www.diariocritico.com

Tolerancia, apoyo escolar y meriendas: así funciona Música por la Paz

Tolerancia, apoyo escolar y meriendas: así funciona Música por la Paz
Ampliar
lunes 23 de enero de 2017, 10:17h

Según el último informe sobre pobreza infantil, uno de cada tres en nuestro país está en riesgo de pobreza. Música por la Paz lo sabe bien y lleva desde 2013 ofreciendo meriendas todas las tardes a muchos niños y niñas de diferentes barrios de toda la geografía española.

Música por la Paz tiene centros repartidos por todo el país. Nació de la experiencia personal vivida por su fundador. Llevaba a sus hijos a un centro escolar en el que había mucha diversidad cultural pero los pequeños apenas se relacionaban entre sí. De ahí partió la idea de crear lazos a través de la música, creando una orquesta que favoreciera la inclusión, el diálogo y las relaciones interpersonales.

Así, desde el primer centro hasta los casi 20 que esta ONG tiene en ciudades como Sevilla, Gijón, Cáceres o Madrid, el proyecto iniciado fue evolucionando e incorporando nuevas dinámicas de inclusión, como talleres de teatro, juegos que favorecen la autoestima o dinámicas de grupo para generar motivación.

Los centros de Música por la Paz abren cada tarde y a ellos acuden todo tipo de niños y niñas, hacen los deberes, meriendan y, tras ello, dirigidos por un monitor o educador, juegan hasta la hora de volver a casa y cierre del centro, - sobre las 20h -.

Si bien la organización se dirigía en un primer momento a niños en riesgo de exclusión, sus centros están abiertos para todos. Si se buscan las razones por las que los niños acuden a los centros, éstas son muy variadas.

Muchas familias viven una situación económica complicada, no tienen recursos para hacer frente a clases de refuerzo que necesitan sus hijos y, a veces, ni siquiera pueden permitirse darles de comer cinco veces al día. Otras, teniendo padre y madre trabajando por las tardes, no pueden ocuparse de ellos o no tienen con quién dejarles y otros van, simplemente, porque lo pasan bien y se divierten, factor común independientemente de la causa de fondo.

Y es que muchos niños y niñas se dan cuenta de la presión que sienten sus padres lo que, en muchos casos, les hace reaccionar de tal forma que se vuelven retraídos o se sienten, de alguna manera, culpables y están preocupados.

Música por la Paz quiere luchar por una infancia sana, saludable y, sobre todo, feliz. A través de los talleres y dinámicas que imparten, transmiten y enseñan a los niños y niñas herramientas con las cuales poder servirse para aumentar la confianza en ellos mismos, para ser capaces de trasladar a su familia y amigos sus sentimientos y fomentar una atmósfera de tranquilidad y serenidad en la que puedan crecer felices.

La organización que hace posible todo esto, cuenta con una gran cantidad de colaboradores, desde los profesores titulados, los educadores sociales y los monitores de tiempo libre que están en los centros ayudando a los niños a hacer las tareas, hasta los que se encargan de la búsqueda de financiación a través de la información y venta de participaciones de sorteos para conseguir fondos. Música por la Paz está abierta a todos. A ti y a mi también.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios