www.diariocritico.com
Fin del idilio: Standard & Poor's cumple su amenaza y retira a Francia la máxima calificación

Fin del idilio: Standard & Poor's cumple su amenaza y retira a Francia la máxima calificación

sábado 14 de enero de 2012, 13:42h
De los treinta años gloriosos del capitalismo francés ya no queda ni el recuerdo. Las tres décadas doradas terminaron en 1975, precisamente cuando S&P volvía a calificar la deuda de ciertos Estados y, evocando la memoria de la época de esplendor inmediatamente anterior, concedía a Francia la "triple A". Pero ya ni siquiera puede alardear de eso. Anoche, esta agencia anunciaba que bajaba la nota de Francia a AA+, y además con "perspectiva negativa".
La noticia ha supuesto un duro golpe para el Gobierno de Sarkozy, que estaba justificando muchos de sus ajustes precisamente con base en esta máxima calificación y tenía la intención de mantenerla hasta las elecciones presidenciales. Las reacciones de la oposición no tardaron en venir, e inmediatamente culparon al Gobierno de la degradación y recordaron que Sarkozy había estado concediendo una importancia capital a la AAA de Francia durante toda la campaña.
¿Qué supone una rebaja de la nota crediticia de un país?

La nota crediticia otorgada por las agencias de calificación representa una "opinión" de éstas relativa a los títulos de deuda emitidos por los Estados. Sin embargo, los inversores siguen sus dictámenes casi ciegamente, concediéndoles así un valor casi institucional. Por esta razón tales "opiniones" pueden incidir sobre el tipo de interés al cual un Estado toma prestado dinero, es decir, puede incrementar el tipo de interés de sus letras, bonos y obligaciones, por aumentar el riesgo de impago de estos títulos.

Si sube el tipo de interés al cual se financia un Estado, afectará directamente a las economías domésticas, ya que también subirán los tipos de interés de financiación de los particulares, como los créditos inmobiliarios. Además, si baja la calificación de un Estado, lo más frecuente es que lo haga también la de sus grandes empresas y entidades de crédito.     
Endurecimiento de las calificaciones de la eurozona

Aunque, de momento, Fitch y Moody's no han procedido de igual manera que su "compañera" en lo relativo a la nota francesa, ambas han puesto a París bajo presión, amenazando con poner su estatus "bajo perspectiva negativa". Ello implica que habría un 50% de probabilidades de bajarle la nota en un plazo de dos años.

Las agencias de calificación recibieron importantes críticas con ocasión del estallido de la crisis económica y financiera, hace ya cuatro años. Fueron acusadas de estar compradas por algunas empresas y por ciertos Estados, ya que se reveló que estaban otorgando la máxima nota a entidades públicas y privadas que no la merecían en absoluto. Tales decisiones se justificaban alegando precisamente que las calificaciones representaban meras "opiniones" pero con la crisis de deuda soberana de la mayoría de los países europeos,  las agencias han sucumbido por fin a las críticas endureciendo su política de calificación. 

Francia no fue la única que ha recibido un varapalo de S&P. También ha despojado a Austria de la triple A y ha rebajado en dos escalones la nota de España, Italia, Portugal y Chipre. También ha reducido, aunque sólo en un escalón, la nota de Eslovenia, de Eslovaquia y de Malta. La degradación de estos nueve países ha supuesto un nuevo escollo para la ya fragilizada eurozona, y aunque Bruselas "lamenta la decisión", también ha afirmado que apremia cada vez más la puesta en marcha del Mecanismo Europeo de Estabilidad.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios