www.diariocritico.com

La estación Chamartín-Clara Campoamor de Renfe inicia una nueva fase de transformación y afectará a algunas líneas

La estación Chamartín-Clara Campoamor de Renfe inicia una nueva fase de transformación y afectará a algunas líneas
viernes 13 de enero de 2023, 12:28h

Adif inicia una nueva fase del proceso de transformación de Madrid-Chamartín Clara Campoamor como estación de referencia de una movilidad sostenible y conectada, con la que reforzará su posición además como nodo estratégico de Cercanías Madrid y del transporte urbano y metropolitano.

Desde el 4 de febrero, y hasta finales de diciembre, abordará:

  • la ampliación del vestíbulo principal hacia el norte, proporcionando más espacio a Cercanías, que pasará a contar con una zona diferenciada para los viajeros de trayectos urbanos e interurbanos. Para ello, se ampliará el vestíbulo sobre las vías, desplazando los núcleos de escaleras y ascensores y se ejecutará una nueva marquesina sobre andenes. Desde este nuevo espacio de espera e información, los viajeros de Cercanías accederán a los andenes a través de una nueva pasarela cubierta, de 1.300 m2.
  • el montaje de aparatos de vía y señalización entre las vías 1 y 6 con el fin de mejorar la explotación del servicio ferroviario -aumentar la flexibilidad y mejorar la respuesta de las instalaciones ante incidencias- y el acondicionamiento de los andenes 1,2 y 3.
  • las obras se completarán con el refuerzo de estructuras en el ámbito de la plaza urbana para absorber nuevas cargas derivadas de la reordenación de los viales.

Estos trabajos se desarrollarán en paralelo al resto de actuaciones que transforman Madrid-Chamartín Clara Campoamor en un nodo estratégico de una movilidad multimodal e integrada, que responde al incremento de tráfico asociado al proceso de liberalización del transporte de viajeros.

Con una inversión de 326 millones de euros, estas actuaciones en ejecución van dirigidas a duplicar la capacidad para la alta velocidad y doblar la superficie del vestíbulo hacia el norte, este y sur. Asimismo, se aborda la remodelación de 13 vías y andenes destinados a Cercanías y se recupera el antiguo vestíbulo de Cercanías bajo vías de la cabecera norte -vestíbulo Central- y, con él, los núcleos de comunicación vertical entre andenes y el vestíbulo interior, además de la conexión directa con la alta velocidad y Metro de Madrid.

La transformación de Chamartín contribuirá de forma determinante al desarrollo de Cercanías: una vez finalizadas las obras, la estación podría gestionar entre un 25% y un 30% más de viajeros, hasta 900 trenes diarios.

Estas actuaciones se completan con carácter previo a la remodelación integral que se acometerá en la estación y su entorno urbano con una propuesta de diseño seleccionada en un concurso internacional. Las inversiones previstas en la transformación de Madrid-Chamartín Clara Campoamor superarán los 1.000 millones de euros.

Más espacio para Cercanías y más conexiones

Las actuaciones que Adif aborda en Chamartín en el ámbito de Cercanías, enmarcadas en el Plan de Cercanías -las que desarrollará desde el 4 de febrero y las que ya ejecuta desde hace meses- dotarán al vestíbulo principal -que se amplía hasta duplicarlo- de un espacio específico y de mayor dimensión para Cercanías.

También facilitará flujos de comunicación más directos y eficientes: desde el nuevo espacio de espera e información de Cercanías -ampliado hacia el norte-, los viajeros accederán a los andenes a través de una nueva pasarela cubierta, de 1.300 m2 de superficie. Además, con la recuperación del antiguo vestíbulo Central subterráneo, que entrará en servicio en próximas fechas, los usuarios de Cercanías contarán con una nueva conexión entre andenes y una nueva vía de comunicación directa entre estos y el Metro de Madrid, como alternativa al vestíbulo principal, así como con la alta velocidad.

En Madrid-Chamartín Clara Campoamor, Adif trabaja también en proporcionar más capacidad para más trenes y un tráfico más fluido y una mayor eficiencia en la resolución de incidencias.

Planes Alternativos de Transporte para las C3, C3a, C4, C4a y C4b

Las obras programadas en Madrid-Chamartín Clara Campoamor se han realizado, hasta el momento, de forma simultánea al servicio ferroviario. Sin embargo, las que se inician el 4 de febrero no son compatibles con algunos servicios ferroviarios -se requiere la interrupción del servicio de trenes por el túnel de Sol, entre Chamartín y Nuevos Ministerios-, si bien todas las estaciones de Cercanías mantendrán servicios.

Las actuaciones, de gran volumen, van a requerir del uso de maquinaria de gran dimensión. Asimismo, se trata de obras singulares, con cimentaciones muy próximas a la vía y la construcción de vigas de grandes dimensiones sobre andenes y vía. La planificación ha atendido también a dos aspectos: la minimización de riesgos de seguridad para viajeros, trabajadores y circulaciones y la optimización de los tiempos, asociada a la financiación de los fondos europeos MRR.

Desde el 4 de febrero y hasta diciembre, se verá interrumpido el servicio entre las estaciones de Chamartín y Nuevos Ministerios para las líneas C3, C3a, C4, C4a y C4b, que dispondrán de transbordo a otros servicios de Cercanías desde Chamartín, Nuevos Ministerios y Puerta de Atocha.

Las obras en esta fase se han diseñado con el fin de minimizar la afectación del servicio de Cercanías, manteniendo operativo el túnel de Recoletos entre Chamartín y Atocha. Asimismo, tanto el túnel de Sol, como el de Recoletos, operarán con normalidad en el tramo con más tráfico de viajeros de Cercanías: Nuevos Ministerios - Atocha.

Para garantizar la movilidad de los ciudadanos, Renfe ha reprogramado -junto a Adif y en coordinación con el Consorcio Regional de Transportes de Madrid-, sus servicios en las líneas C3, C3a, C4, C4a y C4b. De este modo, se limitan sus recorridos y se modifican horarios y frecuencias.

Así, en sentido norte-sur, estos servicios finalizarán en Chamartín, donde los viajeros podrán continuar recorrido en los trenes que circulan hacia Atocha por el túnel de Recoletos: líneas C1, C2, C7, C8 y C10.

A la inversa, de sur a norte, las estaciones de inicio/fin de servicio serán Atocha o Nuevos Ministerios. En ambas terminales, los viajeros podrán continuar su desplazamiento en el resto de servicios de Cercanías que circulan por el túnel de Recoletos: líneas C1, C2, C7, C8 y C10.

La reorganización de servicios de Cercanías en el núcleo llevará aparejado, adicionalmente, un incremento de circulaciones, diseñado para facilitar la movilidad en el eje norte-sur de Madrid. Así, Renfe Cercanías Madrid, que en la actualidad dispone de 1.246 trenes diarios, con una oferta de 605.324 plazas sentadas, incrementará su oferta de circulaciones en un 15%, hasta alcanzar los 1.436 trenes diarios en el núcleo de Madrid y dispondrá de 642.173 plazas sentadas, 37.000 (+6%) más que en la actualidad.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios