí fue el que le dio su forma definitiva y el que terminó calando en todo el planeta. Y es que si el rock fue una cosa de guitarristas, él fue el más importante 'guitar hero'. Si John Lennon, otro declarado admirador, dijo que si hubiera que renombrar al rock and roll, habría que llamarlo, simplemente, Chuck Berry, pues entonces añado que si hubiera que ponerle una imagen, esta sería Chuck Berry tocando su guitarra y haciendo el archiconocido 'paso del pato'.

En los otros 10 mil artículos que aparecerán hoy se podrá leer su apasionante biografía, como creó su particular sonido mezclando el blues del que procedía con el country blanco que tanto le gustaba. Como su radical mezcla tuvo enemigos entre algunos músicos negros, como Ike Turner, que no le consideraban 'auténtico', como si tal cosa existiera. Como su detención en 1959 fue una de las grandes tragedias que arrasaron a la primera gran ola de rockeros, con Little Richard haciéndose predicador y abandonando la música del diablo, Elvis teniendo que hacer el servicio militar y Buddy Holly muriendo en un accidente de tráfico. Como cuando volvió, una nueva generación de músicos blancos ingleses había llegado bebiendo descaradamente de su música, no existe ningún grupo surgido en los 60 que no haya hecho, al menos, una versión de Berry. Cómo era huraño y tacaño, decidiendo viajar sin banda y haciéndose acompañar gratuitamente por cualquier músico local (sabiendo que todo el mundo conocía su repertorio). Y como decidió sentarse sobre sus laureles y dedicarse a vivir de las (gigantescas) rentas. Curiosamente el pasado octubre, cuando cumplió 90 años, Berry había anunciado que este año aparecería su primer disco con canciones nuevas desde 1979. Poco importa, las semillas plantadas por canciones como ‘Maybellene’, ‘Carol’, Roll over Beethoven’, ‘Almost grown’, ‘Sweet little sixteen’, Back in the USA’, ‘Little queenie’, ‘Too much monkey bussiness’, ‘School day’, ‘You never can tell’, ‘No particular place to go’ o la mencionada ‘Johnny B. Goode’ crecieron hasta formar parte del campo musical más fructífero de la historia. Y es que como decían, a mediados de los 70, Gilberto Gil y Caetano Veloso, la música de los esclavos negros llevados a América dio el son, el mambo, la samba y el rhythm and blues y allí, en el país del rock and roll, florecieron los ‘Chuckberry fields forever’.

Chuck Berry se ha muerto a los 90 años pero su música vivirá para siempre, puede que incluso cuando la raza humana haya desaparecido, una nueva especie alienígena visite lo que queda de nuestra civilización en busca de su particular Piedra Rosetta, "más Chuck Berry". Si no lo encuentran, lo que parece evidente es que con 'Johnny B. Goode' tienen más que suficiente para que broten muchas más maravillas de los 'Chuckberry fields forever' y, si por cualquier casual, todavía quedara algún superviviente cuando llegaran, cualquier alien podría subirse al escenario, cual Marty McFly en ‘Regreso al futuro’ y tener por seguro que la banda le iba a seguir en cuanto tocase con la guitarra las notas introductorias más famosas de la historia. Así que apártate Beethoven, haz hueco, y dale las noticias a Tchaikovski, Chuck Berry se dirige a las estrellas, ¡go Chuck go!.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.