www.diariocritico.com

Mejores series de t.v.

La edad de oro de las series de televisión

La edad de oro de las series de televisión

lunes 21 de septiembre de 2009, 13:43h
Se acaban de entregar los premios Emmy a las mejores series de televisión. "Mad men" y "30 Rock" ("Rockefeller Plaza") han triunfado, sin sorpresas, como mejor serie dramática y de comedia en la 61 edición de estos premios. "Mad men" está creada por Mathew Wiener, guionista en la quinta y sexta temporada de "Los Soprano", el buque insignia de la HBO, la cadena de televisión que para muchos expertos ha conseguido que estemos en la "edad de oro" de las series televisivas.
"Los Soprano", "The Wire", "A dos metros bajo tierra", "Roma", "Deadwood", "True blood" o "Carnivàle" son sólo algunos ejemplos de series emitidas por HBO. Mafiosos de New Jersey, policía de Baltimore, una empresa funeraria familiar, legionarios de la Roma Imperial, un pueblo fronterizo del salvaje oeste, vampiros que beben sangre sintética y fenómenos de circo no parece que tengan mucho en común pero por alguna razón todos tienen el sello de calidad que imprime a sus productos este canal que ha apostado fuertemente por la calidad, dándole el control creativo a los autores de la idea principal. Gracias a su papel como productores ejecutivos, guionistas como Alan Ball, David Chase o David Simon han podido desarrollar guiones mucho más complejos que los que Hollywood les ofrece. El pariente vilipendiado del cine ha ganado un prestigio que ha hecho que algunas de estas producciones sean más aclamadas que las películas más prestigiosas.

Pero toda esta explosión de productos no ha salido de la nada, la tele nos ha ofrecido grandes momentos, telecomedias de media hora, mini series de pocos capítulos o series dramáticas, la memoria de generaciones enteras que han crecido frente al televisor están llenas de recuerdos de esa gente tan familiar que les visitaba semanalmente y se convertían en una parte más de la familia. Aquí va una pequeña selección de algunas de las series que han marcado la pantalla.

Yo Claudio (1976): Esta serie británica de 13 episodios adapta la célebre novela de Robert Graves conservando toda su esencia. A ojos actuales la visión de su primer capítulo puede resultar chocante, decorados de cartón piedra o un pobre vestuario que hacen que a mucha gente le eche para atrás. No se equivoquen "Yo Claudio" es una grandísima serie basada en unos inteligentísimos guiones y en unos actores en estado de gracia, Derek Jacobi como Cla-Cla-Claudio, Brian Blessed como Octavio o Sian Phillips con el personaje más interesante de todo el relato, la sibilina Livia que maneja durante varios años los hilos de la familia Julia, la misma que gobernó el mundo durante casi 100 años.

Cheers (1982-1993)/ Frasier (1993-2004): "Cheers" fue la serie que redefinió el mundo de la telecomedia durante los años 80, las andanzas de Sam Malone y los parroquianos de su bar de Boston lograron que millones de telespectadores se engancharan a la pequeña pantalla. Grandes personajes secundarios y los amores de Sam con la esnob Diana y la mandona Rebeca convirtieron a esta serie en la más popular de su época, cuando terminó los creadores decidieron dar continuidad a uno de los personajes más excéntricos, el doctor Frasier Crane que convirtió a su actor Kelsey Grammer en uno de los que más tiempo han pasado interpretando al mismo personaje, en total 20 años. "Frasier" se convirtió en el spin-off de más éxito gracias a su mezcla de humor inteligente y brillantes interpretaciones, destacando los papeles de Niles, el hermano menor de Frasier que es todavía más esnob, elitista y excéntrico, y del padre de Frasier, un ex policía que es la némesis de sus hijos.

Los Simpson (1989-Actualidad): Estamos delante de la serie más popular de todos los tiempos, tras veinte años de emisión es cierto que no está atravesando por sus mejores momentos, pero también hay que decir que Matt Groening y los suyos han entregado algunas de las mejores temporadas cómicas de todos los tiempos. Si en las primeras temporadas parecía que el personaje más popular era el rebelde Bart, ahora mismo parece evidente que Homer Simpson se ha convertido en el personaje televisivo más popular de todos los tiempos. Es destacable también la otra serie de Groening, "Futurama" en la que Bender es una versión robótica de Homer y Bart. Su sobreexposición televisiva no ha ido en su contra, el 90% de la población ha visto más de seis veces cada capítulo pero si a las 14:00 vuelven a encontrarlo por séptima vez lo más probable es que lo vean. Sobran los comentarios.

Twin Peaks (1990-1991): En 1990 un prestigioso director cinematográfico entregó una de las series más inquietantes de todos los tiempos, desde los primeros acordes de la música de Badalamenti la gente se preguntaba ¿quién mató a Laura Palmer?. El agente Cooper y sus donuts se adentraron en una investigación que se fue enredando según pasaban los capítulos hasta llegar a una resolución que no estuvo a la altura del resto de la serie. Aun así David Lynch demostró que se podía hacer algo diferente en el medio televisivo.

Doctor en Alaska (1990-1995): La serie de culto por experiencia, las andanzas del neoyorquino doctor Fleishman en la remota localidad de Cicely, Alaska, se convirtieron en una adicción para una audiencia que soñaba con escuchar "Chris por la mañana", tomarse una cerveza con Holling en el Brick, filosofar con Ruth Anne o caer en la maldición de Maggie O´Connell. Pocas veces la televisión ha creado una serie que combina el Macondo de García Márquez con la cultura pop estadounidense. Uno de los productos más hermosos e inteligentes que se han emitido por la 'caja tonta'.

Los Soprano (1999-2007): En 1999 la HBO comenzaba a emitir una serie sobre un mafioso de New Jersey llamado Tony Soprano. Ocho años después cuando se emitió su polémico último capítulo, muchos supimos que acababa la mejor serie de todos los tiempos. Nunca una serie había conseguido desarrollar unos personajes de semejante forma, esta extraña mezcla de comedia/drama familiar y serie mafiosa se convirtió en el modelo a seguir para muchas series. Con una gran presencia de actores que habían aparecido en "Uno de los nuestros" de Scorsese, Chase lleva a la mafia al diván del psiquiatra y entrega una serie que va evolucionando en cada temporada y que puede ser citada a la altura de las mejores películas de los últimos veinte años.

Hermanos de sangre (2001): Después de rodar "Salvar al soldado Ryan" Spielberg y Tom Hanks decidieron rodar una serie sobre el último año de la guerra mundial, desde los preparativos del Día D hasta la victoria final aliada. Los resultados les dieron la razón, "Hermanos de sangre" es la visión más real de la II Guerra Mundial que se ha emitido nunca por televisión.

The Wire (2002-2008): Cuando parecía que después de Los Soprano nunca veríamos nada semejante "The Wire" nos demostró que nos equivocábamos. Las cinco temporadas de esta serie ambientada en Baltimore tienen un tema sobre el que están estructuradas, la primera trata sobre los trapicheos de drogas y el negocio de los camellos, la segunda sobre la corrupción en el puerto y los sindicatos, la tercera sobre la política, la cuarta sobre la educación y la quinta sobre los medios de comunicación. Nunca hemos visto, ni en las mejores películas, una mejor aproximación a los manejos de las drogas y a la investigación policial de los mismos. La cumbre junto a "Los Soprano".

Roma (2005-07): "Roma" es una gran superproducción, con excelentes reconstrucciones históricas, grandes efectos y mucho dinero, pero, a pesar de esto, el espectáculo no se come a los guiones, centrándose en dos ex legionarios que vivirán los momentos más importantes del nacimiento del Imperio Romano, la serie se toma algunas licencias históricas pero logra enganchar al espectador desde el primer capítulo.

Deadwood (2004-06): La mirada de una serie de la HBO al lejano Oeste no iba a ser la de siempre. Si John Ford nos contaba que entre la verdad y la leyenda había que imprimir la leyenda, Deadwood decide contarnos la verdad, su mirada alejada de todo romanticismo a los tiempos de leyendas como Wild Bil Hicock o Calamity Jane convierte al Oeste fronterizo en un lugar lleno de podredumbre moral y en el que los emprendedores lo tienen difícil ya que la única ley es la del dinero. Una serie que dice mucho sobre como se crearon los EEUU
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.