www.diariocritico.com

Los mejores discos de 2015 (por ahora)

martes 02 de junio de 2015, 18:30h

El 2015 está llegando a su ecuador y desde Diariocrítico nos apuntamos a la anglosajona moda de hacer un repaso a los mejores discos y canciones a mitad de temporada. Si 2014 pareció más un año de transición, 2015 está siendo uno de los años más destacados de los últimos tiempos, con una obra tan descomunal como ‘To pimp a butterfly’ pero también con varios discos excelentes de Sufjan Stevens, Sleater Kinney o Father John Misty. Y lo mejor es que lo que queda de año promete emociones fuertes, a la espera de los nuevos discos de Kanye west, Radiohead, Tame Impala o Beach House, solo por nombrar a algunos. Vea también: Los mejores discos de 2014.

Kendrick Lamar – To Pimp a butterfly

‘To pimp a butterfly’ es un disco tan ambicioso que hace parecer pequeña su anterior obra maestra, ‘'good kid, m.A.A.d city'. Pero sobre todo ha hecho que el artista haya ampliado la paleta, su disco ya no es una película sobre Compton, sino una enciclopedia sobre la historia, la música y la lucha de los negros norteamericanos. Tocando todos los palos de la música negra de los últimos 100 años, del jazz al funk, del soul al hip hop. De Miles Davis, a Parliament, hasta llegar al inevitable Tupac Shakur, la figura que cierra el disco, con una entrevista en la que Lamar pregunta a su fallecido ídolo. Como el disco, Shakur no tiene todas las respuestas pero, desde luego, Kendrick hace las preguntas adecuadas. A pesar de su gran respuesta comercial, ‘To pimp a butterfly’ es un disco complejo que requiere tu completa atención, un disco difícil pero con múltiples recompensas, en definitiva un disco que no te da lo que quieres pero sí lo que necesitas.

Sleater Kinney – No cities to love

Esta década está siendo la de los regresos sonados, Bowie, My Bloody Valentine, D'Angelo y este de Sleater-Kinney. El trío no ha perdido un ápice de fuerza y ha vuelto a demostrar que son incapaces de entregar un disco que baje del notable. ‘No cities to love’ no solo mira desde la misma altura al resto de su discografía, sino que es lo mejor de la misma junto a ‘Dig me out’ y ‘The Woods’.

Sujfan Stevens – Carrie & Lowell

‘Carrie & Lowell’ es un disco que duele, que emociona y que finalmente embellece el alma. El creador de aquella maravilla que fue ‘Illinoise’ trae su disco más íntimo y personal, más desnudo, despojado de la electrónica de ‘The age of adz’ y de los arreglos orquestales de ‘Michigan’ e ‘Illinoise’, dejando al descubierto su faceta más folk y desnuda. El resultado, el disco más bonito del año.

Father John Misty – I love you Honeybear

El ex Fleet Foxes parece haber estado escuchando su colección de discos de principios de los setenta de Cat Stevens, como ya demostró el año pasado con su versión de 'Trouble'. Su segundo disco bajo el seudónimo de Father John Misty es una acertada mirada en lo musical a la canción de autor más barroca y orquestada, sin olvidar, su mordaz sentido del humor que se demuestra en canciones como ‘The night that Josh Tillman came to our apartment’.

Courtney Barnett – Sometimes I Sit and Think, Sometimes I Just Sit

Cuando salió el primer adelanto del primer disco de la australiana Courtney Barnett, ‘Pedestrian at best’, comenté que si el resto del material estaba a la misma altura teníamos disco 'indie' del año. Una vez escuchado el disco puedo confirmar que ‘Sometimes I Sit and Think, Sometimes I Just Sit’ es ese disco, y es que más que a primera obra suena a grandes éxitos de un artista con 20 años de carrera gracias a joyas como ‘Depreston’, 'An Illustration of Loneliness (Sleepless in New York)', 'Elevator operator' o 'Dead fox'.

Natalie Prass – Natalie Prass

El disco de debut de Natalie Prass recuerda a maravillas como 'Dusty in Memphis' pero también tiene mucho que ver con los discos de la cantautora con más soul, la añorada Laura Nyro. Todo ello pasado por el tamiz del sello Spacebomb de Matthew E. White.

Bop English – Constant Bop

El disco perfecto para los amantes del rock y el pop más clásico. El miembro de White Denim se ha sacado de la maga un disco que supera a cualquier obra de su grupo con su mezcla de sonidos de finales de los 60 y principios de los 70. Un disco que una vez que escuches no podrás evitar ponerlo una y otra vez.

Björk – Vulnicura

Su sonada ruptura con el padre de su hija ha sido un momento catártico para la islandesa. ‘Vulnicura’ es su respuesta a ese hecho, nueve canciones que forman el mejor trabajo de la ex Sugarcubes en más de una década. Una obra intensa e inmensa.

Blur – The Magic Whip

Llevaban 12 años sin sacar nuevo disco, 16 si nos ponemos puntillosos y nos acordamos que '13' fue el último disco que contó con la participación de Graham Coxon, así que podemos calificar la llegada de este 'The Magic Whip' como todo un acontecimiento discográfico. ¿Responde a las enormes expectativas? Sí, no es el mejor disco de la banda pero tampoco es el menos bueno. Y eso, contando con semejante discografía a las espaldas, ya es un buen aviso.

Donnie Trumpet and The Social Experiment – Surf

Muchos han querido ver en este ‘Surf’ la continuación de aquel ‘Acid Rap’ de 2013 que convirtió a Chance The Rapper en el rpaero underground con el futuro más prometedor del mundo. Pero este ‘Surf’ es mucho más, contando con una fuerte presencia de la trompeta del titular, Donnie Trumpet, y una pléyade de voces invitadas como las de Bustha Rhymes, Erykah Badu o Janelle Monae.



¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.