www.diariocritico.com
Cuidar de tu perro en invierno
Ampliar
(Foto: Pixabay)

Cuidar de tu perro en invierno

lunes 27 de noviembre de 2017, 10:40h

Con la llegada del invierno y la bajada de las temperaturas, llegan también ciertas enfermedades características de esta época. Entre personas, la más común y temida es la gripe. Resfriados, faringitis, cuadros de malestar general… Y aunque pueda parecer que sólo el ser humano se ve achacado por esas afecciones, el mundo animal tampoco escapa a ello. Hablando de perros, nuestros canes de mayor edad, aquellos que, lastimosamente, padecen alguna enfermedad crónica y, especialmente, los cachorros; se convierten en el foco de atención preferido durante la época invernal a la hora de presentar ciertas enfermedades estacionales, algo que podemos evitar protegiendo a nuestro fiel compañero con las medidas oportunas.

Patologías más comunes

Los problemas de salud en animales domésticos suelen presentarse con frecuencia, pero es ahora con el inicio del frío que se presentan, en las consultas veterinarias, mayor número de casos. Por ello, ser conocedores de cuales son y estar protegidos con un buen seguro para perros, que nos permita acudir a nuestro veterinario y resolver cualquier duda; nos ayudará a evitar que nuestro can se convierta en una víctima fácil, y que no sufra en los próximos meses ninguna de las siguientes patologías más comunes:

  • Afecciones respiratorias: faringitis, laringitis y bronquitis

Todas ellas son enfermedades típicas de esta época. La más preocupante es la bronquitis. Los cambios bruscos de temperatura existentes entre la calidez del hogar y las bajas temperaturas del exterior pueden ocasionar enfriamiento, irritación, etc., de las vías respiratorias. El tratamiento, en cualquier caso, puede requerir de la administración de antibióticos, antiinflamatorios y/o analgésicos, según el origen y la gravedad de la afección.

  • Pulmonía canina

La pulmonía canina se desencadena tras el enfriamiento del perro. No haberles secado bien tras un paseo bajo la lluvia, por haber nieve en la calle, o no hacer caso de las recomendaciones para protegerles del frío con prendas de abrigo y exponerlos a estos cambios bruscos y corrientes de aire, puede empeorar un simple catarro y agravar una fácil afección respiratoria convirtiéndola en una patología grave y seria que requiere de tratamiento con antibióticos.

  • Dermatitis

Las pulgas se desarrollan en ambientes cálidos entre 20ºC y 25ºC. Con la llegada del invierno su hogar favorito se convierte en el nuestro propio. La calefacción en casa crea el clima perfecto para la eclosión de las larvas de estos parásitos. Debemos recordar desparasitar a nuestros fieles compañeros del mismo modo que lo hacemos en verano, cuando los riegos son aún mayores, porque basta con la picadura de una simple pulga para desencadenar toda una dermatitis alérgica y una afección dermatológica importante.

  • Dificultades locomotoras

La mayoría de personas, especialmente las de edad más avanzada, conocen de las complicaciones que se suceden con el cambio de tiempo y cómo sus dolores aumentan. Sucede lo mismo con nuestros perros. Cuando se produce el descenso de temperaturas y, con ello, un aumento de la humedad, las articulaciones padecen las consecuencias y presentan dificultades en su movimiento, hecho que también se hace visible en la atrofia muscular. Los animales sufren del mismo modo procesos articulares degenerativos (artritis, artrosis…) y es en esta época del año cuando más aparecen sus síntomas.

  • Problemas digestivos

No hace falta hablar de las tentaciones alimenticias con las que, negativamente, satisfacemos a nuestros animales de compañía. En vistas a la llegada de la Navidad y de esos días de grandes comidas, hay que evitar dar a nuestros perros alimentos que les ocasionen trastornos digestivos y así eliminar las posibilidades de que éstos sufran problemas estomacales e intestinales como vómitos o diarreas.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios