www.diariocritico.com
Crítica de la obra de teatro 'Voltaire': ¡Vivan el diálogo y la controversia!

Crítica de la obra de teatro 'Voltaire': ¡Vivan el diálogo y la controversia!

lunes 11 de octubre de 2021, 12:41h

La dramaturgia es de Juan Mayorga y la dirección de Ernesto Caballero y la figura de fondo la del filósofo francés Voltaire en una propuesta teatral que lleva su nombre, ‘Voltaire’, y que puede verse en el Teatro Quique San Francisco -antes Galileo-, hasta el próximo 7 de noviembre.

Producido por Teatro Urgente, un proyecto de Karina Garantivá y Ernesto Caballero que quiere poner en diálogo teatro y pensamiento, ‘Voltaire’ ha surgido a partir de tres textos del ‘Teatro para minutos’ de Juan Mayorga que tienen en común algo que hoy, en nuestra sociedad, brilla por su ausencia: la búsqueda de la verdad, la tolerancia, la empatía, la escucha real como único camino para el acercamiento de posturas enfrentadas.

En ‘Voltaire’ se plantean tres encuentros distintos de diversos personajes cuyas decisiones oscilan entre la tolerancia y el fanatismo, es decir, entre la voluntad de comprensión del otro y la cerrazón en lo intolerable. Los actores que habitan esos personajes son aquí Karina Garantivá, Tábata Cerezo, Alberto Fonseca y Pablo Quijano, que han sido asesorados en la interpretación por Fernanda Orazi.

Los cuatro personajes están en escena durante los 70 minutos de duración del montaje. El espacio escénico está totalmente vacío. En general los diálogos son entre dos de ellos y de extremo a extremo del mismo. Sus discursos son pausados –no lentos, pausados…-, lo que permite al espectador seguir con claridad y perfecta comprensión cada uno de los argumentos esgrimidos por unos y otros. En sentido estricto es la filosofía trasladada al teatro o, quizás también, el teatro que atraviesa a la filosofía.

De cualquier forma, de pronto, a uno se le viene encima con verdadera añoranza, esa vieja fórmula de hablar con argumentos y, una vez esgrimidos, escuchar atentamente los contraargumentos del interlocutor. Y hablo de añoranza porque en nuestra sociedad nadie escucha a nadie y los argumentos, por buenos y lúcidos que sean, se descalifican al instante en virtud de quién los esgrime más que por las razones o aciertos que puedan contener.

La primera historia que se cuenta en ‘Voltaire’ es la de un diseñador de mapas simplificados y a la carta. Por ejemplo, y en eso está ahora, el de un gráfico que muestra todas las direcciones de trabajo y de domicilio de todos los jueces de Madrid. O, en la segunda, a una profesora de teatro que discute con su alumna más brillante, la idoneidad o no de llevar a escena su propuesta fin de curso que la maestra considera “intolerable”. O la de un padre que posee un anillo de valor incalculable y que, por tradición centenaria, tiene que donar en herencia al mejor de sus tres hijos y que, saltándose esa tradición, hace dos réplicas exactas del anillo y así entrega uno a cada uno de ellos… El problema será entonces saber cuál de ellos es el portador del anillo original.

Fer Muratori, con su austero espacio escénico, y Paco Ariza con su acertada iluminación, han querido en todo momento que sea la palabra la verdadera protagonista del montaje, sin ningún otro aditamento que pueda desviar la atención del espectador, cosa que se agradece mucho.

La propuesta es una verdadera delicia. Escuchar un texto tan claro como inteligente dicho con la serenidad necesaria por cuatro espléndidos actores para atizar la necesidad de seguir el diálogo, el análisis de los hechos y las motivaciones de los personajes, una vez terminado el espectáculo, es hoy una necesidad impagable, más que urgente, como se pretende en el ciclo de Caballero y Garantivá.

Y sé que puede haber espectadores que acaso se sientan frustrados por la aparente falta de conflicto de la propuesta escénica que nos ocupa. Lo hay, pero no a voces, sino a base de argumentos. Esos argumentos que faltan en nuestro día a día de la política y los medios de comunicación que han hecho de la descalificación personal el eje de sus discursos con el único fin de fidelizar y fanatizar a la opinión pública, no el de analizar la bondad o el desatino de un argumento o una propuesta. No, ese no es el camino. Montajes tan sencillos, pero tan profundos como este lo demuestran. La mar de interesante.

‘Voltaire’

Dramaturgia: Juan Mayorga

Dirección: Ernesto Caballero

Reparto: Tábata Cerezo, Alberto Fonseca, Karina Garantivá y Pablo Quijano

Asesoría en la interpretación: Fernanda Orazi

Ayudante de dirección: Nanda Abella

Diseñador: Fer Muratori

Iluminación: Paco Ariza

Un espectáculo producido por Teatro Urgente en Residencia en el Teatro Quique San Francisco y con el apoyo del Instituto Nacional de las Artes escénicas y la Música (INAEM).

Teatro Quique San Francisco, Madrid

Hasta el 7 de noviembre de 2021

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios