www.diariocritico.com
Las 20 mejores canciones de Kanye West
Ampliar

Las 20 mejores canciones de Kanye West

lunes 24 de agosto de 2020, 07:49h

¿Te puede caer mal un artista y gustarte su música? Solo los pobres fans de los Smiths, entre los que también me encuentro, se han visto en una situación parecida (¿se le puede cerrar la boca al mayor bocazas del pop?, ¿te puede seguir emocionando morir estrellándote contra un autobús de dos pisos sabiendo que es un tipo insoportable?) que los sufridos seguidores de Kanye West, posiblemente el artista más insoportable que se haya subido encima de un escenario.

Claro que a Kanye le disculpa, en cierta medida, el hecho de que es una persona que sufre problemas mentales, pero eso tampoco justifica que cada vez que abra la boca suba el pan. Su última provocación ha sido presentarse a presidente en este 2020 (lo que le faltaba al año), en un movimiento en el que muchos han visto una especie de jugada a favor de Donald Trump, un presidente del que se ha declarado seguidor, a pesar del rechazo generalizado que produce entre la población negra de EEUU. Claro que el apoyo de Kanye entre los suyos tampoco es mucho mayor, con algunas encuestas hablando de solo un 1%. Pero aquí estamos para hablar de música y ahí Kanye no tiene discusión, así que, contestando a la primera pregunta, sí, te puede gustar (y mucho) la música de alguien, a pesar de que no puedas con su persona. Así que comencemos con el repaso a las 20 mejores canciones de Kanye brindando por los imbéciles…

1. Runaway

Kanye West es un gilipollas, y Kanye West lo sabe, Kanye West tiene un ego del tamaño de la catedral de Burgos, y Kanye West lo sabe, Kanye West es un genio musical, y Kanye West lo sabe. 'Runaway' es su brindis al sol por todo esto, una canción que es un prodigio de producción, composición, arreglo e interpretación, sencillamente fabulosa. Comienza con esa intro en la que solo suenan las espartanas notas de un piano, luego el bajo y la percusión entran en tromba, aparece entonces la melodía y la letra en la que parece confesar sus pecados ("brindemos por los gilipollas"), lo colorea todo con orquesta y cuerdas, hay una breve aparición de Pusha T y una extensa parte final instrumental en la que su voz, distorsionada y con autotune, suena como un fabuloso solo de guitarra progresivo. El resultado es épico, la encapsulación de todo lo bueno que tiene este tipo y la razón por la que, a pesar de todo, algunos seguiremos escuchando su música.



2. Jesus Walks

La historia de la música popular, en una gran parte proveniente de artistas negros, siempre se ha dividido entre profana y secular, si cantabas blues o rock & roll, cantabas la música del diablo, si cantabas góspel, cantabas la de Dios. Eso se acentúo todavía más con el rap, la música callejera podía tratar cualquier tema menos el religioso. Nadie se atrevía a abrazar su fe mientras rapeaba, pero Kanye siempre tuvo claro que 'Jesus Walks' iba a aparecer en su primer disco. Se había pateado varios sellos ofreciéndosela a todo el mundo pero siempre hallaba la misma respuesta, que se quedara en los estereotipos que se habían construido sobre el rap, vilencia, drogas, sexo pero que no tocara el tema de la religión. Al final West se salió con la suya y pudo sacar esta canción en la que ya se puede ver su fascinación por el góspel, con esos coros, que le llevaría hasta 'Ultralight Beam' y a sacar un disco entero alrededor del género. Una verdadera maravilla.



3. Gold Digger

Mucha gente piensa que Kanye hizo 'Gold Digger' pensando en capitalizar el éxito de Jamie Foxx dando vida a Ray Charles en 'Ray' pero West había creado el 'beat' y el resto de la canción para que fuera cantado en primera persona, desde una perspectiva femenina, por Shawna ("I'm not sayin' I'm a gold digger, but I ain't messin' with no broke niggas"). Pero al final fue rechazado y West y Foxx convirtieron este homenaje al 'I Got A Woman' en uno de los mayores rompepistas del Siglo XXI.



4. Power

'Power' fue la canción elegida para presentar su obra maestra, 'My Beautiful Dark Twisted Fantasy', y no resulta extraño ver por qué. Kanye se disfraza de alquimista musical y junta tres 'samples' totalmente distintos para construir un todo que lo mejora, la batería, en modo 'funky drummer', viene de la versión del 'It's Your Thing' de los Isley Brothers a cargo de los Cold Grits, mientras que también se utiliza el canto del 'Afromerica' de Continent Number 6 pero, lo más recordado, es el estribillo del '21st Century Schizoid Man' de King Crimson, tan perfectamente unido a esta canción que hasta el mismísimo Gregg Lake comienza sus conciertos con la versión de Kanye.



5. All Falls Down

Kanye siempre fue un gran fan de Lauryn Hill, así que decidió montar una canción sobre un 'sample' sacado del 'Mystery of Iniquity', la mejor canción del 'Unplugged No. 2.0' de Hill. Junto a su mánager se fue a Miami para conseguir el permiso de la artista, algo que consiguió, pero Hill prefirió que no se utilizara su voz, así que West lo solucionó llamando a Syleena Johnson, que estaba grabando en el estudio de al lado para montar una de sus mejores, y más bonitas, canciones. Es increíble, a día de hoy, escucharle cantar sobre la obsesión de EEUU con las riquezas materiales... A veces echo mucho de menos al viejo Kanye.



6. Monster

Una de las cosas que hace grande a un artista es saber sacar lo mejor de los otros, es algo que Bowie sabía muy bien y que Kanye tampoco olvida. Si la novata Nicki Minaj hace una intervención inolvidable, coges la pones en última posición para que destaque más y pones todos los focos sobre ella, y es que 'Monster' ya era una maravilla antes de que Minaj la convirtiera en histórica, esa gran intro con Kanye y Justin Vernon de Bon Iver, un buen par de apariciones de Rick Ross y Jay-Z, y un estribillo que demostraba el gancho por la melodía pop de West, pero al final tienes que rendirte ante la explosión de Minaj, como muy bien supo hacer West.



7. Stronger

En 2005 y 2006 Kanye West abrió varios conciertos para U2, la conexión de los de Bono con su público y los estribillos coreables, hicieron que su música volviera a cambiar, adiós al 'chipmunk soul' bienvenido el Kanye para las masas. Lo curioso del caso es que una de sus nuevas influencias fue la música electrónica de baile, lo que se dio en conocer como EDM. Kanye coge a Daft Punk, en concreto su 'Harder, faster, stronger' y lo convierte en la tarareable canción que le convirtió en un superventas.



8. Black Skinhead

¿Qué coño es Black Skinhead? ¿Punk, Metal, Industrial, Noise, Hip Hop? Posiblemente todo eso a la vez y más, resultando en el mejor ejemplo del feísta 'Yeezus', la obra con la que West desmontaba la grandiosidad de 'My Beautiful Dark Twisted Fantasy', y es que si aquel fue su 'Ok Computer', éste fue su 'Kid A'. Pocas cosas tan abrasadoras como ‘Black skinhead’ pueden escucharse en una radio comercial.



9. Diamonds From Sierra Leone

'Late Registration' es uno de mis discos favoritos de Kanye, una obra con una de las producciones más cuidadas y barrocas de la historia. Influido por el disco en directo de Portishead 'Roseland NYC Live', en el que los 'beats' y 'samples' de la banda de trip hop se mezclaban con una orquesta de cuerdas, además de por la banda sonora de 'Olvídate de mí' compuesta por Jon Brion, decidió llamar a este último para que le ayudara en la producción y los arreglos de su disco. 'Late registration' se convirtió así en una especie de hip hop barroco, con lo que le iba como anillo al dedo el 'sample' de una de las cancines más conocidas de James Bond, el 'Diamonds Are Forever' de Shirley Bassey, a la que West convierte en una canción contra la explotación de los 'diamantes de sangre' en África. La canción le gusto tanto que tuvo dos versiones, la segunda es todavía mejor, con una aparición estelar de su "hermano mayor", Jay-Z, en ese momento retirado, que vuelve por sus fueros con uno de sus versos más celebrados: "I'm not a businessman; I'm a business, man!"



10. Through The Wire

Kanye West comenzó a hacerse un nombre como productor, su trabajo con Jay-Z en 'The Blueprint' fue toda una revelación, pero nadie pensaba que aquel tipo pudiera rapear por su cuenta. No tenía un gran 'flow' y lo que casi era peor, no tenía credenciales callejeras, era un rapero burgués. Por eso la aparición de 'Through The Wire' fue tan importante. Grabada tras sufrir un accidente de tráfico en el que casi pierde la vida, Kanye grabó esta canción cuando todavía tenía la mandíbula sujeta por cables metálicos, de ahí el título. Muscalmente es muy representativa de su primer estilo, ese sonido que pasó a ser denominado como ‘sonido chipmunk' (por Alvin y las ardillas) y que se convirtió en su primera seña de identidad, esos samples de soul clásico con la voz acelerada, como si hubieran aspirado helio, como en este caso Chaka Khan y su 'Through The Fire'. Al final resultó que aquel chico pijo no solo era un gigante de la producción, el equivalente a Phil Spector en el hip hop, sino que también podía resultar convincente delante de un micro.



11. Gone
12. Can’t Tell Me Nothing
13. Famous
14. Ultralight Beam
15. Dark Fantasy
16. Touch The Sky
17. We Don’t Care
18. All Of The Lights
19. Flashing Lights
20. Heard Em Say

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios