www.diariocritico.com
‘Liberto’, de Gemma Brió: tragedia y desgarro de una madre
Ampliar

‘Liberto’, de Gemma Brió: tragedia y desgarro de una madre

viernes 16 de octubre de 2015, 11:42h

La llegada de ‘Liberto’ al escenario del Teatro de La Abadía de Madrid venía precedida de un sólido recorrido por tierras de Cataluña y por haber sobrevivido toda una temporada en dos teatros diferentes de Barcelona (Teatre Almeria y Biblioteca de Catalunya). Por si ese solo dato no fuese suficiente para deducir de ello que ha gozado del favor del público, hay que añadirle, además, que ha tenido también una gran acogida entre los profesionales del teatro, ya que cuenta con dos Premios Butaca (Espectáculo de pequeño formato y Texto teatral), dos nominaciones a los Premios Max y un Serra d’Or.

La obra está escrita e interpretada por Gemma Brió (La madre), a quien acompañan en escena Tàtels Pérez (Etna, amiga de la madre, que interpreta también a la Dra. Pataky, padres, enfermera, Vicent, -el compañero sentimental de la madre-, a una comadrona y a la pediatra), y Mürfila -Mar Orfila, cantante de rock y el tercero de los personajes de ‘Liberto’-. El montaje está dirigido por Norbert Martínez.

Liberto’ es un recorrido trágico por la maternidad desgarrada de una mujer que relata los quince días de vida de su hijo y de la transición emocional que viven tanto ella como su pareja desde el momento en que conocen que el pequeño tiene parálisis cerebral y que su vida va a tener un sinfín de limitaciones y de dependencias que afectarán no solo a él sino a todo su entorno. La madre pasa por momentos tremendos que la llevan por un vaivén emocional terrible, hasta llegar a la conclusión de que lo mejor que le puede pasar a su hijo es que muera.

Desde la llegada de Liberto a la vida de esta madre, nada es igual. Todas sus convicciones, e incluso sus convencionalismos, se ven alterados por esa realidad vital que le llevan a replantearse todo en su vida: sus amistades, la muerte, la enfermedad, el dolor… Todo se ve alterado por esa circunstancia tan inesperada como real.

La pieza es una tragedia moderna que recuerda en muchos momentos a la ‘Medea’ de Séneca (que, por cierto, la ha precedido también en este mismo teatro (http://www.diariocritico.com/noticia/486144/medea-de-seneca-un-montaje-insuperable-con-una-aitana-sanchez-gijon-sublime.html), aunque salpicada de humor, que hace mucho más digerible la situación al espectador, y de un puñado de canciones que van del rock al heavy, y de las nanas a las baladas -interpretadas en directo, con el solo acompañamiento de su guitarra, por Mürfila.

El trabajo de las tres actrices es visceral, convincente, vital y descarnado, y la dirección de Norbert Martínez, decisiva para que sus parlamentos, sus movimientos por un escenario prácticamente vacío (apenas tres sillones de la sala de espera de un hospital, una mesita y, enfrente, a solo unos metros, una incubadora cubierta con un plástico) no se haga nada larga. Y eso que el montaje dura una hora y cuarenta y cinco minutos aproximadamente.

Liberto’ está dividida en diez escenas, que las mismas actrices se van encargando de anunciar (el Cenizo -en alusión al pediatra Alejandro Egea-, la resonancia, el registro… y, finalmente, la muerte). Plantea, además de la eutanasia y el desgarro interior de unos padres que tienen que decidir si acortar o no la vida de su hijo, muchos otros temas colaterales y vinculados a estos: la amistad profunda y sincera como punto de apoyo en la vida, la discapacidad, el derecho a vivir, la sanidad, la política sanitaria, la burocracia, la religión…

“Has tenido la mala suerte de nacer hombre y no gato... ¡Al gato se le pone una inyección y ya está!”, le dice su madre a Liberto, desesperada ante el panorama que se le presenta por delante a los padres… Y, al final, acaba gritando también a su hijo “¡Por fin eres libre! ¡Vuela, Liberto!”.

El montaje, en fin, es ágil e impactante; la interpretación, estupenda, y la escenografía, la iluminación y, sobre todo, la música son muy efectivas y, desde luego, no dejan al espectador indiferente ante una realidad que, sin embargo, y con esas mismas premisas puede tener soluciones muy distintas. Nosotros mismos nos hacíamos eco de una de esas salidas en un artículo in memoriam, de un caso muy similar (http://www.diariocritico.com/opinion-analisis/jose-miguel-vila/465866). Pero eso, si me permites la licencia, es “harina de otro montaje”.

Liberto’, de Gemma Brió
Dirección
: Norbert Martínez
Traducción: Jordi Casellas
Escenografía: Lluc Castells
Diseño de iluminación: Jaume Ventura
Vestuario
: Bàrbara Glaenzel
Espacio sonoro: Mar Orfila

Teatro de la Abadía (Fernández de los Ríos, 42. Madrid).

Del 1 al 25 de octubre.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios