www.diariocritico.com

Literatura siempre

Lágrimas de cocodrilo: Cumpleaños

Lágrimas de cocodrilo: Cumpleaños

viernes 20 de septiembre de 2013, 17:41h
La semana ha sido movidita. El jueves inauguraban casi todas las galerías y hasta una feria de arte, la Summa Art Fair, en el Matadero, y se celebraron un montón de cumpleaños ilustres, como el de Círculo de Lectores o el de Centro de Arte Moderno. Uno, con la inmensa mayoría. Otro, con la minoría no menos inmensa. Una, con el corazón dividido.

Mientras esto escribo, crecen los rumores en torno a nuestro buen Rey Don Juan Carlos.  No me va a dar tiempo a recoger las soluciones, en la conferencia de prensa de Zarzuela, de las seis. Pero, me digo, para eso está la sección de Nacional de este periódico: hace mucho que elegí la cultura como terreno.... Aunque debo decir que si una es periodista -y una lo es- hay siempre un punto de frustración en esta especialización que no te deja elucubrar con tus deseos, que sí te deja contar la historia que tienes para contar, y que tampoco, tampoco, te deja estar en terreno de nadie en lo que a ideología se refiere.  Todo está en los libros, claro. Pero elevo mi oración agnóstica por la salud de Juan Carlos, con un cierto sabor a cambio de época.

El décimo cumpleaños del Centro de Arte Moderno -con ese nombre ambicioso se instalaron Raul Manrique y Claudio Pérez Miguez en Madrid- fue una fiesta para un centenar de personas, no más. Sus ediciones artesanales, su especialización en latinoamericanos, pero su ampliación a artistas plásticos, músicos, cine.... En su pequeña galería y librería -y Museo del Escritor- se hacen actos cada día: presentaciones, conferencias, talleres de lectura y de escritura..... Es el suyo, el de estos dos profesionales estupendos, un trabajo enorme. Más de cien títulos en su catálogo de libros para bibliófilos y para aficionados al libro objeto, y un fondo de ediciones antiguas de obra gráfica, fotografía, música o literatura en ediciones raras. La fiesta fue una fiesta, en la que hubo tangos muy poco conocidos en la voz de Mariel Martínez, y con  Alejandro Picciano, a la guitarra, y su hijo Matías Picciano, al bandoneón.  El cumpleaños feliz había corrido a cargo de Cannevaro y Magu, clown y payasa respectivamente. Y el cava, muy rico.

Y también se inauguró, el jueves -el día de las inauguraciones- la exposición que celebra los cincuenta años de Círculo de Lectores. Si unos hacen su trabajo para las minorías, los otros, el primer club de lectura de este país, comenzó la conquista de los lectores que no van a librerías. Y que eran, y quizá sigan siendo, la inmensa mayoría. Acaban los cincuenta y ellos empezaban el proyecto que saltó a la calle -y al correo, y al puerta a puerta- en 1962. Había lectores en aquella España todavía herida. Pero los templos de los libros eran de difícil acceso, sin contar con que había demasiados pueblos sin librería. Y había modelos alemanes y norteamericanos por lo menos. José Esteve Quintana, desde la editorial Vergara, y Reinhard Mohn, desde Bertelsmann, lanzaron esta idea. Libros de actualidad y clásicos, del editor al lector. Con agentes puerta a puerta y el mismísimo servicio de Correos. 

Las cosas han cambiado mucho desde entonces. Los lectores han crecido, porque para eso se consiguió la alfabetización plena para la generación de los nacidos hacia 1980. El mercado y las nuevas tecnologías también han hecho lo suyo, y por eso se anuncian ya las ediciones digitales. Una mirada retrospectiva en la expo que se celebra ya en la Casa del Lector, del Matadero, comisariada por su director, César Antonio Molina. Me lo va contando todo Lola Ferreira, siempre en la brecha.

Y la semana que viene también van a seguir pasando cosas. Es lo que tiene septiembre. El lunes, mi amigo José María Calleja, enorme periodista, presenta su libro La violencia como noticia, publicado por Catarata, y le acompaña mi también amiga Rosa San Segundo, una campeona de la lucha contra la violencia machista. Será en Blanquerna, y no sé si deberemos llevar casco, con la que les ha caído, nos ha caído. Y el martes se reunirá el jurado del premio Elena Soriano, de cuentos, que auspicia el Ayuntamiento de Suances, Cantabria, y sobre todo su viudo, Juanjo Arnedo, que cumple ya un montón de ediciones y recibe cada año varios centenares de originales. Pero esta y otras cosas se las contaré la semana que viene.

¿El corazón dividido? Pues sí. Porque una está por la democratización de la cultura, claro, con toda el alma. Que quiere decir que llega a todos. Y por su elevación. Si, por la gran cultura, esa que experimenta y se equivoca y se arriesga y cuyos aciertos nos hacen tan felices. Una está en los dos lados: en la inmensa mayoría -y con ella- y en la inmensa minoría -y también con ella. Pues eso.

Ediciones anteriores de 'Lágrimas de cocodrilo'

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios