www.diariocritico.com
Las 20 mejores películas de los años 2000 (del 10 al 1)
Ampliar

Las 20 mejores películas de los años 2000 (del 10 al 1)

lunes 15 de noviembre de 2021, 10:10h

Tras repasar las décadas de los 50, los 60, los 70, los 80 y los 90, llega el turno de echar una ojeada a las mejores películas de la primera década del Siglo XXI, un periodo en el que la división entre cine comercial y cine independiente se hizo todavía mucho más pronunciada, siendo el momento en el que las películas que triunfan en taquilla pasan a estar empaquetadas en interminables sagas, un fenómeno que empezó en 1999 con el estreno de la primera película de las precuelas de 'Star Wars' y que se consolidaría con la saga de 'El Señor de los Anillos', la de Harry Potter o el estreno de 2008 de 'Iron Man' que, junto a los Batman de Nolan, iniciarían el periodo en el que ningún estudio apostaría una gran cantidad por una película que no se pudiera extender hasta el infinito y estuviera protagonizada por alguien con máscara, capa o mallas... Aun así en estos años también pudimos disfrutar de la magia de Wong Kar Wai, el clasicismo de Clint Eastwood o el auge definitivo de la animación, con Pixar y Miyazaki entregando varias obras maestras. (Vea también: Del 20 al 11)

10. Mystic River (2003)



La mano maestra de Clint Eastwood maneja con pulso firme este sombrío thriller dramático. Una atmósfera inquietante envuelve todo el metraje de 'Mystic River, una película sobre la amistad y las heridas de la infancia en la que su trío protagonista, Sean Penn, Tim Robins y Kevin Bacon, absorbe sabiamente la lección de cine que imparte su director.

9. Hable con ella (2002)

Acusado de sólo saber dirigir actrices, Pedro Almodóvar entregaba su mejor película en 2002 con 'Hable con ella', una historia de amores heridos donde el protagonismo pasa a las miradas de sus protagonistas masculinos, y pocos actores miran con mayor intensidad que Darío Grandinetti. Con este melodrama el manchego demostraba que era el mejor realizador nacional de su época y conseguía encandilarnos con una obra en la que prima la irracionalidad del amor, eso que los surrealistas llamaba el 'amour fou'.

8. 2046 (2004)



El cine de Wong Kar Wai es sugerente, cadencioso, lleno de momentos líricos, con imágenes a cámara lenta remarcadas por una música que se le ajusta como un guante; en definitiva, algo cercano a la perfección formal. Habrá quien encuentre esa perfección vacía, aburrida o pedante pero quien se meta en esta historia que continúa el hechizo de 'In The Mood For Love' encontrará pocas experiencias iguales en otra película. Un poema en imágenes que cerraba la etapa dorada del director hongkonés.

7. El viaje de Chihiro (2001)



'El viaje de Chihiro' es una experiencia maravillosa, algo así como Hayao Miyazaki en el País de las Maravillas. Se trata de una de las películas más originales y poderosas del Siglo XXI, un cuento sobre crecer en el que, como siempre en el creador de 'Mi vecino Totoro', no todo es lo que parece. El maestro japonés de la animación nos embarca en el mágico viaje de una niña hacia la madurez. Toda la película es como un sueño del que no querrás despertar.

6. Yi Yi (2000)



La última película del fallecido Edward Yang se erige en el mejor testamento posible del realizador. Una película de casi tres horas de duración contada con un sentimiento agridulce, cercano al estilo de Yasujiro Ozu, en la que se nos muestra un trozo de vida de una familia taiwenesa moderna. La entrada en coma de la abuela hará que cada miembro se replantee su vida hasta ese instante. Es una pena que la obra de tan insigne director siga siendo tan poco conocida, y difícil de encontrar, en nuestro país.

5. Million Dollar Baby (2004)



En una década en la que comenzó cumpliendo 70 años y la acabó cerca de los 80, Clint Eastwood entregó algunas de las mejores películas de su carrera, alcanzando la perfección de su estilo clásico y sobrio. 'Million dollar baby' es la mejor película del excelente ramillete de películas que entregó en la primera década del Siglo XXI. Realizada con un clasicismo tan virtuoso como desaparecido de las salas de cine, esta obra se elevaba más allá de una simple película sobre boxeo para convertirse en una desgarradora reflexión sobre el amor paterno-filial no sanguíneo.

4. ¡Olvídate de mí! (2004)



Charlie Kaufman se destapó como el guionista más original y brillante de su tiempo y en estos años firmó tres guiones sublimes que se convirtieron en un trío de obras maestras, 'Adaptation (El ladrón de orquídeas)', '¡Olvídate de mí!' y 'Synecdoche, New York' (que también supuso su debut como director). Las tres merecerían estar en este listado pero la mejor es la segunda en la que Kaufman nos plantea el reto de cómo reaccionaríamos si pudiésemos borrar a alguien de la memoria. El resultado final es la reconstrucción de una historia de amor en la mente del protagonista, mientras le va siendo arrebatada recuerdo a recuerdo. El estilo visual de Michel Gondry se adaptaba perfectamente al guión de Kauffman y conseguía sacar, una vez más, un prodigio de actuación de Kate Winslet y de un acertado Jim Carrey.

3. Ciudad de Dios (2002)



Esta película echa una mirada a un lugar apartado del resto, donde la única ley que impera es la de la supervivencia, las favelas de Ciudad de Dios. La historia sigue los pasos de dos chavales que crecen en ese mismo entorno y que buscarán dos salidas opuestas al mismo. A través de tres épocas, años 60, 70 y 80, seguiremos las andanzas de Buscapé y Dadinho. Rodada con tal ritmo y precisión, con un montaje adecuado para cada parte de la historia, que la hace heredera de las malas calles del mejor Martin Scorsese y de la que cuesta creer que exista alguien que la haya visto y no haya quedado prendado de ella.

2. Mulholland Drive (2001)



'Mulholland Drive' es un laberinto de sueños, identidades y todas las obsesiones del universo David Lynch. Es, en definitiva, la película definitiva de su creador. Si buscas narración lineal y lógica no la encontrarás, pero si te dejas llevar por el director puede que entres en su juego y acabes buscándole los tres pies al gato... y que hasta se los encuentres. Pocas películas son capaces de volver a fasinar tanto con cada repetició como esta inmersión onírica en el mundo de Diane.

1. Deseando amar (In The Mood For Love) (2000)



'Deseando amar' no es una película, es un poema; un bolero cantado por Nat King Cole en el que las imágenes que aparecen en la pantalla se mueven con una cadencia sublime hasta instalarse en nuestra retina y nuestra alma, No, 'Deseando amar' no es una película, es un milagro en el que se nos muestra una historia de amor, de ausencias y miradas en la que todo encaja a la perfección (dirección, fotografía, música, interpretación) hasta conseguir lo imposible, la cuadratura del círculo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios