www.diariocritico.com
María Pastor lo borda repasando en solitario 14 obras de la sala Guindalera con 'El efecto Shinkansen'

María Pastor lo borda repasando en solitario 14 obras de la sala Guindalera con 'El efecto Shinkansen'

> De viernes a domingo, hasta el 17 de diciembre, a las ocho de la tarde

martes 05 de diciembre de 2017, 09:26h
Un experimento vanguardista que sólo una sala es capaz de llevar a cabo, afortunadamente para los espectadores, a los que saca de la rutina teatral. Y, claro, para ello, para recorrer 14 de las magníficas obras que ha 'parido' este inigualable altar escénico, era condición absolutamente imprescindible, contar con una tan extraordinaria como poliédrica actriz. Pongamos que se habla/escribe del efecto Shinkansen, la sala Espacio Guindalera y, claro, María Pastor. Una cita también imprescindible.

Para el equipo de dirección de Guindalera, "el teatro es un lugar de encuentro para el sosiego del alma humana, un estímulo o acicate ante un mundo a veces duro y hostil, un espacio al que acudimos para escuchar la verdad, disfrutando de la ficción". En definitiva, un sitio donde los sueños son intencionados y compartidos en un acto de voluntad colectiva donde decidimos vivir realidades imaginadas porque tenemos una necesidad espiritual o nos sentimos atraídos hacia lo lúdico.

Algo atractivo pero a la vez necesario para el ser humano, cada vez mas extrañado ante el misterio de la existencia y la complejidad del alma humana. Un lugar donde sea posible soñar intencionadamente y permitirnos participar, como artista o como espectador, en un mundo que es real pero al mismo tiempo imaginado y descubrir durante ese juego algo de nosotros mismos o de la realidad circundante y no visible en nuestras cotidianas y grises vidas que nos ayude aunque sea solo un poco a vivir.

Por razones ajenas a la voluntad del proyecto Guindalera, creado hace más de dos décadas por la maravillosa familia Pastor, éste transitaba por una crisis que amenazaba su cierre y entonces se peguntaron: ¿Porqué no salir de este pequeño recinto y emprender proyectos que generen una mayor repercusión social estrenando en espacios más amplios, utilizando estrategias más adecuadas para acercarnos al gran público, usando estímulos más atractivos para los medios y cumpliendo con unas características en la programación que nos exigen las normativas de las instituciones oficiales, pero que nos alejan de nuestros objetivos como centros de creación con un sello propio o simplemente nos centramos en tener unos buenos ingresos de taquilla…?

Después de largas discusiones llegaron a la afortunada conclusión de que Guindalera es lo único que podía hacer o que se le permitía hacer si querían responder con honestidad a la fuerte llamada o motivación que padecen algunos de los que aman el teatro en nuestro país.

Por eso su nuevo trabajo de investigación teatral de cara a un resultado artístico enmarcado en una puesta en escena final, es una labor maratoniana que busca una profunda reflexión sobre el proceso teatral de toda una etapa de Guindalera a través de la experiencia artística de una actriz, María Pastor, que ha participado en la mayoría de los montajes emprendidos.

El tema y la estructura

Respecto al asunto temático, a través de una nueva visión del trabajo abordado y en un trabajo de investigación sobre el material empleado con una nueva perspectiva desde un presente, el equipo de dirección y María Pastor, la protagonista del espectáculo han trabajado en una línea donde las impresiones y reflexiones del recuerdo de las distintas obras elegidas están engarzadas en el cemento de una nueva dramaturgia, donde se aborda el tema sobre el binomio ficción realidad, y sobre los grados de realidad o imaginación de la memoria.

En cuanto a la estructura, que ya se sabe que una buena ficción es tan real como la vida misma, se trata de que una actriz sueña que se levanta de su cama porque una llamada muy fuerte le pide que vaya allí, donde nace un sonido extraño. Pero antes de llegar al “sitio” cruza por un espacio singular que despierta en ella una serie de recuerdos vividos por los que vuelve a transitar .

Quiere comprobar si lo que vuelve a vivir sucedió o es algo simplemente imaginado, mientras se pregunta: ¿Es real o estoy soñando lo que me sucede? Todo puede suceder, todo es posible y probable. No existe el tiempo ni el espacio tal y como lo concebimos. Sobre una base extraña de realidad la imaginación de la actriz salta hacia distintas experiencias ya vividas. La actriz, se transforma, se multiplica, pero una conciencia gobierna su aparente caos, la del sujeto que sueña y que acepta las leyes oníricas.

Un sonido, un mueble, un objeto, algo que se filtra por los sentidos y que entretiene su deseo de acudir a la llamada, despierta un torrente de imágenes y sensaciones que le llevan a la actriz a volver a revivir. A veces lo revivido genera a su vez una asociación que despierta la siguiente “revivencia”…

El espacio escénico

Es un lugar lleno de sombras que intranquilizan, un lugar frío, mágico, extraño, poético y que está bañado por la luz de las estrellas que se filtra detrás de una gran cortina tras la que nace el extraño sonido-llamada. Hay un desorden aparente, múltiples muebles, muchos de ellos cubiertos por telas, objetos o alguna prenda colgada de percheros que despiertan realidades. Al fondo, la gran cortina mecida por el viento.

En definitiva, una experiencia tan novedosa como atractiva y, se insiste, por supuesto, imprescidnible de vivirla intesamente en esta ya mítica sala que es Guindalera.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios