www.diariocritico.com
Las 50 mejores películas de los años 60 (del 30 al 21)
Ampliar

Las 50 mejores películas de los años 60 (del 30 al 21)

lunes 05 de octubre de 2020, 10:39h

Los años 60 en el cine también estuvieron sujetos a una revolución, como la música y el resto de las artes. El pop se infiltró en la gran pantalla y el viejo Hollywood dio sus últimos coletazos antes de que la generación de "los moteros tranquilos y los toros salvajes" tomara por asalto la Meca del Cine inspirados por la Nueva Ola francesa y el cine 'underground' de gente tan dispar como John Cassavettes o Roger Corman.

Los aires de cambio también llegaron a los grandes maestros internacionales que fueron rompiendo todas las reglas conocidas con alguns de sus obras más libres y arriesgadas, con Fellini, Bergman, Buñuel o Kurosawa a la cabeza, por no hablar de un Stanley Kubrick que revolucionaria el medio completamente desde su exilio inglés. Del 50 al 41 / Del 40 al 31 / Del 20 al 11 / Del 10 al 1 (Vea también: Las mejores películas de los años 50).

30. Desayuno con diamantes (1961) Blake Edwards



Blake Edwards en la dirección, un guión basado en una novela de Truman Capote, Henry Mancini en la música y Audrey Hepburn en una ventana cantando. Ingredientes más que suficientes para lograr una película memorable. A pesar de que a George Peppard le encante que los planes salgan bien, a pesar de que Audrey no tenga ni idea de tocar la guitarra (y se note), y, sobre todo, a pesar de la vergüenza ajena que provoca Michey Rooney haciendo de japonés. 'Moon River' puede con todo.

29. Una mujer es una mujer (1961) Jean-Luc Godard



La película más divertida y juguetona del director al que menos veces se le han aplicado esos adjetivos. Godard se enamora, y nos enamora, de Anna Karina y entrega una película que más que un soplo de aire fresco es una (nueva) ola de cine. Godard sigue donde lo dejó en 'Al final de la escapada', pero le quita toda gravedad y decide (oh, sorpresa) pasárselo bien. Su cine sigue jugando con el montaje, la banda sonora y cualquier cosa que se le ocurra, guiños a cámara, Jeanne Moureau hablando de 'Jules y Jim'...

28. La gran evasión (1963)



La fuga más entretenida de la historia del cine, una película evasiva sobre una evasión que hizo de Steve McQueen el tipo más 'cool' del planeta. John Sturges dirige con pulso y precisión, y el reparto responde con creces, en una película en la que, a pesar de la tragedia de que se cuenta, termina siendo imposible no terminar con una sonrisa en la boca y tarareando su inolvidable melodía. También es cierto que cuesta creer que hubiera nazis tan tontos y benevolentes como estos pero poco importa cuando tienes escenas como la de la persecución en moto o a McQueen lanzando una pelota de béisbol contra la pared cuando le confinan en “la neverra”. Uno de los mejores ejemplos del cine como evasión.

27. Yojimbo (El mercenario) (1961) Akira Kurosawa



Akira Kurosawa crea el ‘sushi western’ y Toshiro Mifune da vida al arquetipo que hará famoso Clint Eastwood en una maravilla, también conocida por 'El mercenario', que podría ser la película más entretenida de la excelente filmografía del director, siendo el duelo final uno de los mejores momentos de su cine. Pocos años después Sergio Leone decidirá copiar el argumento de este western de samuráis para crear el ‘Spaghetti Western’ con 'Por un puñado de dólares'. Haciendo de esta película una de las más influyentes de todos los tiempos. Además cuenta con una segunda parte, 'Sanjuro', tan disfrutable como la primera, algo que muy pocas películas pueden decir.

26. Dos hombres y un destino (1969) George Roy Hill



Una película que basa su éxito en el tremendo carisma y química de su pareja protagonista, Paul Newman y Robert Redford derrochan carisma dando vida a Butch Cassidy y The Sundance Kid, dos forajidos a los que olvidaron informar que el salvaje Oeste ha terminado y ha dado paso a la civilización, con su ley y su orden. Son dos personajes fuera de época que pasean por un mundo en extinción. El director George Roy Hill y el guionista William Goldman le ponen en bandeja una de esas escenas icónicas a Paul Newman con su paseo en bicicleta mientras suena el 'Raindrops Keep Fallin' on My Head' de Burt Bacharach. Una película con mucho encanto y buen hacer, consiguiendo sacar sonrisas en un género no muy acostumbrado a ellas. La química entre los actores protagonistas fue tan grande que repetirían 4 años más tarde, con los mismos buenos resultados, en 'El golpe'.

25. Rocco y sus hermanos (1960) Luchino Visconti



Visconti rueda una obra maestra en la que melodrama y neorrealismo se dan la mano como solo podrían con un director de su talla detrás de las cámaras. Una película cruda y conmovedora pero con ese punto operístico que sabía manejar a la perfección Visconti. Un gran fresco familiar que se beneficia de una gran actuación de Alain Delon y de la estupenda banda sonora de Nino Rota.

24. La semilla del diablo (1968) Roman Polanski



Roman Polanski combina a la perfección realismo y fantasía en esta obra maestra de terror psicológico. Una pesadilla en la que una mujer verá como su mundo se derrumba y su realidad se hace pedazos tras quedarse embarazada. Polanski consigue dar mucho miedo sin tener que enseñar nada, ni recurrir a efectos especiales, claro que ¿qué puede haber más terrorífico que no poder confiar en la persona con la que lo compartes todo? ¿Unos adorables ancianitos viviendo en la casa de al lado?

23. Harakiri (Seppuku) (1962)



Masaki Kobayashi entrega su obra maestra absoluta con 'Harakiri', un poema trágico y sombrío en el que un samurái, antes de, supuestamente, hacerse el harakiri, cuenta la historia que le ha llevado a eso. El director coreografía las escenas de lucha como un ballet trágico abriendo la puerta para otros poetas de la violencia como Zhang Yimou o Quentin Tarantino. El resultado, una de las cumbres absolutas del cine japonés.

22. El infierno del odio (1963) Akira Kurosawa



Kurosawa se disfraza de Hitchcock y entrega un clásico de cine negro y suspense con el que demuestra su solvencia en todos los géneros. No es su primera incursión en el género, valga como ejemplo Los canallas duermen en paz, pero sí su mejor ejemplo. Dividida en dos partes, una primera muy angustiosa en la que nos enfrentamos al secuestro de un niño y una segunda en la que se sigue con detalle la investigación. La primera parte está rodada con precisión de maestro, mientras que el realismo de la segunda influirá en películas como 'Zodiac' de David Fincher. No es tan famosa como otras películas suyas pero se encuentra entre las mejores de su filmografía.

21. El buscavidas (1961)



En una carrera sobresaliente, que se extendió por más de seis décadas y le dio personajes como Butch Cassidy o Cool Hand Luke, Fast Eddie Felson es el papel definitivo de Paul Newman, de hecho el actor consiguió su único Oscar cuando lo retomó en 1986 con 'El color del dinero'. Eso sí, aquella película de Martin Scorsese se quedaba lejos del esplendor de la original, 'El buscavidas', una película que radiografía con éxito la implacable búsqueda del éxito en la sociedad estadounidense. Una película dura y realista que empezó a abrir puertas en Hollywood para estudios de personajes más complejos. Tanto Newman como Jackie Gleason y George C. Scott dan un recital interpretativo.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios