www.diariocritico.com
Las canciones que han marcado la edad de oro de la televisión

Las canciones que han marcado la edad de oro de la televisión

martes 16 de junio de 2015, 17:52h

Poca gente duda ya deque las series de televisión llevan varios años viviendo lo que se denomina su edad de oro. Muchos creadores han encontrado en el medio televisivo la libertad creativa y la extensión suficiente para entregar productos que desafían al cine en su función de hermano mayor. Ya no nos sorprende que el mismo año en que Mathew McConaughey gane un Oscar, su papel televisivo en 'True Detective' sea más recordado que la película por la que lo ganó, 'Dallas Buyers Club'. No es extraño, por tanto, que estas mismas series televisivas consigan convertir en estrellas a grupos como The Handsome Family (responsables de la canción que utilizó como sintonía 'True Detective') tras más de veinte años de carrera o que tras el final de 'Breaking Bad' todo el mundo adore a Badfinger, sin saber que hace más de tres décadas que sus dos principales compositores se suicidaron. En este artículo repasaremos algunos ejemplos de la utilización de canciones pop en las series de televisión.

En los primeros tiempos televisivos las series optaban por contratar a un profesional para que compusiese su sintonía. Solían ser instrumentales, aunque no siempre, y el único requisito es que fueran absolutamente adictivas y se quedaran grabadas en la mente del telespectador. Muchas de estas sintonías se marcaron a fuego en el subconsciente colectivo, estamos hablando de melodías tan recordadas como las de 'Misión Imposible', 'Los Picapiedra', 'Bonanza' o 'La familia Addams', cuyo compositor, Vic Mizzy posteriormente diría que "dos chasquidos de dedos me consiguieron una mansión en Bel Air". Este tipo de sintonías fueron las predominantes hasta los años 80 y 90. ¿Quién no ha cantado alguna vez la canción de 'Cheers', 'El Príncipe de Bel Air' o 'Los Simpson'? Probablemente la sintonía que más veces se ha escuchado en el planeta Tierra. También fue una sintonía el archifamoso 'I´ll be there for you' que abría 'Friends', a pesar de que la banda que la interpretaba, The Rembrandts, decidió alargarla un par de minutos más y convertirla en un pegadizo éxito.

Pero esto cambió con la llegada de la serie que podríamos denominar como el ‘paciente cero’ de esta edad de oro para las series de televisión, 'Los Soprano'. Cuando en 1999 David Chase estrenó su particular visión de un gangster de Nueva Jersey y sus dos particulares familias, todas las reglas cambiaron, desde los títulos de crédito. La influencia de Scorsese, particularmente 'Uno de los nuestros', sobre Chase también llegó a la hora de la banda sonora. La elección del 'Woke Up This Morning' de Alabama 3, editada dos años antes, como sintonía le daba a la serie el tono perfecto. Pero la influencia no se quedaba en los títulos de crédito, Chase seleccionó personalmente (aunque muchas veces guiado por Steve Van Zandt, el guitarrista de la E Street Band, que interpretaba a Silvio Dante en la serie) la mayoría de las canciones que sonaron en 'Los Soprano'.

Tras abrirse la puerta muchas series comenzaron a utilizar canciones ya compuestas como sus sintonías. Algunos ejemplos notables son 'The Wire', que utilizó cinco versiones distintas del 'Way down in the hole' de Tom Waits para cada una de sus cinco temporadas. Fueron Blind boys of Alabama en la primera, la original de Waits para la segunda, los Neville Brothers para la tercera, DoMaje para la cuarta y Steve Earle, que además tenía un pequeño papel en la serie, en la quinta. También fueron muy acertadas la utilización del 'Bad Things' de Jace Everett para 'True Blood', el 'Straight Up and Down' de The Brian Jonestown Massacre para 'Boardwalk Empire' (lo más cerca que ha estado el inestable líder de la formación Anton Newcombe de la fama) o la que comentábamos al principio, el 'Far from any road' de The Handsome Family que ha logrado que, tras veinte años de carrera, puedan llenar salas en lugares remotos como España. Bajo el título, eso sí, de “los autores de la banda sonora de 'True Detective'”. Claro que el éxito televisivo también puede tener su lado oscuro y es que si eres una de las bandas más legendarias de todos los tiempos, caso de los Who, no creo que resulte muy alentador cuando tras tocar 'Who are you' o 'Baba O´Riley' en un concierto la audiencia exclame sorprendida: “¡Están tocando la de 'C.S.I.'!”



Pero una de las cosas buenas de esta nueva forma de hacer televisión es que las series comenzaron a recurrir a canciones como parte de sus argumentos. Las bandas sonoras se convirtieron en referencia de muchas series. Esto se pudo ver en dos pioneras como 'Twin Peaks' o 'Doctor en Alaska'. ¿Quién no recuerda en la primera a Julee Cruise cantando? ¿O la inquietante música de presentación de Badalamenti? Pero la primera serie que tuvo una banda sonora totalmente propia fue 'Doctor en Alaska', en la que gracias a Chris Stevens se podían escuchar cosas tan diversas como Louis Armstrong, Dwight Yoakam, K.D. lang, Motley Crue, Sinead O'Connor, Robert Palmer (inolvidable esa parodia del vídeo de 'Simply Irresistible' a cargo del Doctor Fleischman), Stan Getz o Richard Berry, cuyo 'Louie, Louie' era lo primero que escuchaba Fleischman al llegar a ese particular Macondo pop que era Cicely.

Como ya habíamos dicho 'Los Soprano' fue verdaderamente importante en este sentido aunque el hombre que mejor ha cuidado este aspecto ha sido David Simon, quien puede considerarse el más importante autor televisivo de nuestro tiempo gracias a 'The Wire' o 'Treme'. En la segunda, la música es tan protagonista como la propia ciudad de Nueva Orleans y está llena de ejemplos pero en la primera la utilización de la banda sonora es tan importante e inteligente como en esa. Desde la presentación de D'Angelo con Jay-Z, a la identificación de McNulty con la música de los Pogues, culminando con ese himno etílico llamado 'The body of an american' coreado por la mayoría de protagonistas en el último capítulo de la serie.

Pero no sólo Simon ha sabido hacer gran uso de la música en sus series. Sin ir más lejos, Mathew Weiner, uno de los muchos talentos surgidos tras trabajar en 'Los Soprano', sabe ambientar perfectamente su serie con la música. No en vano ha conseguido lo que pocas películas han logrado, que suene una canción de los Beatles en su obra. En concreto 'Tomorrow never knows', con la que comprendemos que Don Draper y su mundo han quedado repentinamente fosilizados. Incluso 'Perdidos', antes de hacer gala a su nombre y perderse completamente, logró su propio gran momento musical al comienzo de la segunda temporada cuando, mientras suena 'Make Your Own Kind Of Music' de Mama Cass, descubrimos a un personaje fundamental dentro de la famosa escotilla.

Finales impactantes

Pero no cabe duda de que si hablamos de impacto, fuera de la sintonía, la mayoría de canciones que más se recuerdan son las utilizadas al final de una serie. Como no podía ser de otra forma, 'Los Soprano' tuvo un final a la altura de su mito. Tony Soprano entra en una cafetería, comienza a hojear una Jukebox y se decide por 'Don´t stop believin´' de Journey, Unos minutos después un fundido a negro, en el que imagen y música desaparecen bruscamente, saluda el ingreso con honores de Chase en la historia de la televisión.

Menos impactante pero terriblemente emotivo fue el montaje final de 'A seis metros bajo tierra' en el que, mientras suena el 'Breathe Me' de Sia, vemos el desenlace de todos los miembros de la familia Fischer. Claro que el ejemplo más recordado es el de 'Breaking bad', en el que Walter White, ya completamente en las botas de Heisenberg, se aferra a su querida metanfetamina azul en los últimos segundos de la serie. Parece como si el 'Baby blue' de Badfinger se hubiese compuesto exclusivamente para ese momento... pero no. Compuesta en 1971 para su disco 'Straight up', 'Baby blue' fue otra de las grandes canciones de Badfinger que nunca llegó a darles el éxito que tanto merecían. Algo parecido a lo que les pasó cuando 'Without you' se convirtió en un megaéxito en la voz de Harry Nilsson sin que ellos vieran un duro. Tras ser estafados por su mánager y viéndose en la ruina, Pete Ham, compositor de 'Baby blue', se suicidó en 1975, sin sospechar que casi cuarenta años después su canción se convertiría, finalmente, en el éxito que siempre debió ser.



* Artículo cedido por la revista digital Playlist
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Diariocrítico.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.