www.diariocritico.com

La literatura y la vida

'Lagrimas de cocodrilo': Aprenda de la mafia

'Lagrimas de cocodrilo': Aprenda de la mafia

martes 05 de febrero de 2013, 08:05h
 ".... Para alcanzar el éxito en sus empresas". Es el título del libro de autoayuda para empresarios que escribió Louis Ferrante después de comerse unos años de cárcel en Estados Unidos, por mafioso. Y que ha sido éxito en varias lenguas.

Louis Ferrante era un capo de poder intermedio en el clan Gambino. Un hombre inteligente y con sentido del honor, que se enrolló con el clan siendo muy joven, y que conoció, personalmente y en persona, a personajes míticos, como Paul Castellano o su asesino, John Getti, entre otros muchos. A algunos, los conoció en la cárcel pero de otros supo en la propia calle y en el propio clan. Cito a estos dos porque Castellano fue tiroteado cuando entraba a cenar en un restaurante al que yo iba mucho, en Nueva York: el Sparks. Y aunque el hecho -ocurrido en el 1985- era casi un reclamo del steak-house, siempre impresiona leérselo a un mafioso de verdad. Louis Ferrante se dio cuenta en la cárcel de que tenía que transmitir los conocimientos y los valores de las familias,  porque, como dice tantas veces, lo que vale para la mafia vale para las empresas... La diferencia es que fuera no hay armas ni sangre, y que los negocios son mayoritariamente legales. Pero las luchas internas, la cautela necesaria, la inclemencia y hasta la red de poder piramidal, los respetos y las exigencias, son, dice, las mismas. Aprenda de la Mafia para alcanzar el éxito en sus empresas, se llama su libro, que ha debido hacerle rico, y que en España publicó Conecta, en 2012. Con la estructura de los libros de autoayuda USA, con anécdotas y sentido del humor (también) está dirigido a toda la pirámide del poder empresarial: los buenos vasallos y los buenos señores. Y los que como él en lo suyo, están en el intermedio, para los que escuchar y no hablar, la fidelidad y la prudencia y la astucia, son tan básicas como para los que están en el resto de la escalera.

A mí es que siempre me ha llamado la atención el tema de la mafia. Confieso que me he dejado fascinar por El Padrino, tanto por las novelas de Mario Puzzo -incluyendo la tardía Omertá- como por las magníficas pelis de Francis Ford Coppola:  es esa aura de la férrea ley interna, del sentido del honor -aunque para las mujeres haya sido todo distinto hasta los últimos años, si hay que creer a la historiadora Ombretta Ingrasci, entre otras- y la sensación de que es una estructura tan fuerte que la sociedad italiana se sostiene un poco por el control de las familias. Ah, y me apasiona El Padrino III, cuando el funcionamiento mafioso se imbrica en la sociedad civil. Y religiosa. Siempre me he preguntado por qué la mafia arranca en la Italia de herencia española, en Sicilia, Nápoles y Reggio-Calabria, allí donde la Corona de Aragón -la España mediterránea, claro- tuvo una presencia larga y profunda, con el Atlántico prohibido. Pero El Padrino transcurre, básicamente, en Estados Unidos. Sería, un poco en broma, lo que los estudiosos de la literatura llaman "un fruto tardío".  

Floreció por allí, sin dejar de hacerlo en la propia Italia. Aunque llevó el mismo camino. En 2008, y en un momento de auge mundial de la moda de la mafia, Península publicó Cómplices. Con un subtítulo: Los hombres de Provenzano. De Corleone al Parlamento. En él, los periodistas Lirio Abbate y Peter Gomez, describen el "asalto mafioso" a la Administración italiana, a los partidos políticos y a los cargos electos, sobre todo municipales y regionales. Y sigue, con nombres y apellidos, y con datos y cifras, la infiltración histórica en la Democracia Cristiana y la masiva en el partido de Berlusconi. Era la "ruta legal", después de la época de las matanzas, de los asesinatos de los jueces Falcone y Borsellino, de cuando gobernaba a las familias el sanguinario Tito Riina. La época de los macrojuicios y los arrepentidos. Y si, eran muy legales sus negocios, pero el fraude resultaba inevitable. Parece.

La moda de la mafia tiene más altibajos en la literatura que en el cine, donde es un tema que permanece y vuelve. A veces, un libro como el célebre Gomorra, de Saviano, y la amenaza de muerte que cayó sobre él, es capaz de poner en lo alto de las listas de ventas el tema, y favorece a otros títulos. Otras, una película o una serie de televisión son suficientes. A veces, simplemente, la vida misma.

 

- Ediciones anteriores de 'Lágrimas de cocodrilo'

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios