www.diariocritico.com
'Furiosa Escandinavia', fascinante viaje interior y exterior
Ampliar

'Furiosa Escandinavia', fascinante viaje interior y exterior

miércoles 22 de marzo de 2017, 17:15h

Antonio Rojano, cordobés y absolutamente ajeno a la profesión teatral, tuvo que esperar hasta los veintitantos años para enamorarse perdidamente del teatro. Desde entonces, han pasado una década, más de veinte obras escritas, y algunos de los más importantes premios teatrales a su curriculum de dramaturgo. Todo empezó con el Calderón de la Barca en 2005 con Sueños de arena, el Premio Miguel Romero Esteo y el Premio Marqués de Bradomín en 2006 con La decadencia en Varsovia, el Premio Caja España de Teatro en 2009 con El cementerio de neón. Después vendrían más estrenos y reconocimientos del público off madrileño con -entre otros- Ascensión y caída de Mónica Seles, Windsor, Dios K, en Naves del Matadero, y La ciudad oscura, en la sala de la Princesa del Teatro María Guerrero. Así, hasta que ‘Furiosa Escandinavia’ se llevara el premio Lope de Vega en 2016, que ahora el Teatro Español de Madrid lleva a sus tablas de la mano de Víctor Velasco.

El texto de ‘Furiosa Escandinavia’ es complejo y está inspirado en la lectura de En busca del tiempo perdido de Marcel Proust y, como en el clásico de la literatura francesa, en el drama de Rojano se bucea también en temas como la memoria, el amor, la frustración y la pérdida. Con ese material tan rico, Velasco ha hecho una labor inmensa para llevar a escena una trama superpuesta, intrincada y con retos permanentes en el camino de su puesta en escena (personajes que coinciden con otros en el mismo espacio pero en tiempos diferentes, recuerdos que se difuminan en el paso del ayer al hoy y que originan escenas que se repiten…), con la eficaz ayuda en las no menos complejas y ricas escenografía, iluminación y música y espacio sonoro de Alejandro Andújar, Lola Barroso y Luis MiguelCobo, respectivamente.

La neurosis y la obsesión que muchas veces bordea también la perturbación de los personajes es soportada con fuerza y vigor incontestables por los cuatro actores que dibujan en escena las voluptuosas filigranas de sus personalidades. En especial los dos principales, encarnados por Francesco Carril (Balzacman) y Sandra Arpa (Erika M.), acompañados también por Irene Ruiz, que duplica personaje (Sonia/Agnes), y David Fernández‘Fabu’ (Lucas). A todos ellos los viste de forma tan sencilla como elegante, Ana Rodrigo.


Dolor y viaje

La fábula sobre la que navega el montaje gira en torno a Erika, una joven que acaba de ser abandonada por T. y se refugia en internet y las redes sociales para mitigar su intenso dolor por la pérdida. Allí conoce a Balzacman, un apasionado de la literatura francesa que se esconde tras un sombrero de cowboy, como la mujer puede comprobar en su primera cita en la vida real, en un parque público. Balzacman decide allí mismo ayudar a Erika en su desesperada huida hacia adelante, para olvidar a T., y esta, en su desesperación, no duda en utilizar, incluso, una pastilla que borrará todos sus recuerdos. El remedio se lo proporciona Lucas, un médico que es la pareja de Sonia, vieja amiga de Erika. Al mismo tiempo, Balzacman inicia un recorrido justo en sentido contrario y se agarra con uñas y dientes al recuerdo, aunque para ello tenga que lanzarse a un viaje con destino Noruega, en busca de T., aquel arquitecto que fue el amor de Erika. Pero allí, Balzacman se encontrará con Agnes, una escandinava con la que se entiende en inglés, y con quien mantiene una loca aventura.

La investigación constante de Rojano sobre el misterio de la utilización del lenguaje en el teatro (se funde aquí armoniosamente el habla común con la poesía y con la filosofía de lo cotidiano), alcanza en ‘Furiosa Escandinavia’ su máxima expresión, y el recurso de Víctor Velasco al lenguaje cinematográfico -apoyado también en el vídeo de Bruno Praena-, plasma toda esa constelación de la fantasía del escritor cordobés hasta convertirse en su mejor aliado. Pero aún es necesario, absolutamente imprescindible, un tercer elemento para cerrar la interesantísima propuesta dramática de Rojano y Velasco, el público. La intensidad y la complejidad de cuanto sucede en escena exigen al espectador un esfuerzo y una atención constantes, de principio a fin del montaje para captar con precisión los mil y un detalles de dolor, de locura y de humor que suceden ante sus atónitas y perplejas narices. Imprescindible.



‘Furiosa Escandinavia’

Autor: Antonio Rojano

Director: Víctor Velasco

Intérpretes: Sandra Arpa, Irene Ruiz, David Fernández‘Fabu’ y Francesco Carril

Ayudante de dirección: Óscar Nieto

Una producción del Teatro Español

Teatro Español, Madrid

Hasta el 16 de abril de 2017
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios