www.diariocritico.com
Los 10 mejores discos de 2020
Ampliar

Los 10 mejores discos de 2020

miércoles 16 de diciembre de 2020, 07:46h

Como cada año con el fin del mismo llega el tiempo de las listas y los repasos. Desde Diariocrítico volvemos a apuntar a una afición en la que nunca están todos los que son pero en la que sí son todos los que están, o al menos se intenta. Tras repasar las mejores canciones del año llega el turno de los discos imprescindibles de 2020, un año que en varios momentos ha parecido más una maldición bíblica que otra cosa. Aun así se ha vuelto a cumplir aquello de que los malos tiempos suelen ser buenos para la lírica y 2020 ha sido un año con una excelente cosecha de discos, desde la vuelta de Fiona Apple y Bob Dylan, a la protesta de SAULT o Run The Jewels. (Vea aquí los mejores discos de 2019 / 2018 / 2017 / 2016 / 2015 / 2014 / 2013 / 2012 / 2011 / 2010)

10. Fleet Foxes - Shore

Robin Pecknold ha sacado su disco más luminoso y optimista hasta la fecha con 'Shore', una obra que le ve agradecer a varios de sus héroes musicales y que ha dejado ver los rayos de sol, tras el taciturno 'Crack Up' de 2017. El inicio del disco es espectacular con 'Wading in Waist-High Water', 'Sunblind' (una de nuestras canciones favoritas del año) y 'Can I Believe You', pero, a pesar de que no consigue mantener ese increíble nivel en el resto, sigue habiendo gemas como 'A Long Way Past The Past', con unos brillantes vientos, la delicada 'Maestranza', la movida (para los estándares de este grupo) 'Young Man's Game' o las distintas partes de 'Quiet Air / Gioia'.

9. Phoebe Bridgers – Punisher

Con 'Punisher' Phoebe Bridgers se ha consolidado definitivamente, mejorando tanto en la composición como en la producción, mientras que líricamente sigue demostrando que es una de las más brillantes de su generación. El disco ve como su universo musical se expande gracias a canciones tan brillantes y cuidadas como 'Chinese Satellites', 'Garden Song', el caramelo pop de 'Kyoto', la reunión con sus compañeras de Boygenius en 'Graceland Too' o el colosal final con 'I Know The End', 'Punisher' confirma a Bridgers como una de las artistas más importantes de su generación.

8. Yves Tumor – Heaven to a tortured mind

'Heaven to a tortured mind' nos enseña la faceta más pop y accesible de Sean Bowie, mejor conocido como Yves Tumor. Con una producción increíble de principio a fin, el artista se centra en las canciones, como ya demostró que podía hacer con pasados ejemplos como 'Noid' y entrega un disco perfecto para que las mentes inquietas (y torturadas) puedan encontrar su particular paraíso, con canciones tan grandes como 'Kerosene!' o 'Gospel For A New Century'.



7. Waxahatchee – Saint Cloud

Normalmente tienen mucha mejor prensa los discos de desamor que los de amor, la gente prefiere escuchar a alguien con el corazón roto que a alguien viviendo en una nube. Por eso es tan interesante la increíble recepción que ha tenido este 'Saint Cloud' de Waxahatchee. Katie Crutchfield ha entregado su obra más madura y cálida, también la mejor, con Lucinda Williams como principal inspiración. Un disco con sabor 'americana', en el que las guitarras acústicas sustituyen a la distorsión de pasados discos y la rabia de 'Out in the Storm' da paso a un punto y aparte que presagia una nueva y prometedora etapa.



6. Perfume Genius – Set My Heart On Fire Inmediately

Mike Hadreas amplía su paleta sonora uniendo todos los estilos gracias a una voz y una sensibilidad totalmente individual. 'Set My Heart On Fire Inmediately' es su disco más complejo y, a la vez, accesible de su carrera. El artista toca varios palos en algunas de las mejores canciones de su carrera, 'Whole Life' abre el disco trayendo a la memoria los mejores (y más melodramáticos) momentos de Roy Orbison, en 'Describe' aparecen guitarras distorsionadas junto a una sección rítmica de lujo, formada por Pino Palladino y Jim Keltner, resultando en una canción en la onda de country alternativo que termina como una pieza 'ambient', 'Without You' continua el coqueteo con el country rock en una excelente melodía que podría haber firmado Dolly Parton, 'Jason' es puro pop barroco en la línea de los Left Banke, mientras que 'Leave' suena a los Radiohead de 'Kid A' y 'On The Floor' suena a éxito 'synth pop'. Y eso es solo hablando de la primera cara...



5. Porridge Radio – Every Bad

Dana Margolin y su banda, Porridge Radio, han sacado uno de los mejores discos de rock de los últimos tiempos con una fórmula tan antigua como irresistible, hastío juvenil cantado (escupido) en frases repetidas que se convierten en mantras ("I'm bored to death, let's argue" es lo primero que suena en todo el disco) y unas influencias musicales que van del calmado/fuerte de Pixies o Nirvana a Savages y los Cure, pasando por Elastica o Charlie XCX. El rock sigue vivo, le pese a quien le pese.



4. Bob Dylan – Rough And Rowdy Ways

'Rough And Rowdy Ways' puede mirar a la cara a los dos mejores discos de la obra de madurez de Dylan, 'Time Out Of Mind' y 'Love & Theft', y solo el tiempo dirá si es incluso mejor que ellos. Lo que es evidente es que estamos ante un disco enorme de una de las referencias más importantes del siglo XX, que, a sus 79 años sigue haciendo música totalmente relevante. Nunca antes, desde que en 'Time Out Of Mind' bromeara con el hecho de que creía que iba a ver a Elvis pronto, Dylan había hecho un disco en el que la muerte estuviera tan presente. Quien sabe si nos está diciendo adiós con antelación o tomándonos el pelo... >> Lea toda la crítica



3. Sault – Untitled (Black Is) / Untitled (Rise)

La gran sorpresa del año, un colectivo británico, liderado por el productor Inflo y y la cantante Cleo Sol, inspirado por el asesinato de Geroge Floyd y el movimiento Black Lives Matter en EEUU, ha sacado no uno, sino dos discos sobresalientes en los que la Motown se da la mano con el Afrobeat, y la huella del 'What's Going On de Marvin Gaye se une a la del 'Black Messiah' de D'Angelo, sin olvidar guiños al trip hop o a percusiones latinas, en unas canciones enormes como 'Wildfires' (nuestra canción favorita de 2020), 'Free', 'Strong', 'Monsters' o 'Little Boy'. SAULT lo dicen bien alto, son negros y están orgullosos de serlo.



2. Run The Jewels - Run The Jewels 4

El 25 de mayo el mundo miraba horrorizado hacia EEUU, allí volvíamos a ver unas imágenes que, desgraciadamente, no nos pillaban de nuevas, un agente de la policía asfixiaba hasta matar a George Floyd a pesar de los ruegos de este de "no puedo respirar". Una semana después, en medio de unos disturbios raciales parecidos a los de principios de los 90 por Rodney King, aparecía el cuarto disco de Run The Jewels donde Killer Mike rapeaba: "Y todos los días en las noticias de la noche, te alimentan el miedo de forma gratuita. Y tú tan entumecido, ves a los polis asfixiar a un hombre como yo hasta que mi voz pase de un chillido a un susurro, "No puedo respirar"" en 'Walking In The Snow', nunca un disco llegó en un momento más adecuado. Pero es que el rapero no estaba hablando del caso de Floyd sino del de Eric Garner, dejando claro que no son hechos aislados sino el día a día de la población negra norteamericana. El caso es que más allá de su validez lírica, el disco es una bomba abrasiva gracias a la cuidada producción de un El-P que recupera el espíritu aguerrido del rock, con samples de Gang Of Four o ese incendiario cierre con 'A Few Words For The Fire Squad' que trae a la mente a los Stooges más aguerridos.



1. Fiona Apple – Fetch The Bolt Cutters

El disco del año pide mucho pero da más a cambio, no se trata de un disco fácil para estos tiempos de listas de reproducción, este no es un disco de alegres o tristes melodías, es un disco áspero pero si te sumerjes en él, escuchándolo con unos buenos cascos y leyendo las letras a la vez, todo empieza a hacer clic y comienzas a ver de dónde vienen todas las alabanzas. Cada armonía, cada cambió de melodía, cada palabra entonada, todo suena inspirado y con un propósito. Como ese momento que antes de cantar una de las frases más devastadoras del disco (y está lleno de ellas) Apple comienza a entonar ese Good Morning exactamente igual que en la película Singin in the rain, y luego le mete las armonías más increíbles de todo el disco, evocando un sentimiento de felicidad absoluta antes de golpearte fuerte en el estómado ("You raped me in the same bed that your daughter was born"). Todos los discos de Fiona Apple pasan del notable pero 'Fetch the bolt cutters' es un nivel superior, como dice en 'Under The Table', “Don’t you, don’t you, don’t you, don’t you shush me!” Apple ha destrozado los pernos y no piensa dejar que la silencien por muchos golpes debajo de la mesa que le den.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios