www.diariocritico.com
'Lágrimas de cocodrilo': Mil flores

'Lágrimas de cocodrilo': Mil flores

sábado 08 de noviembre de 2014, 13:36h

Que en dos años han destrozado lo destrozable, es así. Hoy mismo me decía una amiga que va a ser difícil reconstruir en el erial. Y yo, que soy una optimista, obviamente por no suficientemente bien informada aunque no por no bastante machacada, le decía que.... Bueno. Que habría que hacerlo.

Lo que pasa en la vida cultural española, y salvo unas pocas canonjías a las que curiosamente nadie pone nombrecitos -tipo "los de la ceja"-, pero que viven con exclusividad estricta- es que se han cargado las formas de articulación social. Si, las estructuras que permiten pasar del sálvese el que pueda al funcionemos con coherencia y sentido de país.

El trabajo cultural en España, si siempre fue de difícil subsistencia, en los tres últimos años, es casi heroico, por amor al arte, por las puras ganas de seguir manteniendo la cosa. Las diversas instituciones -desde las Casas a los Ateneos o los Institutos- funcionan gracias a la aportación gratuita de los trabajadores culturales que les damos los contenidos, porque no tienen dinero más que para sus purititos sueldos y....vaya, la luz.  Claro que hay actividad, claro que tenemos actividad. Sin parar. Pero gratis. (Que a ver cómo se lo cuento yo a los del supermercado!)

Y con todo, alegres de que sigan existiendo. Malamente, que lo sabemos. Porque las entidades de gestión colectiva, que son independientes del poder pero que dependen en cierta medida de lo público -ay, los tiempos en que se creía en la excepcionalidad cultural- están siendo puestas a las patas de los caballos.... Y a pique de cerrar. Por ejemplo, Cedro, por ejemplo, ARCE, por ejemplo VEGAP. Mira, no sigo.

Sorprendentemente, proliferan iniciativas privadísimas, también sin parar. Y hoy quiero saludar a dos de ellas, del mundo de los libros. En provincias, donde el tema es todavía más agudo, si cabe. La primera, la aparición de la Editorial Septentrión, bajo el mando de Carlos Alcorta, que no va solo sino muy bien acompañado. Es una aventura editorial que arranca con la recuperación del poeta Miguel Angel Argumosa.  Con su nombre, el Ateneo de Santander hizo un premio de poesía que duró lo que duró.... Alcorta es un animador cultural de primera fila. Para los lectores de poesía, les paso el link de Con tu piedra, una estupenda antología de poetas cántabros del XX y el XXI, legible en la red (gratis, claro) aunque no será lo mismo en papel: http://www.medioambientecantabria.es/documentos_contenidos/61795_1.contu.pdf

La abre él, y alfabéticamente, le sigue mi amigo Manuel Arce. Se encontrarán poemas y poetas de distintas estétics y diferentes generaciones. Como son muchos, no voy a nombrar a ninguno más, aunque hay tantos amigos.....

Y lo mismo haré con La Galla Ciencia, revista de poesía coordinada por Noelia Illán Conesa, cuyo número DOS, que he tenido el placer de prologar, se presentará en Madrid, el próximo 15 de Noviembre, en la librería Arrebato. La revista, que se hace en Murcia, llega a Madrid en el medio justo de una gira como de rockeros!!!! Toda España, de punta a cabo! Bien impresa, bien diseñada, bien de contenidos, bien de poetas.... Les paso la web, que también es gratis: www.lagallaciencia.com/

En algún momento, le digo a mi amiga, habrá que analizar lo que nos ha pasado y lo que nos está pasando. Este florecer de mil flores literarias y artísticas en general, esa agenda terrible de actividad, y esos cambios nada sutiles, incluso de horarios: por ejemplo, el cambio de papel de las librerías, que ahora son auténticos centros culturales..... en medio de una penuria generalizada en el sector. Ya digo: menos unos pocos. ¿Será que la cultura vuelve a ser una especie de trinchera, la primera que se sale de lo de "la economía, imbécil"? ¿Tiene algo qué ver el que dos premios nacionales hayan renunciado a recibirlo, aprovechando para hacer severas críticas al gobierno? Así ha sido: Colita, al de fotografía, y Jordi Savall, al de música, sin olvidar a Javier Marías, que renunció al de narrativa en 2012.

Bueno. Muchas cosas están cambiando en este país. Estamos, sin duda, en el purgatorio, pero en algún momento, quizá, a lo mejor, seguramente....

No quiero dejar pasar esta columna sin felicitar al excelente novelista y excelente traductor Mariano Antolín Rato, que ha ganado el de traducción. Y que no tiene por qué renunciar a él. Después de todo, estos son meros administradores. Temporales. Y esta sociedad tiene mucho qué agradecer a Mariano. Pues que lo disfrute, y que invite a unos gintonics!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios